Tendencias:
Masas patrimoniales2-INESEM

¿Cómo hacer un análisis de masas patrimoniales?

18/08/2017
Número de visualizaciones

Una de las principales herramientas de contabilidad para analizar el estado de salud de cualquier tipo de empresa es el análisis de masas patrimoniales. Las masas patrimoniales son conjuntos de elementos con características comunes que forman parte del balance. Se distingue entre:

Activo

Conjunto de bienes, derechos y otros recursos que son propiedad de la empresa y de los cuales se espera obtener algún beneficio o rendimiento económico en un futuro. Debemos distinguir entre:

  • Activo no corriente o inmovilizado: Bienes y derechos que tienen un período de permanencia en la empresa superior al año (largo plazo). Distinguimos entre inmovilizado material (maquinaria de producción), intangible (derechos intelectuales, contratos públicos o derechos de marca) y financiero (inversiones).
  • Activo corriente o circulante: Bienes y derechos que tienen un período de permanencia en la empresa inferior al año (corto plazo); tienen un alto nivel de rotación. Distinguimos entre existencias (productos que posee la empresa para comercializar), realizable (deudas por cobrar) y disponible (dinero en caja y bancos).
  • Activo diferido: Gastos pagados de manera anticipada, pero cuyos bienes no ha sido disfrutados todavía. Los conceptos más comunes en este subtipo de activo son las primas de seguros, las rentas pagadas por anticipada, los intereses diferidos, gastos de constitución, etc.

Pasivo

Deudas y obligaciones entendidas como fuente de financiación que obtiene la empresa por parte de agentes externos. Según el plazo de devolución, distinguimos entre pasivo corriente (devolución en menos de un año) y no corriente (devolución en más de un año).

  • Pasivo corriente o circulante: Deudas y obligaciones que pueden cobrarse en 12 meses. Incluimos proveedores, acreedores y deudas que han de pagarse en menos de 12 meses.
  • Pasivo no corriente o consolidado: Deudas que se tardan en pagar más de un año. Entre ellas podemos incluir deudas de mayor calado como las hipotecas.
  • Pasivo diferido: Servicios que cobra la empresa anticipadamente, pero cuyo servicio todavía tiene que proporcionar. Estos pueden ser honorarios, cuotas, arrendamiento de inmuebles, intereses u otros servicios.

Patrimonio neto

Se trata de financiación obtenida por la empresa desde sus propios recursos. Distinguimos entre:

  • Fondos propios: Fuentes de financiación propias de la empresa.
  • Ajustes por cambios de valor: Registro de fluctuaciones en el valor que experimentan activos financieros como las inversiones.
  • Donaciones: sean dinerarias o no dinerarias.

Cálculo de masas patrimoniales: activo y pasivo

En este sentido, el valor de los bienes y derechos poseídos por la empresa debe coincidir con el importe total de la financiación, lo que se expresa con la siguiente ecuación:

Activo = Pasivo + Neto

El análisis de masas patrimoniales consiste en evaluar la salud de la empresa mediante el análisis de la proporción en la que cada masa patrimonial forma parte del balance de situación. Asimismo, el equilibrio financiero está relacionado con las adecuadas proporciones que deben existir entre las distintas fuentes de financiación que una empresa tiene a su disposición.

Se logrará el equilibrio financiero cuando exista una correlación entre la estructura económica de la empresa y su estructura financiera. Así, se considera que una empresa está en equilibrio financiero cuando los recursos permanentes (patrimonio neto y pasivo no corriente) financian sus activos no corrientes y parte del activo corriente. Se trata de empresas que no tienen problemas financieros y disponen de un alto nivel de rentabilidad:

ACTIVO CORRIENTEPASIVO CORRIENTE
PATRIMONIO NETO + PASIVO NO CORRIENTE
ACTIVO NO CORRIENTE

En otras palabras, los pasivos no corrientes más el patrimonio neto deben ser superiores al activo no corriente o inversiones permanentes. Dado que los capitales inmovilizados en Activo No corriente o inversiones permanentes tardarán varios años en volver a ser dinero líquido, deben proceder de fuentes de financiación que cedan la disponibilidad de estos capitales a la empresa durante un período de tiempo también largo.

En definitiva, los pasivos no corrientes y el patrimonio neto deben cubrir íntegramente las inversiones en activo no corriente o inversiones permanentes, pero aún no sería suficiente con esa cobertura.

En la práctica, para garantizar el equilibrio financiero es necesario que el patrimonio neto más el pasivo no corriente superen las inversiones permanentes o Activo No corriente, y que esta excedencia sea lo suficientemente elevada para poder constituir un margen de seguridad o fondo de maniobra ante situaciones que se suelen presentar en todas las empresas, por motivos normales o anormales.

Consideraciones sobre el patrimonio neto

Atendiendo a la proporción de cada una de las masas patrimoniales, podemos establecer tres postulados con relación al equilibrio financiero de la empresa:

  • Si el patrimonio neto más el pasivo no corriente es inferior al valor del activo no corriente o inversiones permanentes, los primeros no podrán financiar íntegramente a las segundas por lo que tampoco los pasivos no corrientes podrán cubrir la parte de reservas y créditos que no se convertirán nunca en dinero líquido. Son el esquema que siguen las empresas que tienen o tendrán suspensión de pagos.
  • Si el patrimonio neto más el pasivo no corriente es igual al valor del activo no corriente o inversiones permanentes, los primeros son capaces de financiar íntegramente a las segundas. Pero no serán suficientes para cubrir también la parte de las reservas de existencias y los créditos que nunca se convertirán en dinero líquido.
  • Si el patrimonio neto más el pasivo no corriente es al superior al valor del activo no corriente o inversiones permanentes, la empresa podrá contar con un excedente que, según su importancia, cubrirá total o parcialmente las reservas de existencias y los créditos que no se convertirán nunca en dinero líquido.

Este excedente se denomina fondo de rotación o fondo de maniobra y puede presentarse en una cantidad adecuada o en exceso. Si tuviésemos un exceso de fondo de maniobra, no tendríamos problemas financieros, pero no tendríamos altos índices de rentabilidad y, en ocasiones incluso tendríamos recursos ociosos.

No debemos olvidar que una de las principales causas de mortandad de una empresa se encuentra en la escasez de líquido disponible para hacer frente a los pagos (especialmente a los pagos a corto plazo). Por ello, es imprescindible realizar este tipo de análisis para determinar la salud de nuestra organización y prever posibles problemas económicos.

Eso sí, con un análisis de masas patrimoniales no es suficiente. En el momento en el que detectes que se alarga un período de escasa liquidez, no lo dejes pasar y actúa. El futuro de tu empresa está en juego.

Categorizado en: Gestión Empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Ser un buen líder

Ser un buen líder

Nathan Manzaneque
55 minutos
26/02/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School