Tendencias:
Clases de liderazgo situacional

Teoría del liderazgo situacional: ¿Por qué apostar por este modelo?

25/04/2023
Número de visualizaciones

Hoy día vivimos en entornos donde las expectativas y demandas cambian a gran velocidad. La clave para poder gestionar correctamente estas experiencias es el liderazgo situacional.

Pero ¿en qué consiste? Este es  un modelo de gestión en el cual se evalúan las necesidades de cada momento, para elegir la solución que sea más acertada y poder alcanzar nuestro objetivo.

Este concepto de liderazgo situacional es una forma de liderazgo adaptable y flexible que termina con la visión de un único modelo de gestión. Gracias a este, las organizaciones y sus líderes se podrán adaptar al entorno, mediante la aplicación de técnicas que se ajusten a las necesidades del momento.

La teoría del liderazgo situacional de Hersey y Blanchard

La teoría del liderazgo situacional es un enfoque que sostiene que los líderes deben adaptar su estilo de liderazgo según las necesidades y habilidades de sus seguidores en cada situación.

El origen de este liderazgo comenzó con el Modelo de Paul Hersey (científico y empresario) y Ken Blanchard (escritor y especialista en management). Estos dos autores son reconocimos como los padres de la teoría del liderazgo situacional (1967). Dónde nos describen una forma sencilla para diagnosticar y mejorar el rendimiento de cada uno de nuestros empleados.

Según nos dice esta teoría, los líderes tienen que centrarse en uno de los diferentes estilos de liderazgos que existen. A su vez, la teoría del liderazgo situacional afirma que no existe un estilo de liderazgo mejor que otro, sino que el éxito de cada estilo de liderazgo dependerá de las circunstancias a las que se amolde. Esta elección dependerá del grado de madurez o disposición de sus empleados, es decir, las ganas de superación y habilidades en el desempeño de las tareas. Por esto, el modelo de liderazgo será diferente dependiendo de la actitud, de la disposición de los empleados, de los procesos de trabajo, del ambiente laboral, de las vías de comunicación, y de todos los factores circunstanciales que intervengan en el día a día del trabajo.

Así pues, la teoría del liderazgo de Hersey y Blanchard no sostiene que haya que mantener un modelo estático de liderazgo, sino que el estilo de liderazgo ha de ser flexible y escoger el mejor que se adapte a la situación de cada equipo de trabajo y empresa. Por ejemplo, si los trabajadores son muy experimentados y llevan años en la empresa (son maduros), el mejor modelo de liderazgo será uno en la que no necesiten de mucha guía, ni supervisión ni intervenciones no pedidas. Si, por el contrario, el equipo no es muy maduro en cuanto a experiencia en la empresa, entonces se les deberá proporcionar directrices de forma más explícita y supervisar su trabajo de manera más exhaustiva para garantizar que el grupo tiene claras sus metas.

La teoría del liderazgo distingue tres categorías de madurez:

  • Madurez alta: comprende a individuos muy capacitados que trabajan de forma autónoma, eficiente y con soltura.
  • Madurez moderada: dentro de la madurez moderada distinguimos un grupo de trabajadores muy capaces pero que no tienen la suficiente confianza en sí mismos para desempeñar ciertas funciones, y otro grupo de trabajadores que tienen la confianza necesaria, pero no la motivación para desempeñarlas.
  • Madurez baja: trabajadores que no tienen las habilidades suficientes para desempeñar un trabajo, pero están muy motivados.

Para entender este modelo, primero tenemos que partir de la base que existen dos estilos directivos principales muy diferenciados según la teoría de liderazgo situacional de Hersey y Blanchard:

  • Comportamiento directivo: el líder define las tareas y funciones para indicar como se llevan a cabo y controlar el resultado.
  • Comportamiento de apoyo: el líder fomenta la participación y la toma de decisiones, aportando valor, colaborando con su equipo.

