Tendencias:
dinero y felicidad

Dinero y felicidad: ¿Están relacionados?¿Qué dicen los datos?

14/04/2023
Número de visualizaciones

Seguro que alguna vez te has planteado alguna de las siguiente preguntas: ¿Cómo afecta el dinero a la felicidad? ¿Cuánto dinero se necesita para ser feliz? ¿Existe alguna relación entre dinero y felicidad?

Este es, posiblemente, uno de los temas sobre los que más se ha debatido. Normalmente se aborda desde un punto de vista filosófico, sociológico o cualquier otro relacionado con las humanidades. Sin embargo, también existen estudios empíricos sobre este asunto. Gracias a ellos se han obtenido resultados numéricos muy interesantes. ¿Quieres conocerlos? ¡Sigue leyendo!

Dinero y felicidad: economía de la felicidad

La economía de la felicidad supone un enfoque novedoso e innovador dentro del campo de la economía. Se trata de una rama de la economía que está en auge y que se aleja de los principios económicos clásicos. Esta corriente otorga mayor importancia al bienestar subjetivo de los individuos que a los indicadores económicos como el PIB (Producto Interior Bruto). La idea principal es que el dinero no es suficiente para alcanzar la felicidad. De esta manera se opone a los postulados de la economía tradicional.

Desde la economía de la felicidad se pretenden medir los niveles de dinero y felicidad. Además, se quiere comprobar si estos dos elementos están conectados de alguna forma. Pero, ¿cómo se mide la felicidad? Existen algunos indicadores e informes, como el World Happiness Report, que analizan diferentes variables para calcular la felicidad de los países. Sin embargo, desde la economía de la felicidad, para medir el bienestar se suelen utilizar encuestas. En estas encuestas se pregunta a las personas por su satisfacción vital, su nivel de felicidad o por su bienestar en aspectos como el trabajo o las relaciones personales. Por otro lado, el aspecto económico puede estudiarse a través de variables como los niveles de renta, patrimonio, salarios, etc. El objetivo final es responder a la siguiente pregunta: ¿las personas con más dinero son más felices? Veamos qué se ha descubierto hasta ahora.

Paradoja de Easterlin

Richard Easterlin es considerado como una de las primeras personas que investigó sobre la relación entre dinero y felicidad. En 1974 publicó un artículo titulado “Does Economic Growth Improve the Human Lot? Some Empirical Evidence”. En su investigación descubrió: en primer lugar,  que en un momento dado las personas con ingresos más altos eran más felices que las personas con ingresos más bajos; y por otro lado, que la felicidad no aumentaba en la misma proporción que los ingresos a lo largo del tiempo. Es decir, a pesar de que el ingreso per cápita de los países aumentaba constantemente, la felicidad de las personas en esos países no aumentaba en la misma medida.

Daniel Kahneman y Angus Deaton

Más tarde, en 2010, Daniel Kahneman y Angus Deaton publicaron el artículo "High Income Improves Evaluation of Life But Not Emotional Well-Being" ("Los altos ingresos mejoran la evaluación de la vida, pero no el bienestar emocional").

En este estudio los autores utilizaron datos de encuestas realizadas a 450,000 personas en Estados Unidos. Querían investigar la relación entre los ingresos y la felicidad. Kahneman y Deaton descubrieron que, en general, las personas con ingresos más altos evaluaban mejor sus vidas que las personas con ingresos más bajos. Sin embargo, cuando se trataba de su bienestar emocional diario, no encontraron una relación positiva entre los ingresos y la felicidad. Por lo tanto, el dinero parece mejorar la satisfacción general con la vida, pero no el bienestar emocional diario. El bienestar emocional diario hace referencia al conjunto de emociones que una persona experimenta en su día a día. Por otro lado, la evaluación (o satisfacción) vital refleja la valoración subjetiva que los individuos hacen de su vida. Esta valoración subjetiva representaría la respuesta a la pregunta “del 0 al 10, ¿cómo de satisfecho está con su vida?”

Otro hallazgo interesante es que el aumento de los ingresos se relaciona con un aumento del bienestar emocional hasta un punto. Concretamente, hasta los 75.000$ anuales. Es decir, a partir de este nivel de ingresos, un aumento de los ingresos no hará que aumente el bienestar emocional.

Otras aportaciones sobre dinero y felicidad

El economista Bruno Frey también estudió la relación entre dinero y felicidad a través de los ingresos. Frey halló, igual que Daniel Kahneman y Deaton que el aumento de los ingresos hace aumentar la felicidad hasta un punto.

Por otro lado, existen aportaciones interesantes realizadas desde otras ramas de la economía, como la economía social o la economía experimental. Diferentes estudios relacionan factores económicos con la felicidad. Por ejemplo, Esther Duflo y Abhijit Banerjee encontraron que las personas pobres presentan mayores síntomas de depresión. Además, encontraron que la reducción del consumo en individuos con escasos recursos se relaciona con una reducción de la felicidad.

En conclusión, se trata de un debate extenso que no puede darse por cerrado. Sin embargo, parece que existen indicios de que el dinero sí contribuye a la felicidad, pero no de manera indefinida. Hay un límite a partir del cual un más dinero no implica necesariamente más felicidad.

Categorizado en: Educación y Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

Marta Falcón
1 hora 5 minutos
17/06/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School