subida de precios

La subida de precios, la consecuencia inevitable de un cúmulo de caos

30/05/2022
Número de visualizaciones

La subida de precios, o lo que se conoce como inflación, alcanzó su máximo histórico en España el pasado mes de marzo con un porcentaje de incremento del 9,8% respecto al mismo mes del año anterior. Este encarecimiento de precios ha sido culminado con el estallido del conflicto entre Ucrania y Rusia. La guerra ha supuesto la subida en los costes de la energía, alimentos y muchos suministros esenciales que a la vez repercuten en otros bienes esenciales.

Con todo ello, vamos a analizar a lo largo de este artículo cuales han sido los factores detonantes de esta situación crítica para la economía española, así como las consecuencias y los principales productos que se verán afectados por la subida de precios.

Recomendamos el Master en Comercio Exterior y Finanzas Internacionales para aquellas personas que deseen conocer más acerca los mercados internacionales y desarrollarse laboralmente en estos.

Los motivos de la subida de precios

La inflación que estamos experimentando durante estos meses es un suceso excepcional que ha sido generado por un conjunto de sucesos acontecidos en un periodo muy corto de tiempo:

  • Dependencia energética de España.

Pese a que la subida de precios es global, en España se ha recrudecido aún más debido a diversos motivos. Una de las consecuencias es la asociación de la factura de la luz a la evolución de los precios mayoristas del gas, los cuales se han visto incrementados a raíz del conflicto ucraniano. Por otro lado, pese a que los impuestos que se aplican a los carburantes no son elevados en relación con otros países, cuando se encarece la materia prima, la subida en el precio y respecto a otros países es mayor. En España se ha incrementado la electricidad un 80% respecto al 33% de la Eurozona. En referencia a los carburantes el incremento fue del 52% respecto al 42% de la Eurozona.

  • Pandemia, subida de fletes y Supply Chain.

Las cuarentenas han provocado alteraciones en la oferta y la demanda, lo cual ha influido en los precios. Dichas variaciones han generado una subida generalizada de los fletes, los cuales se han incrementado hasta en 3,2 veces en las rutas más largas. Incluso factores eventuales como el bloqueo del buque Ever Given durante varias semanas en el canal de Suez, recrudecieron este incremento en los fletes.  Este crecimiento en el coste de transporte, junto a las roturas de stock que generó la pandemia, ha generado que los precios de todos los productos importados de otros países se hayan visto incrementados. Y así sucedió posteriormente con aquellos sustitutivos. Incluso los cambios en los hábitos de consumo generados por la pandemia, como son el incremento del comercio electrónico. El transporte de última milla también se ha visto encarecido.

  • Guerra de Ucrania.

La crisis generada a su vez por la Guerra de Ucrania y las posteriores sanciones económicas ha generado una subida de precios en productos importados de Rusia y Ucrania. Materias primas básicas como el trigo, cereales, petróleo, gas natural, carbón o el hierro, se han encarecido sustancialmente. Ello afecta a numerosos productos elaborados a partir de dichas materias.

Las consecuencias de la subida de precios

Las consecuencias de las subidas de precios son diversas y no se manifiestan únicamente en una subida de la gasolina y varios productos. Las 5 principales consecuencias que se generan son:

  1. Pérdida de poder adquisitivo.

Si los precios aumentan, la capacidad para adquirir bienes y servicios con la misma cantidad de dinero se ve reducida. Los salarios deberían incrementarse a la misma altura que el IPC para paliar este efecto, y como es lógico, con un incremento de casi del 10% del IPC es prácticamente imposible. Algunos colectivos podrán en parte mantener parte de su poder adquisitivo, pero otros como los autónomos se verán claramente afectados.

  1. Devaluación del ahorro.

Pese a que a lo largo de la pandemia logramos ahorrar más (4,6%), ahora nuestros ahorros también tienen menor valor (hasta el 9,8%).

  1. La hipoteca aumentará a la larga.

El euríbor se incrementó hasta situarse en el -0,335, la tasa mensual más alta desde verano de 2020. Con ello las hipotecas te tipo variable se verán incrementadas.

  1. Menor oferta de trabajo.

El incremento del IPC supone una pérdida de competitividad y rentabilidad económica para las empresas. Esto supone que deban ajustarse, ya no solo disminuyendo los sueldos sino las vacantes disponibles.

  1. Menor consumo de productos no esenciales.

La calidad de vida se verá afectada y los sectores no esenciales verán disminuida su demanda.

¿Cuánto nos cuesta y qué productos han subido más?

El incremento en las cifras de la electricidad (más del 100%), butano y carburantes (entre el 35% y el 45%), así como de otros bienes importados de Rusia y Ucrania, se traslada a prácticamente la totalidad de sectores. Entre los productos básicos que un mayor incremento de precios ha sufrido en la cesta de la compra, nos encontramos:

  • Aceite de oliva: 30,6%
  • Pasta: 19,9%
  • Arroz: 9,4%
  • Leche entera: 9,3%
  • Huevos: 6,6%
  • Legumbres y hortalizas secas: 6,4%
  • Pan: 6,4%
  • Frutas frescas o refrigeradas: 6,2%
  • Pollo (y otras aves): 6,2%
  • Pescado fresco o refrigerado: 3,9%

Categorizado en: Gestión Empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School