costumbres alemanas

10 costumbres alemanas que debes conocer

06/06/2022
Número de visualizaciones

Cuando hablamos de costumbres, en este caso costumbres alemanas, es importante tener en cuenta los estereotipos que muchas veces desdibujan el carácter de una comunidad. Y para no caer en estos estereotipos es importante conocer bien dicho país. Igual que en España no todo el mundo duerme la siesta ni sabe bailar flamenco, en Alemania no beben cerveza a todas horas ni son siempre puntuales.

Si te preguntan sobre costumbres alemanas probablemente te vengan a la cabeza estas: puntualidad y cerveza. Pero ¿cuánto hay de estereotipo en este tipo de costumbres? En este artículo haremos un recorrido por algunas de las costumbres más típicas en Alemania que seguro conozcas, pero también descubrirás otras muy sorprendentes que solo puedes llegar a conocer si pasas una larga estancia en este país.

Las costumbres alemanas más populares

Quitarse los zapatos

Hayas visitado alguna vez o no Alemania, seguro que has oído hablar de la costumbre de quitarse los zapatos al entrar en casa. Lo normal en los hogares alemanes es tener un espacio justo en la entrada dedicado al almacenaje de zapatos y a descalzarse. Seguro que estás pensando, ¡qué frío deben pasar las visitas! Debes saber que están acostumbrados a andar en calcetines por casa así que no es un problema. Hasta para guarderías y colegios en los primeros años, los niños van en calcetines o tienen sus propios Hausshue (zapatillas de estar por casa). Además, la mayoría de centros cuentan con buenos sistemas de calefacción que mantienen una temperatura adecuada en el interior para no pasar frio.

Propinas obligatorias ¿Sí o no?

Si has viajado por diferentes países habrás podido observar cómo la costumbre de dejar propina cambia de país en país. En Alemania no es obligatorio dejar propina en restaurantes y bares, pero sí lo hace la gran mayoría de la gente. Siempre que hay servicio de mesa es costumbre dejar alrededor de un 5% de la cuenta o más de propina. Si pagas en efectivo, simplemente añadirás el dinero necesario a la cuenta y si pagas con tarjeta, debes decirle al camarero la cantidad a pagar, añadiendo la propina.

Cultura del reciclaje

La correcta separación de los residuos es una parte fundamental del proceso de reciclaje. En Alemania se toman muy en serio esta separación y cuentan con contenedores muy específicos dependiendo del desecho. Además de separar entre papel, vidrio y envases, también separan en un contenedor específico los residuos exclusivamente orgánicos. Dependiendo de la región podemos encontrar más o menos tipos de contenedores, pero normalmente en Alemania dividen el reciclaje del vidrio en tres contenedores: vidrio blanco, verde y marrón. Por otro lado, en Alemania existe un sistema de devolución de envases conocido como Pfand. En esencia, este sistema se basa en que los consumidores pagan un dinero extra (entre 5 y 15 céntimos) por la compra de bebidas que estén envasadas en plástico, vidrio o lata. Tras consumir el producto, el envase se entrega en un punto de reciclado que normalmente está en los supermercados y se devuelve el importe extra del envase.

Los brindis se toman muy en serio

Como ya hemos comentado anteriormente, dependiendo de la región las costumbres alemanas varían, pero por norma general este momento de celebración normalmente sigue un riguroso protocolo. La palabra que se suele decir en Alemania mientras entrechocan copas o cervezas es Pröst y lo más importante de todo el brindis es mirarse a los ojos fijamente. No hacerlo de esta manera puede entenderse como un deseo de mala suerte para la persona con la que brindas. Por lo tanto, ¡no olvides mirar a los ojos mientras brindas!

