Tendencias:
Bajo rendimiento escolar

Bajo rendimiento escolar, ¿Qué factores influyen?

11/11/2022
Número de visualizaciones

Podemos considerar el rendimiento escolar como el nivel de aprovechamiento académico promedio del alumnado en función de su edad y curso escolar. Cuando este decae, se evidencia un rendimiento significativamente por debajo de la media del resto del alumnado. Por consiguiente, de sus capacidades esperadas. Esto puede manifestarse como un bajo rendimiento escolar generalizado o en áreas de aprendizaje específicas.

Lamentablemente, este hecho es mucho más común y real de lo que creemos. está muy presente en nuestras aulas y es el principal motivo del abandono escolar. Son múltiples las causas y factores que pueden influir en este bajo rendimiento académico y sobre todo teniendo en cuenta que el sistema escolar actual mide las capacidades del alumnado de manera estandarizada. Sin duda, este hecho dificulta que cada estudiante reciba una educación mínimamente adaptada a sus habilidades. Pero en general, veamos cuales son los principales factores que influyen en el bajo rendimiento escolar.

¿Qué factores provocan un bajo rendimiento escolar?

Como hemos comentado anteriormente, son múltiples los factores que influyen en un bajo rendimiento académico, dificultando conocer las causas y por consiguiente buscar una solución adecuada. Sin embargo, podemos estimar que los factores más frecuentes que afectan son:

  • Factores emocionales: estos pueden deberse a una mala situación en el entorno familiar, como maltrato, enfermedad, problemas económicos, adicciones… También a acoso escolar, situación muy frecuente actualmente. Estas causas afectan negativamente al individuo que lo sufre y están estrechamente asociadas a un bajo rendimiento académico puesto que dificulta la concentración en las actividades y labore escolares.
  • Falta de motivación: puede darse por diversos motivos que pueden ser de origen social, económico, familiar o escolar. Tales como el desinterés por la materia a estudiar, el enfoque pedagógico del docente o la falta de perspectiva hacia su futuro. En ocasiones, esta falta de motivación puede deberse a trastornos del aprendizaje tales como la dislexia. Dicho alumnado siente que no tiene las habilidades necesarias ni la capacidad para estudiar. Si a esto sumamos que se le juzgue por parte de su entorno como “vago” y que, por lo tanto, se realice un diagnóstico tardío o, en ocasiones inexistente, nos encontramos con la decisión de abandonar la enseñanza.
  • Trastornos de atención o aprendizaje: son alteraciones neurobiológicas que afectan directamente al rendimiento escolar puesto que se encuentran alterados la adquisición y manejo de los procesos lectoescritores y/o matemáticos. Un diagnóstico precoz de estas dificultades del aprendizaje es primordial, ya que sin él es imposible un pronto abordaje y, por consiguiente, una minimización de las consecuencias a nivel de rendimiento académico. 

¿Cuáles son los trastornos de atención o aprendizaje?

 Los trastornos de aprendizaje se definen como una dificultad inesperada, específica y persistente para la adquisición del aprendizaje de una materia o conocimiento específico pese a recibir el alumnado una educación académica convencional y tener un nivel de inteligencia y oportunidades socioculturales normativas. Estos trastornos se incluyen dentro de los trastornos del neurodesarrollo recogidos en el DSM-5 e interfieren en el aprendizaje de habilidades académicas y/o sociales.

Es esencial que estas dificultades sean detectadas a tiempo. Si no se diagnostican de manera correcta y no son tratados de forma efectiva, exponen al alumno a repetir fallos constantes a nivel académico. Asimismo, pueden reducir la motivación por el aprendizaje y favorecer la aparición de problemas asociados que afectan la autoestima y el bienestar emocional del niño.

Los dos principales trastornos del aprendizaje son:

  • Trastorno de aprendizaje con dificultad matemática

Lo que comúnmente conocemos como discalculia o dificultad en el aprendizaje de las matemáticas. En el DSM-5 se encuentra categorizado como un trastorno específico del aprendizaje con dificultad matemática. Es una dificultad permanente para aprender o comprender los conceptos numéricos, habilidades para contar o aritmética.

En muchos casos esta dificultad va ligada con la dislexia o con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

  • Trastorno de aprendizaje con dificultad en lectura y escritura

La dislexia o trastorno especifico del aprendizaje de la lectura, es una dificultad para adquirir los procesos de lectura y escritura que presentan algunos alumnos.

Estas dificultades para la lectura y sus repercusiones van cambiando a lo largo de la vida, pero siempre están presentes, de ahí que sea de gran importancia diagnosticar e intervenir lo antes posibles para que la repercusión a nivel académico sea mínima.

¿Cómo podemos abordar esta problemática?

Si nos encontramos ante esta situación, ¿Cómo podemos actuar desde su entorno más próximo? Pues buscando la causa del problema y trabajando de manera coordinada entre colegio, profesionales especialistas en la causa de su bajo rendimiento escolar y familiares. Es esencial un abordaje multidisciplinar, proporcionar un ambiente seguro y comprensivo y respetar su capacidad y nivel de progreso. 

En definitiva, cuando se detectan y abordan todos estos posibles factores y/o dificultades de manera temprana y apropiada, la mayoría del alumnado puede superar o aprender a compensar los problemas escolares que se hayan podido presentar.

Categorizado en: Educación y Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School