Deportes de moda

Los deportes de moda: De zumba y gimnasio a escalada y calistenia.

04/03/2022
Número de visualizaciones

Nuestra sociedad se rige por modas: Operación Triunfo, los pantalones de campana, Tuenti, Juego de Tronos, viajar a Bali…constantemente van surgiendo nuevas tendencias, que por una razón u otra arraigan en una gran parte de la sociedad y proliferan, convirtiéndose en cosas de las que todos hemos oído hablar y que más o menos conocemos, incluso aunque no las hayamos probado.

Y el deporte no es una excepción. De vez en cuando aparece una actividad física más o menos novedosa que se convierte en un bombazo digno del mismísimo King África. Este fue el caso de las actividades dirigidas, como la zumba o el body pump: ejercicios grupales de aproximadamente 50 minutos donde la música se convierte en una parte principal de la actividad física. Los gimnasios comenzaron a incluir este tipo de actividades (y otras muchas más, más o menos similares, como el crossfit) en su oferta deportiva, y se consiguió un acercamiento de esta forma de ejercicio a la población.

Sin embargo, al contrario que King África, a veces ese deporte de moda llega para quedarse. Este es el caso, por ejemplo, del pádel: hace 30 años prácticamente nadie sabía en qué consistía este juego con palas agujereadas, y a día de hoy las verdes pistas de 20 x 10 han conquistado polideportivos y urbanizaciones hasta formar parte del paisaje de nuestro día a día.

Y si hace diez años deportes como la zumba o el body pump estaban en boca de todos, hoy es el turno de la escalada y la calistenia.

¿Qué tienen la escalada y la calistenia para ser hoy en día los deportes de moda?

Empecemos por la calistenia, término que viene del griego y une dos palabras (Kallos y Sthenos) que significan belleza y fuerza. Si bien este deporte, cuyos primeros registros datan de tiempos de los griegos, allá por el siglo V a.C., iba captando adeptos desde hace unos años, podemos ubicar el actual auge de la calistenia en dos aspectos circunstanciales ligados a la pandemia y que pueden parecer contradictorios: la necesidad de quedarnos en casa y el deseo de realizar deporte al aire libre.

Durante la época de confinamiento se presentó la imperiosa necesidad de hacer ejercicio en casa, y la calistenia no puede ser más idónea para situaciones en las que no disponemos de material, ya que permite realizar un entrenamiento completo, adaptado a cualquier nivel, desde el más principiante al más experto, únicamente con nuestro propio cuerpo.

Una vez superada aquella fase de confinamiento, el deseo de realizar deporte mientras se disfruta del aire libre quedó si cabe aún más impregnado en nosotros, y la calistenia fue poco a poco imponiéndose al gimnasio, siendo la opción preferente en muchos casos para realizar ejercicios de fuerza. Se sustituyeron las clases dirigidas, pagando cuotas, listas de espera, sujetas a horarios y dentro de una sala, a ejercicios sin material o en barras al aire libre, totalmente gratuito y pudiendo ir a cualquier hora del día. Prueba de este auge es que cada vez es más frecuente ver en los parques barras de hierro con deportistas colgados, como pequeños monos de ciudad.

La moda de la escalada.

Por su parte, al igual que sucede con la calistenia, pocos deportes puede haber más antiguos que la escalada. Trepar es una habilidad inherente al ser humano y a su naturaleza, tanto como andar o masticar, y no deja de ser curioso que una actividad iniciada allá por el Pleistoceno sea tendencia a día de hoy. Pero, si hace años la escalada se concebía como un deporte de un riesgo temible, solo apto para auténticos e intrépidos temerarios, hoy en día su concepción es muy distinta, sobre todo en lo que se refiere a la escalada indoor: un colorido parque de atracciones con colchonetas y sin riesgo.

Un indicador de que la escalada debe merece la categoría de “deporte de moda” es su reciente inclusión en los juegos olímpicos por primera vez en su historia.

A su vez, esta escalada de la escalada se retroalimenta, y la competición de Tokio causó tal sensación que, poco después, muchas personas se enfundaron los pies de gato en busca de paredes que subir. Este hecho ha sido aún más acentuado en España, gracias al emocionantísimo oro olímpico del extremeño Alberto Ginés.

Una vez más, al igual que sucede con todos los deportes de moda, cada vez son más las localidades que cuentan con un rocódromo. Y tal y como sucede en la calistenia, la escalada es un deporte que, pese a ser eminentemente individual, presenta un componente social muy marcado, y personas de cualquier sexo, edad o condición conviven en un mismo espacio deportivo mientras comparten opiniones sobre cómo abordar esta u otra vía.

Así lo reflejan las estadísticas, donde las licencias federativas de escalada (que se comparten con las de montañismo) se encuentran bastante por encima de la media en cuanto al ratio hombres/mujeres que lo practican.

¿Cuál será la próxima moda en el deporte?

¿Cuánto durará esta fiebre por la calistenia y la escalada? ¿Cuál será el próximo deporte de moda? Es difícil de predecir, pero está claro que las tendencias deportivas actuales se encaminan a la salud y no a la competitividad, al aire libre y no a los espacios cerrados, al ambiente social y lúdico y no al aislamiento. Ejercicios que pueden encuadrarse dentro de la etiqueta de funcional, es decir, que aportan una salud física aplicable a la vida diaria, y no se centran únicamente en la técnica deportiva, la táctica o la estética.

En cualquier caso, venga la moda deportiva que venga, ya sea zumba, escalada, curling o salto de pértiga, ahí estaremos nosotros para disfrutarla.

¡A entrenar!

Categorizado en: Biosanitario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School