Tendencias:
Tipos de estanterías

Tipos de estanterías en un almacén logístico

28/06/2024
Número de visualizaciones
Te ayudamos a elegir tu formación

Existen multitud de tipos de almacenes, todos ellos con características únicas idóneas para un tipo de mercancía especifico y otros para mercancía más genérica. Sin embargo, todos coinciden en algo, el espacio del almacén es uno de sus elementos más importantes y por ello debe optimizarse al máximo, así podremos almacenar más cantidad de mercancía, pero con cuidado de no dificultar el trabajo de los operarios.

Un diseño adecuado de la distribución del almacén nos permite organizar mejor los productos, facilitando el trabajo dentro del almacén y la rotación de la mercancía.

Sin duda alguna, las estanterías son una herramienta clave para lograr este objetivo.

Estanterías en el almacén

Hoy en día disponemos de una amplia gama de estanterías y accesorios que nos permite almacenar y organizar todo tipo de mercancías.

Primero debemos tener claro cuál es la capacidad de carga que necesitaremos y en función de está elegiremos un tipo de estantería concreto.

A continuación veremos algunos tipos de estanterías según la carga que soportan:

  • Estanterías ligeras: Son adecuadas para el almacenamiento de productos poco pesados. Soportan hasta 350 kg por nivel y son frecuentes en empresas minoristas como ferreterías, farmacias, supermercados e incluso editoriales.
  • Estanterías de carga pesada: Son adecuadas para el almacenamiento de productos pesados. Soportan hasta 850 kg por nivel y son frecuentes en empresas industriales como fábricas de coches, empresas del sector metalúrgico, o almacenes mayoristas. Dentro de esta categoría destacamos las estanterías cantilever, cuyo diseño es idóneo para el almacenamiento de productos pesados y alargadas, como pueden ser barras y tubos de acero.
  • Estanterías especiales: aquí se incluye estantería diseñada para almacenar y organizar productos específicos, como por ejemplo las estanterías refrigeradas o estanterías resistentes a la corrosión.

Tipología de las estanterías

Aunque las estanterías de un almacén pueden clasificarse de diversas formas, en este artículo los vamos a dividir tres tipos:

  • Convencionales.
  • Compactas.
  • Dinámicas.

Empecemos con las estanterías convencionales:

Estanterías convencionales

Son las estanterías de almacenaje por excelencia. Se utilizan como soporte de una carga paletizada. Estas estanterías tienen diferentes dimensiones, siempre adaptadas a las necesidades de la empresa y del almacén.

Por lo general, son estanterías simples y ofrecen acceso directo a todas las paletas, aunque su altura está limitada. Tampoco es idónea para almacenes con maquinaria ya que un choque con ellas podría tirarlas.

Son habituales en almacenes pequeños y de empresas minoristas.

Estanterías compactas

Con este tipo de estanterías se busca aumentar el aprovechamiento del volumen disponible del almacén. Su diseño y organización facilita el paso de carretillas convencionales.

Se trata de una estantería de grandes dimensiones donde las cargas no se apoyan sobre los estantes sino sobre los largueros. De este modo, las carretillas pueden entrar (drive-in) o atravesarlas (drive-through).

Definitivamente, estas estanterías facilitan el control de la mercancía y se adaptan a todo tipo de cargas, tanto en peso como en volumen, permitiendo alcanzar grandes alturas para mejorar el uso del volumen.

No obstante, presenta algunas desventajas que limitan su eficacia en ciertos entornos y aplicaciones. No son idóneas para almacenar productos de formas y tamaños irregulares y puede provocar atrasos en almacenes que utilicen el sistema de gestión inventario FIFO debido a su baja flexibilidad.

Estanterías dinámicas

Al igual que al sistema de estanterías compacto, busca aumentar el uso del espacio, sin embargo, este diseño garantiza el flujo FIFO de los productos, muy útil para facilitar la realización de pedidos.

Las paletas o las cajas se almacenan sobre rodillos o roldanas en una estructura metálica que permite a la carga deslizarse desde el punto de entrada al de salida.

Este sistema permite aprovechar mejor el espacio y ayuda a optimizar el tiempo de preparación de pedidos al reducir el espacio recorrido por la mercancía, disminuyendo de paso la congestión en el almacén.

Por nombrar un inconveniente, requiere de una alta inversión inicial debido a la incorporación de elementos móviles, haciéndolo accesible solo a grandes empresas.

¡Elegir las estanterías correctas es imprescindible!

La elección de las estanterías que se instalarán en el almacén debe basarse en las necesidades específicas de la empresa y en las limitaciones del propio almacén.

Se debe considerar el tipo de producto a almacenar, el nivel de rotación del inventario, el sistema de gestión de inventario, el espacio disponible y garantizar unas condiciones de seguridad mínimas.

Sin duda, la elección del tipo adecuado de estantería es vital para la eficiencia operativa y organización de la empresa, por lo que no debe tratarse como un mero gasto, sino como una inversión que presentará beneficios a largo plazo.

Si te interesa aprender más sobre la gestión de inventarios, te animo a formarte con nuestro Curso en Gestión de Almacenes e Inventarios, ideal para ampliar sus conocimientos en este sector.

Categorizado en: Gestión Empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School