Tendencias:
Exigencias laborales tras el 1 de mayo

Analizando las manifestaciones del 1 de mayo: subida salarial, reparto de beneficios y teletrabajo 

02/05/2023
Número de visualizaciones

El pasado 1 de mayo se celebró una manifestación con un claro toque reivindicativo en España. Y es que la situación en el país empieza a calentar los ánimos de los sindicatos y trabajadores, que ven cómo la inflación no deja de disparar los precios. La principal denuncia que se dio en este Día del Trabajador fue sobre los salarios, señalando que es más que necesaria una subida salarial. 

Además, se denunciaron muchos más aspectos. Si quieres conocer en profundidad las claves de este 1 de mayo, quédate en INESEM. 

Los ciudadanos de España se encuentran a punto de estallar. La presencia en las movilizaciones así lo indica. Solo en Madrid marcharon más de 60.000 personas, denunciando la alta inflación y la inexistente subida salarial en multitud de sectores. El lema era claro: “subir salarios, bajar precios y repartir beneficios”.  

Denunciaron que multitud de empresas cierran cada trimestre con grandes beneficios, pero, al contrario, las personas luchan contra viento y marea por llegar a fin de mes. Sin duda alguna, la realidad es que el salario medio da para muy poco, y es que muchas cuentas de Instagram aprovecharon para divulgar el reparto de dicho sueldo, quedando prácticamente nada para el ahorro. Y es que, en algunas comunidades autónomas, casi el 50 % del salario se va para el alquiler. 

¿Qué se exige desde un punto de vista laboral? 

Cabe destacar que está manifestación del Día del Trabajador se ha replicado en más de 70 ciudades, siendo un éxito absoluto. En cada una de ellas se respiraba un clima parecido, y es que las principales preocupaciones de las personas son las mismas. En primer lugar, la posibilidad de alcanza un acuerdo para una subida salarial con la patronal. Básicamente, se pide contrarrestar la inflación. 

Por otro lado, y en relación con lo anterior, se solicita a las empresas que hagan un mayor reparto de los beneficios entre sus trabajadores, ya que las principales empresas del país se encuentran en números verdes, obteniendo buenos resultados trimestralmente. Aun así, se han resaltado muchos de los aspectos que se han conseguido en la época reciente, como la derogación del despido por absentismo, la protección de las trabajadoras del hogar o la protección de trabajadores vulnerables como los “riders”. 

Muchos expertos y actores del mercado laboral también han señalado las prácticas extracurriculares como un foco a trabajar. ¿Por qué? Por el abuso de las empresas contra trabajadores universitarios. La única manera de garantizar que los jóvenes no sean utilizados es la laborización de las prácticas. 

Por otra parte, muchos trabajadores piden una reestructuración de la jornada laboral. ¿En qué sentido? Básicamente, señalan que las jornadas deberían de ser más corta y que no tiene sentido trabajar 5 días a la semana. Apostarían por una jornada en la que primase la productividad y se cobrase en función de los objetivos alcanzados y de las tareas realizadas. Esto guarda relación con la jornada laboral de 4 horas que se está empezando a implementar en España. 

El teletrabajo, otra fuente de debate 

Muchos trabajadores también indican que se ha retrocedido todo el camino recorrido respecto al teletrabajo. Aunque muchas empresas apostaron por este modelo laboral con la pandemia, sí es verdad que también ha sido muchas las que han dado marcha atrás y han vuelto a la presencialidad. Muchos manifestantes consideran que de nada sirve desplazarse un largo camino para hacer el mismo trabajo que se hace en casa. 

Por otro lado, en muchos sectores se está alzando la voz por este mismo tema. Y es que, quitando el sector tecnológico, el teletrabajo no llega a implementarse con fuerza. Sectores como el de las finanzas, ventas o industria piden un intento por implantar el teletrabajo. Así, estas son algunas de las exigencias que se han planteado en las calles el pasado 1 de mayo. 

La mitad del salario, para el alquiler 

Según datos del Banco de España, para comprar una vivienda en nuestro país se necesitan casi 8 años de salario bruto. Además, el primer año hay que destinar más del 36 % de los ingresos brutos anuales disponibles, el peor dato desde 2012. Sin embargo, si optas por alquiler, el panorama es mucho peor, ya que necesitarás destinar un 43 % de media para ello. 

Este porcentaje del salario que se destinaría a un posible alquiler asciende y supera el 50 % en comunidades como Baleares, Cataluña, Madrid y País Vasco. De esta manera, tiene sentido las exigencias de los manifestantes por el Día del Trabajador. Y es que a muchos les resulta imposible ahorrar para pagar la entrada de una vivienda, ya que la mitad de su salario se les va solo en el alquiler de una vivienda. 

¿Pero tan mal es la situación? Para que te hagas una idea, los organismos de control consideran que no se debería de destinar más del 30 % de los ingresos al pago de una casa. Si es verdad que los datos de 2012 y de 2007 superan a los actuales, pero tenemos que trasladarnos a las situaciones de crisis que vivimos por aquel entonces. Lo que está claro es que la situación actual no permite el ahorro a los trabajadores. 

La cesta de la compra, otro gasto al alza 

El problema actual radica en que no han ascendido únicamente los alquileres, sino que existen multitud de bienes que se han visto afectados por la inflación. Este es el caso de la comida y enseres necesarios para vivir. Cada vez cuesta más llenar la nevera y, aunque mucha gente compara precios, es imposible ahorrar en este aspecto. 

Y claro, siempre pueden surgir imprevistos como que se te rompa el coche, que se averíe la lavadora o que un familiar enferme y tengas que ayudarle económicamente. Si eso sucede, no tienes margen de maniobra. Por ello, los manifestantes exigen un mayor salario. No lo exigen para darse los mayores caprichos, sino para poder tener una casa propia y el frigorífico con comida. 

En INESEM somos conscientes de los problemas actuales de la sociedad. Y desde nuestra posición, intentamos formar a los mejores profesionales para que afronten estos retos. Necesitamos de profesionales preparados que se pongan al frente y sean capaces de generar soluciones beneficiosas para todo el mundo. Y esos profesionales solo pueden nacer a través de la formación. Por ello, te animamos que curses el Curso en Asesoramiento Laboral, Negociación Colectiva, Mediación y Jurisdicción Social y cambies por completo el mundo. 

¡No lo dudes! 

Categorizado en: Orientación Laboral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

Marta Falcón
45 minutos
17/06/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School