Tendencias:
organizaciones positivas

En busca de organizaciones positivas

02/03/2023
Número de visualizaciones

Tradicionalmente,  la psicología organizacional se ha ocupado de los aspectos negativos que afectaban a los trabajadores como conflictos laborales, absentismo o estrés laboral.  La hipótesis de partida,  era focalizar la estrategia en la corrección de los fallos de los trabajadores, pero el nuevo paradigma ha cambiado esta situación.

Interesa que los trabajadores proactivos, colaborativos,  que aporten ideas que ayuden a potenciar las fortalezas de la empresa, haciendo uso de las suyas propias y que estén comprometidos con la excelencia. Las organizaciones positivas con el fin de encontrar una gestión efectiva de los puntos fuertes de los empleados las organizaciones recurren a  la psicología positiva.

¿Qué es una organización positiva?

Se puede definir como el estudio de las fortalezas humanas, las emociones positivas y bienestar, que dará lugar a un funcionamiento óptimo  en la organización.  Para  conseguir el máximo desarrollo de las virtudes, la empresa debe asumir una serie de responsabilidades cuyo punto de partida es la mejora de la calidad de vida laboral y organizacional en un sentido amplio, consiguiendo con ello la mejora del desempeño del trabajador.

En este punto, se debe hacer alusión a la creación de  puestos de trabajo saludables que cuenten ‘recursos’ laborales capaces de generar ese bienestar psicológico positivo de los empleados y de crear de organizaciones positivas. En cierta manera, se dice que una organización positiva se centra más en la felicidad y bienestar de los trabajadores como medio de fidelización, retención de talento y factor motivador durante la actividad laboral en detrimento de un enfoque exclusivamente productivo y tradicional.

Sin embargo, esto no quiere decir que las organizaciones positivas sacrifiquen un ápice de su productividad ni que sean menos competitivas en aras del bienestar del trabajador. Todo lo contrario, está demostrado que tener empleados contentos que vayan a trabajar felices y autorrealizados aumenta la productividad, la comunicación interdepartamental, la implicación, la imagen de la empresa y la cooperación entre compañeros. Por tanto, invertir en los trabajadores y en valores positivos significa reforzar la cultura de la empresa y, por ello, su éxito de cara al futuro.

Beneficios de las organizaciones positivas

Las organizaciones positivas tienen numerosos beneficios para sus empleados y para la empresa en sí misma como ya hemos ido perfilando en los apartados anteriores. Algunos de los beneficios de las organizaciones positivas para empresas y trabajadores son:

  • Mayor satisfacción laboral: Las organizaciones positivas se enfocan en crear un ambiente de trabajo agradable y motivador para sus empleados. Esto conduce a una mayor satisfacción laboral, lo que se traduce en una menor rotación de personal y una mayor retención de talentos.
  • Mejora en el bienestar de los empleados: Las organizaciones positivas se preocupan por el bienestar físico y mental de sus empleados, y ofrecen programas y políticas que promueven una vida saludable y equilibrada. Esto se traduce en una fuerza laboral más saludable y productiva.
  • Incremento de la productividad: Los empleados que trabajan en una organización positiva se sienten más motivados y comprometidos con su trabajo, lo que se traduce en una mayor productividad y eficiencia en la empresa.
  • Mejora en el clima laboral: Una organización positiva promueve una cultura de colaboración, respeto y apoyo mutuo entre los empleados, lo que crea un ambiente laboral agradable y armonioso.
  • Incremento en la innovación y creatividad: Una organización positiva fomenta la innovación y la creatividad en su fuerza laboral, lo que puede llevar a la creación de nuevos productos, servicios o procesos que benefician a la empresa.

Los valores de las organizaciones positivas

Entre esos recursos laborales más destacables nos encontramos con:

Autonomía en el puesto

Nos referimos a que el trabajador tenga la libertad para desarrollar sus tareas de forma independiente, sin tener que recurrir a otras personas ni tener que esperar la aprobación de mandos superiores para cada paso que dé en su trabajo.