Estilos de liderazgo situacional

No solo existe el estilo propio de cada líder, sino que hay nueve estilos conocidos de liderazgo, a continuación os los contamos:

  • Liderazgo transformacional: Su finalidad es inspirar a los equipos con una comunicación efectiva mediante la estimulación intelectual.
  • El liderazgo transaccional: Centrado en la organización del grupo, con el establecimiento de una cadena de mando, que basa su enfoque en recompensas para la gestión de las diferentes actividades.
  • Liderazgo autocrático: Considerado como una forma más extrema de liderazgo transaccional, ya que los líderes tienen el control significativo sobre el personal considerando en raras ocasiones sus sugerencias.
  • Liderazgo de servicio: Basado preferentemente en modelos de autoridad para compartir el poder, fomentando la toma de decisiones grupales y priorizando las necesidades del equipo.
  • El liderazgo laissez-faire: Conocido por su enfoque de no intervención dónde se deja al empleado a desarrollar las tareas según marque su propio criterio.
  • Liderazgo participativo: La democracia en la toma de decisiones es su principal cualidad, los líderes a menudo solicitan la opinión de otros miembros del equipo.
  • Liderazgo burocrático: En este caso, los líderes se aseguran de que sus empleados sigan las reglas y lleven a cabo las tareas demandadas.
  • El liderazgo carismático: Resulta determinante tanto la personalidad como el magnetismo del líder para el éxito de cada uno de los proyectos.
  • Liderazgo puramente situacional: Basado en diferentes modelos que los líderes deciden aplicar, dependiendo de las características y circunstancias tanto del entorno como del equipo. El liderazgo situacional es una combinación de todos los estilos de liderazgo.

¿Cuáles son los modelos que sigue el liderazgo situacional?

Partiendo de los dos modelos directivos anteriormente nombrados. Podemos añadir que en el liderazgo situacional se ramifica en cuatro modelos, que van en sincronía a los niveles de desarrollo de los empleados: directivo, persuasivo, participativo y delegado. Lo más importante es saber elegir cual es el más beneficioso para cada situación:

Directivo

Se diferencia principalmente por la alta preocupación por las tareas. El líder se responsabiliza de la toma de decisiones estableciendo el qué, cuándo y cómo. De otra forma, los empleados tendría una alta sensación de temor y desconcierto. El estilo directivo dentro del liderazgo situacional está muy orientado a las tareas y poco al fomento de relaciones, por lo que el líder se encarga de dar instrucciones claras y contundentes y controlar todo el trabajo al dedillo. Este estilo de liderazgo se implementa con trabajadores de madurez baja.

Persuasivo

Aunque el líder establece roles y tareas, comienza a solicitar feedback al equipo premiando también sus logros. Es un estilo de liderazgo orientado tanto a la relación líder-empleado como a las tareas y sus resultados, por lo que el líder intenta vender sus instrucciones en forma de ideas persuasivas al grupo explicando directivas. Se usa en ambientes de trabajo con trabajadores de madurez moderada que no están muy motivados.

Participativo

Se caracteriza por un alto interés en las relaciones y personas, dejando en un segundo plano el control de tareas y sus resultados. Se gestionan de forma conjunta las decisiones y el control de las tareas y los pasos por seguir, lo que supone un mayor nivel de motivación y de confianza para asumir responsabilidades por parte de los empleados.

Delegador

Es el líder el encargado de evaluar y detectar el talento, delegando tareas a su equipo. Dentro de la teoría del liderazgo situacional, el modelo de liderazgo delegador es el que establece el máximo nivel de autonomía para los trabajadores. Así pues, ni se forja una relación estrecha entre líderes y trabajadores, ni se enfoca en un control diligente de las tareas y resultados.

Es de suma importancia saber elegir el modelo adecuado para despertar la confianza y el interés de tu equipo, fomentando así el desarrollo profesional dentro de la empresa. Debemos tener en cuenta la evaluación constante en estos casos, para poder modificar el modelo de liderazgo situacional de la forma más conveniente a las necesidades que se den.

Ejemplos de aplicación de la teoría del liderazgo situacional

Ejemplo de modelo de liderazgo directivo

imaginemos un escenario en una fábrica donde se han contratado a varios empleados recién graduados que tienen poca experiencia en el área. Estos trabajadores tienen un nivel de madurez baja, lo que implica que necesitan una dirección y supervisión más detallada.

El líder, en este caso, adoptaría un estilo directivo, mostrando una gran preocupación por las tareas y tomando decisiones de manera autoritaria. Para ello, sería claro y específico al dar instrucciones, estableciendo qué se debe hacer, cuándo y cómo hacerlo. Además, estaría constantemente monitoreando y controlando el trabajo de los empleados para asegurarse de que se cumplan los estándares de calidad y eficiencia.

Ejemplo de modelo de liderazgo persuasivo

Consideremos un entorno laboral en una empresa de marketing. Los empleados tienen un nivel de madurez moderada y no están muy motivados en su trabajo. El líder, adoptando un estilo persuasivo, busca establecer una relación sólida con el equipo mientras se enfoca en las tareas y los resultados.