Las costumbres alemanas más sorprendentes

Iluminación en las calles

Si vives en España estarás acostumbrado a que la mayoría de las calles estén relativamente iluminadas mediante el alumbrado público. Pues bien, en Alemania esto cambia bastante. El centro de las ciudades sí que suele estar iluminado de noche, pero conforme te alejas del núcleo de la ciudad, la iluminación empieza a ser cada vez más escasa. Al principio esto puede resultar peligroso y más si estás acostumbrado a una ciudad con abundante iluminación, pero lo cierto es que las ciudades son bastantes seguras y la baja iluminación no supone una preocupación, en cuanto a peligro, para la población alemana. Si visitas Alemania y caminas por la noche por la ciudad es normal que te encuentres parques o caminos poco transitado sin ningún tipo de iluminación y también es normal que encuentres gente caminando con tranquilidad por esas zonas.

La privacidad y el trabajo

En general, la personalidad y las costumbres de personas de países hispanohablantes se caracterizan por ser cercanas en todos los ámbitos. En España sería normal preguntar a un compañero de trabajo qué ha hecho el fin de semana o alguna otra pregunta personal sin resultar cotilla. Por el contrario, en Alemania es costumbre separar estrictamente la vida privada de la laboral. Si estás pensando en irte a trabajar a Alemania, deberías tener en cuenta esta costumbre a la hora de relacionarte en el trabajo para no general malentendidos.

Autopistas sin límite de velocidad

Otro de los estereotipos que se suele relacionar con los alemanes es el cumplimiento estricto de las normas, lo cual puede contrastar bastante con la conducción sin límites de velocidad por autopistas. Pues, aunque parezca mentira, esto es cierto, alrededor del 50% de las autopistas alemanas no tienen límite de velocidad. Este hecho genera mucha controversia y protagoniza intensos debates entre la población alemana. El país está dividido entre personas que quieren poner límites de velocidad a las autopistas y personas que quieren que la situación en sus carreteras siga siendo la misma. Si viajas por Alemania en coche, recuerda que no todas las autopistas carecen de límite de seguridad, las multas siguen existiendo para todas las carreteras.

Las costumbres alemanas más raras

Un rayo de sol, todos a la calle

Como en muchos otros países del norte de Europa, en Alemania no tienen muchos días soleados. Por esta razón es costumbre que cada vez que sale el sol la gente aproveche para interrumpir lo que estén haciendo y salir a la calle y a tomar el sol. Si estás acostumbrado a vivir en un país con muchos días de sol y decides mudarte a Alemania, seguro que acogerás esta costumbre alemana y no serás capaz de perderte ni un rayo de sol.

Agua con gas

Si estás pensando en pasar una larga temporada en Alemania y no estás acostumbrado al consumo de agua con gas, una de las palabras que debes aprender antes de visitar el país es “stilles Wasser” o agua sin gas. En Alemania siempre que pidas agua sin especificar nada más te servirán agua con gas. Así que ya puedes imaginar lo importante que es el consumo de esta bebida en Alemania. Es normal, además, tener en casa una maquina que carbonata el agua sin necesidad de comprarla ya embotellada.

Abrir ventanas

Antes de la reciente pandemia, en Alemania ya era costumbre ventilar los espacios cerrados. En algunas ocasiones y para personas de otro país puede llegar a percibirse como una obsesión. En oficinas, colegios y universidades es normal que cualquier persona se levante a abrir una ventana cuando considere que el ambiente está cargado. Da igual que nieve, llueva o haga calor, si el ambiente está cargado las ventanas se abren sin ningún problema.

Después de leer este artículo seguramente hayas descubierto algunas costumbres alemanas que desconocías o hayas conocido un poco más acerca de otras que ya habías escuchado. Sin duda, las costumbres de un país están muy arraigadas a la cultura y es muy importante conocer ambas cuando quieres residir en otro país o cuando quieres aprender otro idioma como el alemán. Si estás interesado en aprender alemán y conocer mejor su cultura, seguramente te interesarán algunos de nuestros cursos de alemán orientados a la comunicación o nuestros cursos específicos para distintos niveles como, por ejemplo, el curso de b2 de alemán. El aprendizaje de nuevos idiomas siempre va de la mano del enriquecimiento cultural y personal, así que, ¿a qué esperas para aprender alemán?

Categorizado en: Idiomas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School