Con esto no queremos decir que el trabajador deba quedar desatendido o que su trabajo no haya que revisarlo, sino que se le dé alas al trabajador para desarrollar su trabajo y alcanzar los objetivos de la manera que considere mejor sin que se sienta observado o asesorado a cada momento.

Oportunidad de crecer

Las organizaciones positivas siempre le hacen saber a sus trabajadores que pueden aspirar a más y aprender con ellos. Este crecimiento profesional no solo alude a adquirir mayor responsabilidad y funciones, sino que también va acoplado a un crecimiento salarial correspondiente.

Hay muchos trabajadores que quieren dominar nuevas habilidades, un trabajo más dinámico, ver que medran dentro de la jerarquía empresarial. Por ello, la promoción interna es un rasgo fundamental de las organizaciones positivas.

Variedad de tareas

Para que los trabajadores no se aburran demasiado o se sientan estancados, es importante que desde el departamento de recursos humanos se diseñen puestos que cubran un rango variado de funciones. ¿Te imaginas que tu trabajo consistiese en pulsar la misma combinación de botones de lunes a viernes durante 8 horas seguidas? Morirías de tedio. Es por ello que es crucial mantener a todos los trabajadores entretenidos y motivados.

Demandas laborales realistas

En todas las empresas hay picos de actividad y momentos de estrés. Pero si se le demanda demasiado a un trabajador, este puede acabar por quemarse (burnout) más pronto que tarde.

Los trabajos por objetivos sirven para cuantificar mejor el trabajo realizado, pero también para conocer cuáles son los límites de cada trabajador. Así pues, los mandos directivos y los encargados deben ser conscientes de que es más positivo exigir algo realista que pedir lo imposible.

Claridad de las tareas y el rol laboral

Esto es especialmente relevante si una persona ha entrado a trabajar en una empresa recientemente. Los trabajadores deben saber qué hacer, pero sobre todo deben conocer por qué lo hacen y cuál es el impacto que causan sus acciones en el producto y la economía empresarial.

Por ello, para que un trabajador no se sienta perdido en ningún momento, se ha de diseñar un organigrama claro y conciso, un listado de tareas que no dé lugar a equívocos y una explicación pormenorizada de todo el proceso de trabajo.

Ambiente de trabajo

Los ambientes de trabajo tóxicos espantan a los mejores trabajadores. Un ambiente propio de una organización positiva debe ser estimulante, sano, motivador y libre de negatividad. Es por ello que desde la cultura corporativa se debe fomentar la inclusión, la cooperación, la cordialidad e incluso la amistad.

Feedback sobre el trabajo

Las organizaciones positivas programan reuniones conjuntas e individualizadas para dar feedback y evaluar el rendimiento y el bienestar de sus trabajadores. Estas reuniones (que también podrían ser performance snapshots) aportan un enfoque revelador al trabajador sobre su rendimiento, resuelven sus dudas y reciben sus peticiones.

Si el rendimiento del trabajador es positivo, se le debe reconocer su labor mediante el feedback. De igual forma, si su rendimiento es mejorable, se le pueden dar pautas de mejora y evaluar con él cualquier problema que tenga.

Salario percibido como “justo”

Este hecho es el más importante. Tal y como se refleja en la pirámide de Maslow, las necesidades físicas son las primeras que han de cubrirse. Así pues, lo más básico es que el trabajador pueda costear su vida con el salario que recibe mensualmente.

Más allá de esto, los trabajadores se sienten valorados en gran parte en función de su retribución. Es por ello que se debe tener una política de revisión salarial para premiar a los trabajadores con mayor responsabilidad, que rinden mejor y que aportan más al crecimiento empresarial.

Seguridad física en el trabajo 

No todos los trabajos se llevan a cabo en oficinas. Es por ello que una organización positiva ha de velar por la seguridad física y mental de sus trabajadores. De hecho, en la ley de los trabajadores figura la obligación expresa de las empresas de proveer a sus trabajadores con los equipos de trabajo correspondientes según necesidades.

