La Marsellesa

La Marsellesa: ¿Un himno francés xenófobo?

04/07/2022
Número de visualizaciones

La Marsellesa es el himno nacional de Francia. Fue compuesto por el poeta y músico Joseph Rouget de Lisle en 1792, destinado en el batallón ''Enfants de la Patrie''. Cinco días antes de ser destinado, se proclamó la guerra contra Austria en París. El alcalde de Estrasburgo, al conocer la noticia, convocó a varios oficiales entre los que se encontraba Rouget de Lisle. Durante la reunión, le pidió que compusiera un canto de guerra para el ejército del Rin.

Rouget se implicó en la tarea, inspirándose  en un cartel que había visto en la calle con la proclama Aux armes, citoyens! Inicialmente, tituló su himno Canto de guerra para el ejército del Rin (Chant de guerre pour l'Armée du Rhin). Cuatro meses más tarde, el general François Mireur se encontraba en Marsella para preparar el avance de los voluntarios de la ciudad. Al conocer el himno, lo presentó a sus soldados, que lo aprendieron y difundieron por todo el país. El nombre de la Marsellesa llegaría poco después, cuando en julio de 1792 el grupo de voluntarios marselleses entró en París entonando el himno en cuestión. 

La Marsellesa fue un canto prohibido durante el Imperio y la Restauración, aunque recuperado brevemente por la Revolución de 1830. No sería hasta 1958 cuando fue oficialmente declarado himno nacional francés. Durante el siglo XIX y a principios del siglo XX, también se convirtió en el himno de los revolucionarios de toda Europa.

Allons ! Enfants de la Patrie !
 Le jour de gloire est arrivé !

Contexto histórico

La Revolución Francesa (1789-1804) fue un movimiento político, social e ideológico que se desarrolló en Francia y que se inició con la Toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789. El asalto a la Bastilla precipitó el fin del Antiguo Régimen y trajo consigo una serie de cambios políticos y sociales que no toda Europa apoyaba.

En 1789, el rey Luis XVI dominaba Francia bajo un sistema político absolutista. Durante la revolución, logró establecerse la separación de poderes, confiriendo el poder legislativo a la Asamblea Nacional, el poder ejecutivo al rey y a sus ministros y el poder judicial a los tribunales. No obstante, Luis XVI intentó disolver la fuerza la Asamblea Nacional, lo cual provocó que los sectores populares de París asaltaran la Bastilla (fortaleza en la que se guardaban las armas y se encarcelaba a los opositores del régimen). 

De esta manera, se logró neutralizar el poder del rey y comenzó la lucha por la supresión del feudalismo y de los privilegios de la nobleza. La Revolución Francesa no terminaría ese mismo año, sino que hubo diez años más de cambios, durante los cuales se dictaminaron los primeros derechos universales del ser humano, se redujo el poder de la Iglesia Católica y se redactó la primera constitución republicana de Occidente. 

La monarquía constitucional instaurada bajo los reglamentos de la Constitución de 1791 comenzó a verse afectada por los enfrentamientos internos a favor de la continuidad de la Revolución y por las amenazas de países como Austria y Prusia que apostaban por la reinstauración del Antiguo Régimen. 

Luis XVI, atemorizado por el curso que estaba tomando la revolución, decidió huir al extranjero con su familia. Sin embargo, fue descubierto en Varennes el 21 de junio de 1791 y, posteriormente, detenido y encerrado en el palacio de las Tullerías. El 10 de agosto de 1792, se produjo un asalto al palacio de las Tullerías y un mes después se proclamó la República. Entre los participantes, se encontraban los soldados voluntarios marselleses que dieron nombre a La Marsellesa.

¿Un himno xenófobo?

La Marsellesa es, sin ninguna duda, un canto nacional que incomoda. Recordemos que ya en 2013, el jugador de fútbol Karim Benzema asumió públicamente su rechazo a cantar el himno nacional. Si nos preguntamos a qué se debe la polémica, debemos previamente analizar los dos últimos versos del coro:

Aux armes citoyens !
Formez vos bataillons !
Marchons, marchons !
Qu’un sang impur
Abreuve nos sillons

¡A las armas, ciudadanos!
¡Formen sus batallones!
¡Marchemos, marchemos!
¡Que una sangre impura
inunde nuestros surcos!

Para algunos, sangre impura hace referencia a los ejércitos extranjeros y a la necesidad de mantener la pureza de la raza nacional. Teniendo en cuenta que en los últimos años se ha percibido un aumento del racismo y la islamofobia en Francia, pero también en el resto de Europa, para muchos franceses, sobre todo de origen extranjero, la letra levanta ampollas.

En contraposición a este análisis, no son pocos quienes afirman que sangre impura hace alusión a todos los contra-revolucionarios (franceses y extranjeros). En cualquier caso, es importante destacar que se trata de una canción bélica, nacida en un contexto nacionalista y en plena revolución. No obstante, para muchos es inconcebible que todavía hoy continúe promocionándose como símbolo de la nación. 

Una manera alternativa de aprender francés

Más allá del debate a favor o en contra de la letra, la Marsellesa es un himno a través del cual se puede aprender francés y adquirir un pensamiento crítico. La segmentación por estrofas nos permite descubrir una amplia variedad de vocabulario y de estructuras gramaticales (tiempos verbales, adjetivos demostrativos, pronombres posesivos y adjetivos posesivos). Al mismo tiempo, su estudio nos permite mejorar la pronunciación, la ortografía y ampliar nuestra cultura general.

El Curso Superior B1 Francés Online pretende transmitirte todas esas pinceladas que necesitas para conocer de cerca la cultura francesa, pero también para ampliar tus conocimientos de gramática y vocabulario y aprender a expresarte oralmente y por escrito en francés. No olvides que, en los tiempos que corren, el conocimiento es el arma más poderosa para cambiar el mundo. ¡Te esperamos!

Categorizado en: Idiomas

No hay comentarios

  1. Eldy dice:

    Costo por favor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School