etiqueta ecologica

Etiquetas ecológicas, la sensibilización ambiental de los consumidores

24/05/2022
Número de visualizaciones

¿Qué es una etiqueta ecológica?

Las etiquetas ecológicas, o ecoetiquetas, son distintivos que pueden ayudar a identificar qué materiales, productos y servicios han sido elaborados de tal forma que ayuden a la conservación del medio.

Es decir, se trata de una manera de certificar la construcción sostenible durante la fabricación, uso, comercialización o finalización de la vida útil. De esta forma, se pretende estimular la mejora del medio ambiente mediante el uso de mecanismos del mercado.

Por tanto, dichos distintivos consiguen diferenciar al producto de otros de la misma categoría. Así, una etiqueta verde puede evitar engaños o dudas sobre cuáles son los productos ecológicos en el mercado.

Estas etiquetas ecológicas se han convertido en una herramienta eficiente y, cada vez más, reconocida por los consumidores. A continuación, vamos a identificar los distintos tipos.

Etiquetas ecológicas de organismos oficiales y certificaciones privadas

En el mercado actual existe una amplia variedad de etiquetas ecológicas, teniendo estas un carácter oficial o perteneciendo a instituciones privadas.

A nivel oficial, la Unión Europea es un garante de este tipo de ecoetiquetas, destacando:

  • Etiqueta ecológica europea, o Ecolabel: fue creada en 1992 con la función de reconocer a aquellos productos y servicios que son más respetuosos con el medio que otros de su categoría. Es decir, los que generan menor huella ambiental a lo largo de su etapa de fabricación, distribución, empleo y residuo. Esta ecoetiqueta, denominada como flor europea, se usa en ropa, productos de limpieza o muebles. No para alimentos, bebidas o fármacos.
  • Hoja verde: este sello oficial de la Unión Europea es utilizado para alimentos ecológicos. Esta ecoetiqueta la obtienen aquellos alimentos que han usado métodos que conservan, cuidan y favorecen al medio ambiente. Evitan modificaciones genéticas, garantizan el bienestar animal, además de rechazar el uso de plaguicidas o antibióticos.
  • Etiqueta energética europea: tal y como su nombre indica, evalúa el nivel de eficiencia energética de un electrodoméstico, ventanas, edificios, neumáticos, bombillas, … Presenta distintas categorías que van desde la A+++ (verde) a la G (rojo).

También hay organismos privados que actúan como entidades certificadoras, como es el caso de la etiqueta ecológica azul de Marine Stewardship Council (MSC), que garantiza la pesca sostenible y su trazabilidad; la certificación PEFC, que hace el seguimiento de los productos de origen forestal y garantiza la gestión sostenible; el sello FSC, similar al anterior y de especial importancia para las comunidades indígenas; o las certificaciones AENOR basada en la ISO 14001.

Tipo de etiquetas ecológicas

La Organización Internacional de Normalización (ISO) hace una clasificación de los distintos tipos de etiquetas ecológicas.

Tipo I, los sellos autorizados o ecoetiquetas: estas etiquetas ecológicas están basadas en la ISO 14024. Son de carácter voluntario y certifica a los productos, de manera oficial, como sostenibles. Tienen en cuenta el ciclo de vida y unos criterios estrictos.

Estas ecoetiquetas las otorgan una entidad certificadora, independiente, siempre que cumpla los requerimientos de la ISO 14024.

Tipo II, las autodeclaraciones ambientales: tienen como guía a la ISO 14021 y está avalada por el propio fabricante o envasador. Hace referencia a una fase del ciclo de vida o a un aspecto del producto (compostable, reciclable, biodegradable, …).

No existe certificación externa, por lo que los requerimientos de la ISO 14021 son los que marcan las pautas y orientan sobre el uso de los términos de carácter ambiental.

Tipo III, las declaraciones ambientales de producto: donde la ISO 14025 es la que marca el camino, aportando al cliente la información cuantificada sobre posibles impactos de un artículo en el medio ambiente.

Por tanto, es necesario realizar el análisis del ciclo de vida del producto, desde la extracción hasta el final de su vida útil, considerando también la ISO 14040. Así, el tipo III depende de una verificación por una tercera parte independiente.

Ejemplos de ecoetiquetas

Como hemos podido comprobar, existen diversas etiquetas ecológicas, cada una con sus características y requerimientos. Pueden ser expedidas por organismos oficiales o entidades privadas, así como necesitar entidad certificadora o no.

Por otra parte, es bastante habitual que las ecoetiquetas hayan sufrido críticas, así como propuestas de mejora. Además de la Etiqueta ecológica europea, la Hoja verde y la Etiqueta energética europea vistas con anterioridad, a continuación, se va a hablar sobre algunas de las más conocidas y fiables.

El Ángel Azul, es una etiqueta ecológica alemana, perteneciente al gobierno, y altamente eficaz para la realización de compras sostenibles. Fue una de las pioneras y patrón del ecoetiquetado. Este sistema de etiquetado garantiza que los productos y servicios cumplen con los requisitos medioambientales, de salud y de calidad establecidos.

El Cisne Blanco, de origen nórdico, encargado de garantizar que los productos que se acogen al mismo alcanzan determinados estándares ambientales. Pretende que el impacto ambiental sea mínimo y sus criterios se revisan de manera continuada.

La Huella de Carbono se trata de una herramienta de gestión que pretende conocer cuáles son las emisiones y como mejorarlas. Es necesario establecer un uso eficiente de los recursos, por lo que ésta es una técnica de sensibilización muy valiosa.

Idea similar es la de la Huella Hídrica, un indicador que evalúa el agua dulce utilizada para producir los bienes y servicios.

O la Energy Star, programa de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense. Fomenta productos electrónicos eficientes en el consumo, con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Categorizado en: Gestión Integrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School