sublimación en impresoras

¿Qué es la sublimación y para qué se utiliza?

20/06/2022
Número de visualizaciones

La sublimación es la transición de un estado sólido a un estado gaseoso sin pasar a un estado líquido. El proceso inverso se conoce como deposición o sublimación inversa, es decir, la transición directa del estado gaseoso al estado sólido.

Proceso de sublimación

En sus inicios la sublimación se utilizó para el sector del revelado fotográfico que tradicionalmente era químico. Gracias a los avances tecnológicos se creó una cinta de transferencia térmica que disponía de tres colores como son el cían, magenta y amarillo (CMYK). Esta cinta al contacto con el calor transfería cada color al papel por separado, siendo la unión de estos la que conformaba la imagen final. A través, de esta unión de colores se formaba también un cuarto color que sería el negro.

Posteriormente la sublimación se pasó al sector textil con tintas que reaccionan con las fibras del tejido. Este proceso se realiza directamente sobre la tela o bien se imprime en un papel  de sublimación transfer que se sitúa confrontado con la tela. Seguidamente mediante la aplicación de calor y presión se transfiere la imagen. En ese sentido la sublimación en impresoras domésticas se puede realizar sin ningún tipo de problema siempre que estas sean de tipo Inkjet o inyección de tintas piezo eléctrica.

Esta tecnología de sublimación en impresoras la podemos encontrar en la marca Epson que es la que tiene patentada este sistema de impresión. Esta marca es por la que se decantan la mayoría de los usuarios, sobre todo, cuando se inician en el mundo de la personalización artículos mediante sublimación. Un modelo de impresora bastante recomendado, con depósitos de tinta y compatible con tintas de sublimación es la Epson EcoTank ET-14000.

Hay que destacar que este último proceso es el que se utiliza en la actualidad para personalizar una amplia gama de productos publicitarios. Por ejemplo, tazas, platos, camisetas, puzles, cojines etc. Estos ya se ofrecen preparados con un recubrimiento de poliéster para hacerlos sublimables, permitiendo que la estampación se aplique a múltiples superficies.

Además de los productos con recubrimiento, existen productos con una composición pura de poliéster o una alta concentración, por lo que son aptos para sublimación si ningún tipo de tratamiento. Un ejemplo claro son los textiles con una concentración superior al 70% de poliéster.

Equipo necesario para impresión mediante sublimación

Ahora que ya tenemos claro qué es la sublimación y para qué sirve, vamos a ver que equipo necesitamos para personalizar productos publicitarios. 

Papel, tintas e impresora de sublimación

Comenzamos con el papel para sublimación, este es el transportador de la tinta (desde la impresora hasta la superficie del artículo sublimable).

Por tanto, debe cumplir dos funciones principales:

  1. Mantener los puntos de tinta lo más pequeños posibles para conseguir alta calidad de imagen.
  2. Permitir la transferencia máxima de tinta, por lo que el papel debe quedar lo más limpio posible después de aplicar el diseño con la plancha transfer.

El papel para sublimación es el mismo independientemente del soporte sobre el que se va a transferir el diseño. Actualmente está disponible en dos formatos principalmente:

  • Hojas sueltas de formato A4 y formato A3.
  • En bobina.

Para seleccionar el formato apropiado, es necesario comprobar qué tipo de papel acepta la impresora que se va a utilizar. Por ejemplo, hay algunas impresoras que solo aceptan hojas sueltas de papel, otras en bobina y algunas permiten el uso de ambos formatos.

En el mercado actual disponemos de papeles con distintas calidades y precios. Reducir costes en ese sentido puede ser positivo, pero es recomendable utilizar papeles de buena calidad para evitar problema durante la producción.

Tintas

Las tintas que se utilizan para la sublimación en impresoras no son realmente tintas en el sentido tradicional. Están hechas de partículas de tintura sólidas suspendidas en un líquido portador. Son tintas especiales que se imprimen sobre papel de sublimación y posteriormente se activan mediante calor en la plancha transfer o en una calandra. Este proceso de activación es la sublimación (las tintas pasan de estado sólido a gaseoso penetrando en la superficie del producto sublimable). Por este motivo, es imprescindible utilizar tintas de la máxima calidad.

Además, debes asegurarte de la correcta configuración de los perfiles de color. Un perfil de color es un conjunto de datos que caracteriza o un dispositivo, tal como un proyector, una pantalla o una impresora. La mayoría de los perfiles de color están en un formato ICC, que es un archivo con extensión .ICC o .ICM. Los perfiles de color se pueden incrustar en imágenes para especificar el espectro del rango de los datos relativos al color. Esto asegura que el usuario vea los mismos colores en diferentes dispositivos.

