trabajar de niñera en el extranjero

Trabajar de au pair: Por qué no es la mejor opción para estudiar idiomas en el extranjero

17/01/2022
Número de visualizaciones

Es posible que si estás estudiando idiomas hayas oído hablar o te hayas planteado trabajar de au pair. Es probable que te hayan contado que es la forma perfecta de aprender un idioma y ganar algo de dinero sin apenas esfuerzo, pero ¿es tan idílico como parece? ¡Vamos a descubrirlo!

El programa au pair consiste en trabajar para una familia cuidando a sus hijos. Generalmente, será en un país con lengua y cultura diferente a la de la persona au pair. Esta estará interesada en la lengua de acogida por alguna razón y se lanzará a la aventura de cuidar a sus hijos a cambio de manutención y una paga mensual.

Los requisitos para trabajar de au pair no son difíciles, dependen de los países y de la familia:

  • Tener entre 18 y 30 normalmente.
  • Tener experiencia con niños

Esos serían en principio los requisitos que piden las familias generalmente. En casos particulares podrían hacer requerimientos más específicos. por ejemplo, que la persona au-pair disponga de carné de conducir para llevar a los niños al colegio porque está lejos.

¿Por qué el au pair no es la mejor opción? 

Todo tiene sus pros y sus contras, ventajas y desventajas. Además, no todos los programas de estancia en el extranjero son para todo el mundo. Partiendo de ello, veamos por qué este programa no es la mejor opción:

Tendrás que adaptarte a un estilo de vida diferente al tuyo.

Una estancia en el extranjero conlleva el conocimiento y adaptación a otra cultura. Habrá muchas ocasiones en que aspectos culturales nos resulten totalmente ajenos y extraños. En ocasiones puede ocurrir - de nuevo dependiendo de la cultura de acogida y el nivel de conocimiento que tengamos de ella -, que la diferencia sea tan grande que se convierta en algo realmente desagradable o incluso que nos provoque un shock cultural.

Aprenderás un registro infantil

Bien es cierto que con niños se aprende muchísimo. La explicación suele ser que los niños aún no han adquirido cierto tipo de vergüenza cortés característica de los adultos que conlleva corregir a otra persona, es decir, dicen todo como lo piensan. Por ello, podrán corregirte y enseñarte en múltiples ocasiones. No obstante, no debemos olvidar que los niños, por regla general, tienen su propio registro. Es posible que aprendas estas palabras y no sepas decirlas en un registro adulto

Puedes automatizar sus errores

Durante la infancia, los niños están en fase de desarrollo cognitivo y constante aprendizaje de la lengua. Conforme aprenden a hablar, infieren reglas gramaticales - a diferencia de los adultos, que hemos de estudiarlas -. Hay ocasiones en que estas inferencias pueden ser falsas o atender a otras reglas (irregularidades). Un ejemplo de ello en español sería cuando los niños dicen "yo no sabo", ya que aprenden que la conjugación en primera persona presente acaba en -o (veo, hablo, corro,...) sin reparar en que "saber" es un verbo irregular.

Cuidar niños no siempre es tarea fácil

Aunque pueda parecer una tarea sencilla y pensemos que nuestro trabajo será únicamente jugar con niños, lo cierto es que  no es del todo así y que puede complicarse. No todo el mundo tiene la paciencia o la pericia para hacerlo. Además, hay un agravamiento: son niños, cuyos padres han depositado su confianza en ti: son tu responsabilidad.

Te pueden asignar más tareas 

Esto es algo que no debe ocurrir. La tarea de una persona au pair es únicamente encargarse de los niños, lo que puede incluir pequeñas tareas relacionadas con ellos como preparar meriendas o supervisarles en sus propias tareas, mientras ordenan su habitación, por ejemplo. Si se da el caso de que exigen más tareas, deberás defenderte y oponerte a ello, lo cual no es plato de gusto de nadie. Puede ocurrir que si accedes una primera vez por cortesía o vergüenza a negarte, se aprovechen y se te asignen más tareas, o incluso, se convierta en una costumbre.
Algo similar puede ocurrir con el horario; algún día pueden pedirte que  
No pasa nada si es un caso excepcional pero no debe convertirse en una costumbre.

Es importante tener todo ello en cuenta y mantenerse firme desde el comienzo de la estancia.

Puede que no haya contrato

Hay países en que se firma un contrato por ambas partes al principio de la estancia y otros en que esta práctica brilla por su ausencia. Para evitar cuestiones mencionadas anteriormente, sería conveniente pedir que se firme un contrato. Idealmente deberíamos pedirlo al escoger a la familia para que más adelante no haya "sorpresas". En él se debería recoger puntos importantes como tareas, horarios, salario, términos y demás aspectos que nos parezcan relevantes de dar a conocer y que ambas partes expliciten su acuerdo.

Teniendo todo esto en cuenta, podemos considerar otras formas de aprender idiomas igualmente muy efectivas.

Categorizado en: Idiomas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School