Además de este requisito básico para cualquier empresa, las organizaciones positivas han de ir un paso más allá y contemplar también la ergonomía. Es decir, no solo deben asegurar el estado físico del trabajador, sino hacer que se sienta cómodo y utilizar materiales que prevenga dolencias y enfermedades profesionales. Por ejemplo, comprar sillas acolchadas, reclinables, con altura regulable y con reposabrazos.

Que el trabajo sea valorado socialmente

Aunque esto dependa en mayor medida de la tipología de trabajo y funciones que se desempeñen, una organización positiva también puede promover entre sus empleados el reflejo y la importancia real de su trabajo en la sociedad. De esta forma, el trabajador le podrá dar un sentido a su trabajo y apreciarlo más allá del cobro de una nómina mensual. Además, le hará sentir satisfecho, útil y autorrealizado.

Apoyo del supervisor o team leader

Los mandos intermedios y directivos han de servir como embajadores de marca dentro de sus equipos de trabajo. Por supuesto, una organización positiva ha de contar con líderes capaces, empáticos y comunicativos. Dentro de las organizaciones positivas abundan la horizontalidad, es decir, percibir a los jefes o team leaders como iguales, sin estar sujetos a una jerarquía muy estricta y protocolaria.

Esto crea una sinergia especial entre los trabajadores y sus encargados, ya que participan más, se involucran más laboral y emocionalmente unos con los otros, se distienden las relaciones laborales, se genera mayor confianza y se adquiere un sentimiento de mayor libertad.

Según el psicólogo Peter Warr, estas nuevas características afectan a la salud mental del trabajador, teniendo que añadir la cantidad exacta de cada ingrediente para conseguir la receta perfecta.

Tanto el defecto como el exceso de autonomía en el puesto, oportunidad para el uso de habilidades, variedad de tareas, demandas laborales realistas, claridad y oportunidad de contacto interpersonal, afectan negativamente a la salud mental. Por otro lado, poseer una paga que se considera adecuada, seguridad laboral y una posición social valorada mejoran la salud mental, aunque superado un cierto nivel lo único que se consigue es mantener un nivel constante de salud mental.

Por ende, desde esta perspectiva positiva, podemos afirmar  que es posible generar una organización saludable y que aprende; entendida como aquella capaz de convertirse en inteligente, innovadora y adaptativa a los cambios futuros.

 “Las empresas inteligentes están pensadas y organizadas de forma que no dejan escapar los conocimientos ni las experiencias, todo se aprovecha. Son las que saben reír, soñar, expresar conocimientos, apasionarse, comprometerse en el trabajo cotidiano y gestionar su capital intelectual y no olvidar que cada persona es un potencial de conocimiento y aprendizaje” Esperra (1999)

+1
Categorizado en: Gestión Empresarial

No hay comentarios

  1. Carmen Molina Castillo dice:

    Buenas Daniela,
    En primer lugar gracias por participar y comentar el post.
    Para profundizar en la temática, le recomiendo esta revista, RHsaludable:
    http://rhsaludable.com/2014/05/expertos-internacionales-presentan-sus-avances-en-el-congreso-nacional-de-psicologia-positiva/
    Un saludo,

    +1
  2. Daniela Celis dice:

    Hola!! muy buen articulo, claramente la psicologia positiva esta siendo (aunque muchos aun no lo reconozcan) una de las mas importantes herramientas para el exito empresarial. Estoy realizando mi tesis en psicologia laboral y quisiera saber si es que podrias darme algun link o compartir material sobre capital psicologico positivo en las organizaciones?
    te agradezco de antemano.

    +2
  1. 11/01/2013

    […] parezca más una proeza médica que otra cosa, en realidad se trata de aplicar técnicas psicología positiva, PNL y toda una serie de mecanismos interdisciplinarios al mundo de los negocios. Como dice su […]

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

CRO: Cómo mejorar tu Tasa de Conversión

CRO: Cómo mejorar tu Tasa de Conversión

Yago González
1 hora
10/06/2024 17:00
¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

Marta Falcón
45 minutos
17/06/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School