Cada dispositivo que procese color debe tener su propio perfil ICC y cuando esto se logra se dice que el sistema tiene un flujo de trabajo de color de principio a fin. Con este flujo de trabajo puede estar seguro de que los colores no se pierden ni modifican.

Impresoras de sublimación

Para llevar a cabo la técnica de sublimación se utilizan impresoras de tipo inkjet o inyección de tinta como hemos indicado anteriormente. Actualmente existen varias tecnologías y no todas son compatibles con las tintas de sublimación. 

La tecnología inkjet compatible con sublimación se denomina piezo eléctrica, dónde la tinta se mantiene fría y para imprimir utilizan cristales con una propiedad única y singular. Al aplicar una fuerza física sobre ellos, pueden generar una carga eléctrica. El proceso también funciona a la inversa: si se aplica una carga eléctrica al cristal, este se moverá y por tanto se genera una fuerza mecánica.

El cabezal de impresión de una impresora InkJet piezo eléctrica, utiliza un cristal en la parte posterior de un pequeño depósito de tinta. Se aplica una corriente sobre él, lo que lo hace que se contraiga. Cuando la corriente se interrumpe, el cristal regresa a su posición original, y una pequeña cantidad de tinta sale por la boquilla del cabezal. Este ciclo se repite miles de veces para mantener el flujo de tinta de manera continua a través del cabezal para imprimir la imagen deseada.

De forma paralela, a finales del año 2008 Ricoh lanzó sus impresoras de inyección de tinta de gel que, aunque destinadas al mercado de impresión en papel, supusieron una gran revolución en el mundo de la sublimación. Estas impresoras incorporan un cabezal de gran tamaño y utilizan una cinta electroestática permanente que se carga estáticamente para sujetar el papel correctamente mientras se desplaza por dentro la impresora. Todo esto contribuye a la rapidez de la impresión.

Actualmente podemos encontrar en el mercado impresoras de las marcas anteriormente citadas y también otras como pueden ser Roland o Mutoh destinadas a la impresión de sublimación en gran formato.

Planchas, calandras y hornos

Tras la impresión del papel de sublimación necesitamos aplicar calor para que la tinta se fije en el objeto a personalizar. En este segundo paso, existen distintos tipos de dispositivos que puedes utilizar: plancha transfer, horno o calandra. A continuación, vamos a explicar las características esenciales de cada uno de estos dispositivos.

Plancha transfer

La prensa térmica o plancha transfer, como se le llama comúnmente, es el equipo más importante y básico para llevar a cabo sublimación. La mayoría de las marcas fabrican planchas en formatos estándar que van desde 28 x 38 cm, 38 x 38 cm, 40 x 40 cm y 40 x 50 cm. 

Este tipo de planchas se pueden clasificar según el mecanismo de accionamiento:

  • Manuales: son sencillas, económicas. El cierre y apertura es manual por lo que tenemos que estar pendientes de tiempo para no pasarnos con el tiempo de planchado. En cuanto a la presión es subjetiva, es decir, no existe una regulación precisa. Tenemos que ir haciendo pruebas hasta obtener la presión deseada.
  • Magnéticas: son algo más caras que las manuales. El cierre de la plancha es manual pero la apertura es automática tras el tiempo especificado de planchado. La presión en este caso es también subjetiva
  • Neumáticas: funcionan gracias a un compresor de aire, disponen de cierre y apertura automática. En este caso la presión es regulable y precisa.

Horno

El horno de sublimación es un dispositivo que aporta calor, funciona con presión al vacío y que permite la sublimación de artículos curvos y superficies irregulares como tazas, platos, jarras, botellas o carcasas con rapidez. Mediante abrazaderas de silicona, moldes de metal o film de sublimación que se adaptan al contorno y las curvaturas del objeto que vayas a personalizar.

Calandra

Una Calandra es una máquina que aplica calor para pasar una impresión en papel de sublimación a un tejido determinado. La calandra consta de unos rodillos, que van arrastrando la tela y la hacen pasar por dos tubos de aceite caliente, al pasar la tela y el papel juntos entre estos tubos, se produce la sublimación. Esta máquina se utiliza para sublimar bobinas completas de tejido. Posteriormente ese tejido se confeccionará y dará como resultado camisetas, banderas, bolsas etc.

Si te ha faltado ver en directo el proceso de sublimación te recomiendo que visualices el vídeo del siguiente enlace. ¿Qué opináis de esta línea de negocio? Quedo a la espera de vuestros comentarios.

Categorizado en: Diseño y Arquitectura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School