Tendencias:
Reduflación

Reduflación: definición y ejemplos

18/10/2022
Número de visualizaciones

La inflación es un fenómeno económico que se refiere al aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios en una economía. En los últimos meses, muchos países han experimentado un incremento significativo en la tasa de inflación, lo que ha afectado directamente a la cesta de la compra de los consumidores. El aumento de los precios de los alimentos y otros productos básicos ha generado preocupación en la población, especialmente en aquellos con menores ingresos. Para maquillar los efectos de la inflación, la mayor parte de supermercados y comercios han recurrido a la reduflación. En este artículo te lo explicamos con detalle.

¿Qué es la reduflación?

La 'reduflación', es un término que combina los términos de reducción e inflación, por el cual los productos se reducen en tamaño o cantidad mientras que sus precios se mantienen o incluso llegan a aumentar. En otras palabras, el consumidor paga lo mismo que antes por menos cantidad. Este concepto se inventó en EEUU, bajo el nombre shrinkflation, y es un fenómeno que se produce sobre todo en algunos productos de la industria alimentaria.

En palabras simples, la reduflación consiste en mantener el precio de un producto pero reduciendo su contenido. De esta forma, las tiendas consiguen disimular las subidas de precios y los efectos de la inflación en un principio. En cualquier caso, la reduflación es tan solo una manifestación más de la inflación e, indudablemente, supone un empeoramiento de las condiciones materiales de los consumidores. Esta provoca que, o bien, consuman menos o que tengan que comprar más productos a modo de compensación, incrementando significativamente el precio de la cesta de la compra.

Es la forma que utilizan algunas marcas para mantener los márgenes de beneficios sin tener que subir los precios, en definitiva, para camuflar las subidas de precios. En lugar de aumentar el precio de un producto, algo que los consumidores pueden notar rápidamente, reducen el contenido del producto, una reducción que suele pasar desapercibida para la mayoría de los consumidores.

¿Cuántas veces has abierto una bolsa de patatas en la que el aire ocupaba la mitad del espacio? Pues exactamente eso es la reduflación.

Esta técnica suele emplearse en épocas de crisis económicas o en periodos de alta inflación como en la que nos encontramos. El IPC alcanzó el 7,4% en febrero, y todas las previsiones apuntan a que seguirá aumentando. De la misma forma, los precios de los alimentos aumentaron en un 5,6% con respecto al mismo mes del año pasado.

¿Para qué les sirve la reduflación a las empresas?

Esta práctica denominada reduflación les sirve a los comercios para mantener la rentabilidad de su negocio en un entorno inflacionario. En lugar de aumentar el precio de los productos, las empresas reducen la cantidad de producto ofrecido al mismo precio, lo que les permite mantener sus márgenes de beneficio e incluso incrementarlos si la reduflación se aplica a productos de primera necesidad o sin competencia en el mercado.

Además, la reduflación también puede generar un mayor volumen de ventas, ya que los consumidores pueden percibir que están obteniendo una oferta o un producto más accesible en términos de precio. Sin embargo, esta estrategia puede tener un impacto negativo en la percepción del consumidor sobre la marca a largo plazo, ya que puede considerarse como una práctica poco ética o engañosa.

¿Es legal la reduflación?

En principio sí, siempre que se indique de forma clara la cantidad de producto en el envase. Hasta el momento, no hay ninguna norma que prohíba la reducción de productos, siempre y cuando el etiquetado sea correcto. Lo que sí está claro es que esta práctica juega con la percepción del consumidor y puede ser un arma de despiste para los fabricantes muy valiosa.
No obstante, en los últimos meses la OCU ha denunciado ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a varias marcas conocidas por no haber cumplido las normas. El problema aparece cuando la disminución de producto no se notifica al consumidor o en el lugar de venta, la información está confusa porque mantienen la antigua etiqueta de las estanterías. Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios denunciaba que ciertos fabricantes de alimentos estaban reduciendo el contenido de sus envases entre un 5% y un 10% para despistar a los consumidores y que no se notara la subida de precios. En total hasta un 7% de los alimentos envasados han reducido su peso en los últimos meses.

 

 

Ejemplos de reduflación

Algunos ejemplos que la OCU pone en su página web son:

• El Cola-Cao de 800 gramos tiene ahora 760: 40 gramos menos por el mismo precio.
• La margarina Tulipán de 500 gramos pesa ahora solo 450.
• La Pepsi Cola de 2 litros ha pasado a ser de 1,75 l.
• El sobre de chorizo Revilla de 1 euro ha pasado de tener 80 gramos, a solo 70.
• Campofrío vendía a 1 euro un sobre de jamón cocido de 110 gramos, que ahora es de 90.
• Cada yogur Activia tiene ahora 5 gramos menos...
Fuente: OCU

 

¿Cómo pueden los consumidores protegerse contra la reduflación?

¿Qué podemos hacer para no dejarnos engañar por esta técnica en la cesta de la compra?

  • Tener precaución con las ofertas 2*1, ya que puede ser que en realidad se haya disminuido el peso de cada envase y no exista tal promoción
  • Comprar a granel siempre que sea posible, para tener más controlado el precio por kilo/litro o por unidad
  • Sospecha cuando encuentres un cambio en el envasado
  • Presta atención al etiquetado
  • En general, es conveniente desconfiar de los cambios de peso y tamaño de los productos

Desde la OCU, además animan a identificar y compartir más ejemplos en las redes sociales mediante el hashtag #StopReduflación, para así compartir los casos en los que se detecten irregularidades de las marcas.

¡Te recomendamos formarte con el Master en Marketing Digital para aprender y conocer más actualidades del mundo empresarial!

Categorizado en: Gestión Empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

Marta Falcón
45 minutos
17/06/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School