Tendencias:
C-Level

¿Qué perfiles forman el C-Level y cuáles son sus retos?

20/07/2023
Número de visualizaciones

En los últimos años, se ha extendido el uso de la expresión C-Level para referirse a ejecutivos de alto nivel que ocupan los puestos de responsabilidad dentro de la empresa.  Para entender mejor esta terminología, vamos a ver la traducción literal. La "C" se refiere a Chief (Director) y conlleva haber alcanzado la categoría de mando superior o de directivo de gran responsabilidad.

El directivo C más conocido por todos es el CEO (Chief Executive Officer), que en español corresponde al Consejero Delegado o al Director General.

Pero hay muchos otros directivos que están ocupando cargos con la tercera letra del alfabeto "C". ¿Cuáles son?

En este artículo te explicaré quién es quién en el organigrama ejecutivo de las empresas y algunos los nuevos roles emergentes en el Consejo.

¿Qué son los C-Level Executive?

Los perfiles que forman el C-Level implican gran responsabilidad y toma de decisiones que afectan de manera significativa a la evolución de la empresa.

Son perfiles directivos que tienen en común el reto de asumir competencias como la gestión del cambio, la resiliencia, el liderazgo transformacional, la innovación, la visión estratégica, la flexibilidad, la comunicación e influencia y el liderazgo digital, entre otras.

Tipos de C-Level

El C-Level agrupa a los ejecutivos sobre los que descansa en último lugar la responsabilidad de las decisiones estratégicas de la compañía. Por ello, algunos directivos C-Level forman parte del consejo de administración.

Entre los C-Levels habituales en el consejo, figuran los siguientes:

CEO (Chief Executive Officer / Director Ejecutivo)

El puesto de más alto rango en la empresa, que debe contar con una fuerte visión estratégica, pues es el responsable de liderar, precisamente, la estrategia financiera y operativa de la organización.

El CEO trabaja de manera estrecha con el Comité de Dirección y vela porque el liderazgo de la compañía esté presente en el mercado, atento a las oportunidades de crecimiento, las demandas de los clientes y sus necesidades, así como los cambios y exigencias de la operativa de la propia empresa que lidera.

De él o ella depende que la misión y visión de la empresa se lleve a buen puerto, en el corto, medio y largo plazo.

CFO (Chief Financial Officer / Director Financiero)

El director financiero ocupa el segundo lugar en importancia corporativa en el organigrama empresarial, tras el CEO.

Su papel es clave en la gestión de la empresa como líder del área financiera, tanto en el día a día, llevando el control de cuentas, tesorería, etc., como en la estrategia en el horizonte.

Porque es responsabilidad del CFO todo lo que tiene que ver con operaciones relativas a adquisiciones y fusiones, así como a las inversiones que pueda hacer una empresa para dar un salto cualitativo en alcance.

La política de expansión internacional, por ejemplo, no se entiende sin la implicación del Chief Financial Officer.

CHRO (Chief Human Resources Officer / Director de Recursos Humanos)

Una figura que pasa por un periodo de transformación, pues son muchos los cambios en las modalidades de trabajo, tanto en horarios como en presencialidad, ya que la actual fuerza de trabajo demanda fórmulas más dinámicas y flexibles a la hora de enfocar su relación laboral con la empresa que los contrata.

Del CHRO depende lograr el equilibrio y cohesión entre los miembros de una empresa, así como planificar un factor cada vez más clave para el éxito de las empresas: la atracción y retención de talento.

A través de sistemas de desarrollo y crecimiento, como los programas de upskilling y reskilling, se logra mantener la motivación y el sentimiento de pertenencia de los empleados, algo que el CHRO debe trabajar para evitar la fuga de cerebros, así como lograr plantillas unidas que defienden la misión, visión y valores de la compañía para la que trabajan.

En otras palabras, de él depende que lo que se conoce como “el viaje del empleado” (atracción y contratación, desarrollo y crecimiento, y relación posterior a la finalización de su relación empresarial, pues no hay vida laboral que cien años dure) se realice de la mejor manera posible.

Esto beneficia tanto al trabajador como a la compañía, en un win-win que las empresas líderes saben valorar.

CMO (Chief Marketing Officer / Director de Marketing)

Persona clave para lograr el fin último de la gran parte de las empresas: convertir sus esfuerzos en ventas, es decir, en ingresos. Miembro del equipo ejecutivo, depende directamente del CEO para desarrollar la estrategia comercial y desarrollar una influencia creativa que consolide la imagen de marca entre los consumidores reales y potenciales.

Entre los retos del director de marketing está el de decidir cuáles serán los canales, procedimientos, herramientas, equipo y sistemas que se emplearán para atraer, convencer y vender los productos y servicios que ofrece la empresa.

Para ello, trabajará mano a mano con el director de ventas en la planificación de la estrategia comercial, así como con el director de comunicación en la estrategia de publicidad y comunicación.

El CMO debe, además, estudiar el mercado y conocer sus tendencias, sus cambios, las variaciones en los gustos del público, las modificaciones en las demandas, en la percepción de marca, etc.

Así, deberá reorientar con agilidad aquellas estrategias de marketing que se hayan demostrado ineficaces para implementar con la mayor eficacia posible aquellas que sí funcionen.

COO (Chief Operations Officer / Director de Operaciones)

Está considerado la columna vertebral de cualquier organización y su concurso es fundamental para que la empresa se sostenga.

Sus responsabilidades y retos pueden variar según la estructura de cada empresa, pero en cualquier caso debe actuar como un puente entre el equipo ejecutivo y sus empleados, contribuyendo a que los objetivos y la misión que se marca la empresa en cada campaña se materialice de la mejor manera posible.

CIO (Chief Information Officer / Director de Tecnologías de la Información)

Un puesto fundamental en aquellas empresas ligadas al desarrollo tecnológico y que se mueven en ese entorno, aunque también para aquellas que quieran darse a conocer y ofrecer sus productos en el entorno online.

Entre los retos del CIO, se encuentra el de estudiar la inversión en tecnología que puede hacer una empresa y el retorno aproximado que puede obtener, así como estudiar cómo generar valor de negocio a través de la tecnología.

Si eres un directivo C-Level o aspiras a serlo, te recomiendo nuestro Master en Liderazgo y Habilidades Directivas, con el que desarrollarás las competencias necesarias para ser un buen líder y aprenderás a gestionar equipos de eficiente. 

Categorizado en: Gestión Empresarial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Marketing y Crecimiento Empresarial

Marketing y Crecimiento Empresarial

Carlos Álvarez Navas-Parejo
55 minutos
27/05/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School