Tendencias:
diferencias culturales entre España y Francia

10 diferencias culturales entre España y Francia

11/08/2023
Número de visualizaciones

Como todos sabemos, España y Francia son dos países vecinos de Europa. Sin embargo, a pesar de encontrarse tan cerca, hay una serie de diferencias culturales muy notables entre un país y otro. Si estás pensando en pasar una temporada en Francia, o simplemente sientes curiosidad, te invitamos a seguir leyendo el artículo en el que te explicamos 10 diferencias culturales entre España y Francia.

1. El carácter de las personas

Una de las principales diferencias culturales entre España y Francia que es bastante conocida es el carácter de sus habitantes.

Los españoles suelen ser más espontáneos y abiertos a conocer gente nueva, es más, normalmente entran en confianza con las personas que conocen enseguida. Los franceses, por el contrario, suelen ser más reservados y mantienen más las distancias cuando conocen a alguien por primera vez, aunque claro está, todo dependerá también de la persona y del contexto en el que se conozcan.

2. Puntualidad

Otra diferencia cultural que hay que destacar es la puntualidad.

En Francia la puntualidad es algo que valoran mucho, de hecho, es mejor llegar unos minutos antes de lo acordado que llegar justo a la hora prevista. La puntualidad es algo que se refleja también en los horarios del transporte público (que suelen respetarse siempre) y en las citas, por ejemplo, del médico, llegando incluso a enfadarse si se retrasan unos minutos.

Esto es algo que no pasa en España, donde es más común llegar a la hora prevista o incluso más tarde de lo que se dijo. Además, es bastante común que las citas se acaben retrasando por unas u otras razones.

3. Transporte público

Una diferencia importante a comentar es el uso del transporte público.

Aunque es cierto que en ambos países se utiliza el transporte público, en Francia se hace un uso mucho más frecuente de este. Por ejemplo, es muy común montar en tren entre pueblos o ciudades y para ir a trabajar. Además, se respetan mucho los horarios, avisando de los minutos que quedan para que lleguen los trenes y hay gran disponibilidad de horarios de estos. Lo mismo sucede con los autobuses, respetan la hora de llegada y, si se produce algún retraso avisan con bastante antelación, son rápidos y pasan cada varios minutos.

Por otro lado, en España, en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona sí suele haber variedad de horarios de transporte público, pero en las ciudades más pequeñas hay unas horas muy específicas y no se respetan tanto los horarios, además de que se tarda en llegar al destino. 

4. Horarios de las comidas

Como sabemos, España es un país con unos horarios de comida muy tardíos. Dependiendo de la persona y del trabajo que tenga, es muy común desayunar entre las 6:00-9:00 de la mañana, almorzar entre las 13:30-15:00 (aunque hay gente que come incluso más tarde) y cenar desde las 21:00 en adelante.

Sin embargo, en Francia las horas de las diferentes comidas son mucho más tempranas. Suelen desayunar entre las 6:00-8:00 de la mañana y comen entre las 12:00-13:30 (de hecho si vas a comer a un restaurante a partir de las 13:30 es muy probable que las cocinas ya estén cerradas), además, suelen cenar a partir de las 19:00.

5. Vida en la calle

Algo que caracteriza a España es la vida que se hace en la calle. Aquí es muy común salir a comer fuera y permanecer en las terrazas hasta altas horas, conocido como la "sobremesa".

No obstante, en Francia esa "sobremesa" no se suele dar, y es que normalmente se toman algo y se van casi enseguida. Los camareros suelen traer la cuenta junto con lo que se ha pedido y no está bien visto quedarse mucho rato después de haber terminado de tomar lo que se pidió, aunque está claro que no siempre es así y depende a veces del contexto en el que se reúna la gente, por ejemplo, las reuniones de estudiantes sí se alargan mucho más tiempo.

Lo que está claro es que en el hacer más o menos vida en la calle influye el carácter de las personas, algo que se comentó anteriormente, y el tiempo meteorológico, en España, normalmente hace mucho más sol que en Francia, por lo que apetece más salir fuera.

6. Familia e independencia

En ambos países la familia es algo muy importante, sin embargo, en España no es tan común irse a estudiar o trabajar muy lejos del núcleo familiar, aunque es cierto que en los últimos años la situación ha cambiado y cada vez son más los que se van a otras ciudades.

En Francia, por otro lado, es más habitual irse a estudiar o trabajar en una ciudad diferente, alejándose más del núcleo familiar. No obstante, hay que destacar que en esta decisión influye mucho la economía de cada familia, en Francia (por lo general) se suele ganar más dinero que en España, por lo que se pueden permitir irse lejos.

7. Educación y formalidad

Esta es otra diferencia muy conocida. En España la gente es bastante más cercana y se suele "tutear" desde el primer momento, excepto a personas más mayores, incluso hay profesores que prefieren que se les tutee en vez de tratarles de "usted".

En Francia esto es algo que no pasa, y es que si hay algo que respetan mucho es el hecho de tratar de manera formal a prácticamente todo el mundo. Aquí se tratan de "usted" todas las personas que no se conocen hasta, claro está, cuando empiezan a tener confianza. Además, es de muy mala educación tutear a los profesores, siempre se les trata de "usted".

8. Dulces y postres

Algo en lo que destaca Francia es en la elaboración de dulces y postres. Allí es muy común ver cómo los hacen en las diferentes tiendas, además, tienen mucha variedad y están especialmente ricos. Otra cosa que hay que resaltar es que, en Francia, a pesar de tener tal variedad de dulces, no es muy común comerlos como postre en las comidas, en su lugar suelen comer queso, yogur o fruta.

Sin embargo, en España, aunque no tengamos tanta variedad de dulces, sí que se prefiere comerlos después de almorzar.

9. Apellidos

Esto es algo en lo que España destaca mucho, y no solo con respecto a Francia, sino con la mayoría de países. Por norma general, en España se tienen dos apellidos, conservando el primero del padre y el primero de la madre, algo que confunde mucho a los franceses.

En Francia, sin embargo, solo conservan un apellido, que suele ser el paterno, aunque sí pueden tener dos nombres. Por lo tanto, es muy común que cuando un español les dice el nombre y los apellidos se piensen que el primer apellido es, en realidad, un segundo nombre.

10. Precios y calidad de vida

Tanto en España como en Francia hay una buena calidad de vida. Sin embargo, es cierto que los precios y el coste para vivir en Francia es mucho mayor que en España, aunque no hay que olvidar que los sueldos que se ganan en Francia suelen ser también más grandes, por lo que es normal que la calidad de vida sea allí más cara.

Estas han sido algunas diferencias culturales que hay entre España y Francia, ¿conoces alguna más? Estamos encantados de leerte.

Si te interesa el francés y toda su cultura y quieres empezar a aprender el idioma, te recomendamos nuestro Curso de Iniciación al Francés A1-A2. Utilisateur Élémentaire, con el que aprenderás lo básico del idioma.

Categorizado en: Idiomas

No hay comentarios

  1. Nelcy dice:

    Hola me interesa mucho el curso de francés

    0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

CRO: Cómo mejorar tu Tasa de Conversión

CRO: Cómo mejorar tu Tasa de Conversión

Yago González
1 hora 5 minutos
10/06/2024 17:00
¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

Marta Falcón
45 minutos
17/06/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School