Tendencias:
la crisis del fósforo

La crisis del Fósforo, la problemática de la que nadie habla

06/09/2022
Número de visualizaciones

Los medios de comunicación nos bombardean prácticamente a diario con el cambio climático, y sobre todo con el agotamiento de los combustibles fósiles y la búsqueda de energías renovables. Esto es una realidad tangible y pocas personas lo ponen en duda. Sin embargo, en las próximas décadas, la humanidad se enfrentará a un problema mucho más severo del que poco o nada se habla, la crisis del fósforo.

El fósforo es un elemento esencial para la vida...

Los organismos vivos somos seres que presentan una composición compleja. Las biomoléculas que dan forma a nuestro cuerpo proceden de la corteza terrestre. Los elementos que más importancia tienen, sobre todo a nivel estructural son el Carbono (C), el Nitrógeno (N), el oxígeno (O) y el fósforo (P).

El fósforo es crucial para los seres vivos, ya que entre otras cuestiones, se encuentra formando parte de la estructura de los ácidos nucleicos (ADN y ARN). Existen muchos procesos de vital importancia, como por ejemplo la fosforilación oxidativa (que es una de las responsables de la producción de energía en la célula) o las cascadas de señalización basadas en fosforilaciones donde este elemento es protagonista.

El mal uso del fósforo mineral puede acelerar la crisis del fósforo

Teniendo en cuenta la importancia del fósforo para los seres vivos, no es de extrañar que para incrementar la producción de alimentos con el fin de satisfacer las demandas de la población a nivel mundial, los fertilizantes utilizados en agricultura deban incorporarlo en su composición.

El fósforo utilizado para elaborar estos fertilizantes se obtiene a partir de rocas fosfóricas, cuya presencia en la corteza terrestre es bastante limitada. Las reservas de rocas fosfóricas están concentradas en algunos países como Marruecos, China, Argelia y Siria. Teniendo en cuenta los problemas políticos y las tensiones en las que se ven envueltos, no sería de extrañar que el precio de este recurso se disparase de un momento a otro.

Conscientes o no de esta problemática, los seres humanos seguimos derrochando este recurso como si fuese infinito, provocando otros problemas asociados. En general, los agricultores aplican fertilizantes ricos en fosforo en exceso. Todo esto sumado a la eliminación de la cubierta vegetal natural, lo que vulgarmente se conocen como “malas hierbas”, provoca que este exceso de nutrientes sea lavado por las aguas de escorrentía, acabando en cursos de agua como ríos, lagos, arroyos, etc.

Desastres ecológicos derivados de un mal uso de los fertilizantes

Los nutrientes que llegan a los recursos hídricos provocan lo que se conoce como eutrofización de las aguas. Este proceso implica un rápido crecimiento de algas y plantas acuáticas en la superficie. Asimismo, esto conlleva a una reducción de la cantidad de luz que llega al fondo, privando de esta a los organismos bentónicos, como por ejemplo ciertas plantas acuáticas. En una segunda fase, la riqueza en nutrientes favorece además la proliferación de microorganismos que consumen el oxígeno disuelto en el agua, asfixiando así a peces y otros invertebrados.

Este tipo de contaminación provoca daños irreversibles en los ecosistemas. Entre otros, alteran la biodiversidad y la abundancia de las especies autóctonas.

La crisis del fósforo en debate: ¿Realidad o miedo infundido?

Sin embargo, la crisis del fósforo siempre ha estado sometida a cierto debate. De hecho, mientras que algunos científicos vaticinan que es un problema para el que no estamos realmente preparados, otros ni lo reconocen. Pero hay algo que sí es cierto: no existe una fuente alternativa a los fosfatos minerales que permita un nivel de eficiencia similar al actual en lo que respecta a la agricultura moderna. En otras palabras, el fósforo mineral es insustituible.

De cualquier modo, existen opiniones contrarias al respecto. Por un lado, un sector de la comunidad científica afirma fervientemente que las reservas mundiales de fósforo mineral se agotarán de aquí a pocas décadas. Según diversos expertos en la materia, el consumo de fósforo se incrementará a más del doble del actual para el año 2050. Por otro lado, otros expertos afirman que todavía quedan muchos depósitos minerales por descubrir, y que estamos poniendo el grito en el cielo demasiado pronto.

Hay que plantear alternativas antes de que sea demasiado tarde...

Como alternativa al uso de fósforo mineral en los fertilizantes, la comunidad científica plantea diversas estrategias. Entre otras cuestiones, se ha propuesto la recuperación del fósforo a partir de aguas residuales. Para ello, se pueden utilizar algas capaces de asimilarlo, recuperación mediante la formación de cristales de estruvita, y mediante tecnologías que impliquen el uso de membranas, como por ejemplo los equipos de ósmosis inversa.  

Otra estrategia es dejar de depender del fósforo mineral para darle las plantas la capacidad de mejorar la captación del fósforo presente en el suelo. Para ello, los científicos han puesto el ojo en la micorrización. Las micorrizas no son otra cosa que asociaciones mutualistas simbióticas basadas en la transferencia bidireccional de nutrientes entre las raíces de plantas vasculares y hongos. Entre otras cuestiones, la asociación de las hifas del hongo a la raíz incrementa la superficie de absorción, mejorando la captación de fósforo en mayor medida, pero también de otros muchos nutrientes. En general, la capacidad del hongo para obtener fósforo es muy superior a la de la planta, ya que son capaces de incrementar la solubilidad de este elemento.

En definitiva, sobre esta problemática siguen quedando muchas incógnitas ¿Seremos capaces de sobrevivir a la crisis del fósforo? Todo está por ver.

Si te interesa este tema y otros relacionados con la ecología, no te pierdas nuestro Máster en Gestión de Espacios Naturales y Conservación de Fauna. ¡Te esperamos!

 

Categorizado en: Biosanitario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School