Tendencias:
impacto ambiental

Impacto ambiental: un problema ¿actual?

22/11/2022
Número de visualizaciones

El ser humano, desde los inicios, ha ido modificando el medio en donde vivía. La agricultura supuso uno de los mayores impactos humanos en el medio ambiente y su paisaje. Fue el primero de las muchas modificaciones que los humanos han ido haciendo sobre su hábitat.

A medida que la especie ha ido evolucionando, fue plasmando esos avances sobre sus alrededores. Generalmente, el círculo de influencia era pequeño y el “impacto ambiental” soportable. El medio tenía la capacidad de retornar a su estado en el caso de que la acción se detuviera.

Pero, claro, desde la revolución industrial y el avance tecnológico la huella sobre el medio ha ido incrementándose y haciéndose notar sobre la sociedad. También es significativo el alcance que esto ha tenido, pasando de un impacto “local” o regional hasta un impacto “global”.

En el siguiente artículo vamos a hablar sobre el impacto que la sociedad hace sobre el medio y las posibles consecuencias del mismo.

¡Cómo hemos ido modificando el medio!

Como decíamos anteriormente, el ser humano ha sido uno de los principales causantes del cambio del medio. Su expansión por el planeta, así como el dominio de la agricultura y la domesticación de animales fueron las causas de los impactos primigenios.

Un buen ejemplo es el incremento del tamaño de los deltas de los ríos, asociados al transporte y depósito de materiales finos. ¿Qué causó este aumento? Pues bien, las tierras cultivadas son unos de los principales “donantes” de materiales de pequeño tamaño a los ríos.

La colonización de nuevos territorios, sobre todo los más favorables para la vida y los cultivos, condicionaba a la vegetación presente, provocaba cambios de uso del territorio, alterándolo, influía en el curso y calidad de las aguas, entre otros factores.

Pero fue a partir de la revolución industrial cuando estos cambios fueron acentuándose. La máquina de vapor fue, y aquí una de las grandes consecuencias olvidadas, la principal causante de tener una agricultura intensiva. La revolución industrial fue la revolución de la agricultura.

La disponibilidad de grandes terrenos de alimentos favoreció a la expansión y crecimiento poblacional y, aquí una consecuencia recurrente, un mayor impacto ambiental. A esto hay que añadir las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo el dióxido de carbono (de la combustión) y el metano (de la digestión del ganado).

Principales impactos en la actualidad

El crecimiento poblacional supuso un mayor aumento en la demanda de los diversos recursos: minerales, animales y vegetales. Esto, consecuentemente, ha ido modificando el medio. Si, además, añadimos los avances tecnológicos que han ido surgiendo, el impacto ambiental crece.

En la actualidad tenemos multitud de actividades que, de una manera u otra, van a tener una influencia sobre el medio.

La contaminación es una de ellas, ya sea acústica, lumínica, visual, en el suelo, agua, por aumento de temperatura, radiación y demás. También, como venimos diciendo, la deforestación, cambios de uso del suelo, incendios provocados, extracciones minerales, introducción de especies invasoras y otra multitud de acciones, son actores principales en el cambio ambiental.

Pero no todos los impactos tienen que ser negativos para el medio. Un ejemplo es el de una posible reforestación de una zona que ha sufrido un incendio. Evidentemente si ésta se hace de una manera adecuada, previo estudio de impacto ambiental y evaluación posterior.

Y también es importante tener en cuenta el impacto ambiental es temporal o permanente; si se produce a escala local y puede diseminarse; o si es reversible o no.

¿Son reversibles?

El impacto sobre el medio ambiente puede ser reversible, claro que sí. Dependerá de la intensidad que tenga sobre el sistema y la modificación en el ambiente ocasionada. El medio suele ser resiliente, es decir, tiene “capacidad” de volver a su estado original tras una alteración. El problema surge cuando dicha alteración, o impacto, es superior a lo que el sistema pueda asumir.

Por tanto, son diversos los factores que influyen en que un sistema sea resiliente o no. Es importante conocer cómo se encuentra el sistema, es decir, si ha sido modificado con anterioridad y la intensidad de dicha modificación, en el caso de haberlo estado.

Cuánto tiempo ha podido estar sometido el medio a un impacto, así como su intensidad, son factores clave. Podemos pensar que impactos pequeños son menos dañinos para la “salud ambiental” del sistema, pero, claro, ¿durante cuánto tiempo se han mantenido esos pequeños impactos?

Por otra parte, impactos grandes, aunque sean durante un momento puntual, también pueden tener un efecto desastroso.

Por tanto, la reversibilidad de un impacto va a depender, principalmente, de que este no altere en demasía al medio. Cosa altamente complicada, sobre todo porque el medio ambiente se encuentra en un estado bastante vulnerable.

¿El futuro de la humanidad está en peligro?

La población está creciendo de una manera bastante rápida. Esto va asociado a un mayor consumo de recursos, generación de residuos y, por tanto, un mayor impacto sobre el medio ambiente.

Son numerosas las acciones que se empiezan a tomar para prevenir la degradación, pero también para intentar corregir y remediar aquellas alteraciones que se han dado y que tienen solución.

Dichas actuaciones que intentan conservar el medio, o para subsanarlo, quizás sean la solución ante un problema que ya está patente. Nos encontramos ante un momento esencial para la humanidad y solo nosotros podemos dar el paso para encontrar una solución.

El medio ambiente, como bien sabemos, ha estado en constante cambio. Volcanes, incendios, terremotos, impactos extraterrestres, tsunamis, migraciones de especies y otra multitud de impactos naturales han ido modificando el medio. Las especies han ido apareciendo y desapareciendo como consecuencia de ello.

Por tanto, es evidente que el medio ambiente siempre se adapta. El problema, egoístamente hablando, surge cuando nos damos cuenta de que, quizás, sea nuestra especie la que no esté preparada para un cambio tan abrumador y rápido.

¿Corre peligro la humanidad? ¿Podremos encontrar una solución que evite nuestra desaparición? La solución solo depende de nosotros. Esperemos estar aún a tiempo.

Categorizado en: Gestión Integrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Product Led Growth: qué es y cómo aplicarlo

Product Led Growth: qué es y cómo aplicarlo

Iván Iglesias Baena
40 minutos
04/03/2024 17:00
Gestión del cambio en las organizaciones

Gestión del cambio en las organizaciones

Eduard Alcaraz
45 minutos
11/03/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School