Este presenta sus ideas y directivas de manera persuasiva, explicando el por qué de las instrucciones y buscando el feedback del equipo. Además, reconoce y premia los logros de los empleados para fomentar su motivación. A través de la persuasión, el líder busca involucrar al equipo en la toma de decisiones y generar un ambiente de trabajo colaborativo y motivador.

Ejemplo de modelo de liderazgo participativo

Para este ejemplo, hablaremos de un equipo de desarrollo de software compuesto por empleados con un nivel de madurez alta. Es decir, tienen experiencia y habilidades en su campo, lo que les permite tomar decisiones informadas.

El líder, adoptando un estilo participativo, fomenta la colaboración y la participación activa de los empleados en la toma de decisiones y la planificación de tareas. De esta forma, se establece un ambiente de confianza y se valora la opinión de cada miembro del equipo. El líder actúa como un facilitador y guía, brindando apoyo y recursos necesarios para que los empleados asuman responsabilidades y tomen decisiones de manera autónoma.

Ejemplo de modelo de liderazgo delegador

Supongamos que en una agencia de publicidad, el líder ha identificado a un equipo de diseñadores altamente capacitados y con un nivel de madurez muy alto en cuyas habilidades confía plenamente.

El líder, adoptando un estilo delegador, otorga a cada diseñador la libertad para tomar decisiones y gestionar sus propias tareas. El líder establece metas claras y proporciona los recursos necesarios, pero no interviene en los detalles operativos. El enfoque se centra en empoderar a los empleados y permitirles utilizar su creatividad y conocimientos para llevar a cabo los proyectos.

¿Por qué apostar por el liderazgo situacional?

Una vez conocida toda esta información, podemos afirmar que el liderazgo situacional es uno de los modelos que interviene en la gestión de equipos, más flexible que existe.

Vamos a repasar las principales señas de identidad para que termines de conocer sus ventajas:

  • Adaptabilidad al 100%. El liderazgo situacional es la alternativa más sencilla para poder anticiparse a los imprevistos y gestionar el cambio. Permite modelar el comportamiento y el nivel de apoyo dependiendo de las circunstancias. Siendo en la actualidad para las organizaciones un rasgo altamente valorado y deseable para los líderes.
  • Personalización emocional y racional. Ajustándose así al momento profesional de cada uno de tus empleados y el equipo. Utilizando conductas más directivas o de asesoramiento dependiendo de cada momento. Todos esto lleva a la organización a tener una mayor organización y eficacia empresarial.
  • Motivación y superación. Escogiendo correctamente el modelo, el liderazgo situacional nos lleva a crear un ambiente laboral de respeto, confianza y autogestión. Beneficiándose así todo el equipo de trabajo de la empresa.

Como conclusión, existen diferentes tipos de liderazgo, y más aún tipos de líderes. Ya que cada uno de nosotros aporta su propia personalidad y experiencia a este concepto. Pero hay una cosa que tenemos que saber y es que todos ellos se benefician del aprendizaje continuo.

Este aprendizaje ayudará a adquirir diferentes capacidades y aprender diferentes técnicas. Siendo de gran utilidad para desarrollar nuestro potencial de líder.

Te animo a que nos indiques que tipo de liderazgo es el más adecuado para ti, estamos deseando que compartas con nosotros tu opinión.

Categorizado en: Orientación Laboral

No hay comentarios

  1. JUANA ALVARADO ESTRADA dice:

    Excelente trabajo sobre el liderazgo situacional, muy importante para la gestión de recursos humanos, que servirá como una herramienta de un gerente de gestión.

    Saludos

    +2
  2. Ángel dice:

    En lo referente al artículo, es interesante como postula la autora la posibilidad de liderar grupos de diferente forma y función. Yo pienso, en mi humilde opinión, que todo dependerá también del objetivo al que el grupo tenga dedicada su labor. Sin embargo, reitero que el enfoque de la autora es muy acertado, ya que contiene un carácter global. Me ha sido de gran ayuda tener otro enfoque gracias a este artículo.

    +2
    • Aurora Jimenez Del Río dice:

      Muchas gracias Ángel, nos encanta saber que este artículo le ha sido de ayuda, agradecerle también que comparta su opinión con todos nosotros, esto hace que podamos enriquecernos unos a otros.

      Esperamos que este enfoque global proporcione a todo el que lo desee, las herramientas necesarias para ser un buen líder. Un saludo.

      0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Marketing y Crecimiento Empresarial

Marketing y Crecimiento Empresarial

Carlos Álvarez Navas-Parejo
55 minutos
27/05/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School