Tendencias:
La maldad en el ser humano

Efecto Lucifer: personas buenas o personas malas

30/09/2020
Número de visualizaciones

¿Qué es la maldad? ¿Se nace o se hace? ¿Es inherente a la personalidad de la persona? ¿Qué hace que una buena persona actué con maldad? ¿Sería yo capaz de actuar con maldad?

Podemos definir la maldad como:
“La maldad consiste en obrar deliberadamente de una forma que dañe, maltrate, humille, deshumanice, o destruya a personas inocentes, o en hacer uso de la propia autoridad y del poder sintético para alentar o permitir que otros obren así en nuestro nombre” (Zimbardo, 2007)

El lado oscuro de la historia

La historia de la humanidad y la vivida por cada persona nos manifiesta que la esencia del hombre no es el bien ni el mal, el amor ni el odio, sino la tensión entre uno y otro y los factores situacionales. Si nos crearan como personas buenas o malas, seríamos autómatas en un cuerpo. Lo que nos hace precisamente humanos es la tensión inherente a la capacidad de elegir y encontrar soluciones para que la vida, como especie y como individuos, siga el camino de la moral y la dignidad o de la regresión y el caos.

El término “Efecto Lucifer” fue acuñado por primera vez por el renombrado psicólogo social Phillip Zimbardo, quien además escribió el libro que tituló como “El efecto Lucifer: el porqué de la maldad.” Su objetivo fue estudiar la vulnerabilidad humana hacia el lado oscuro. Apoyándose en ejemplos históricos y en sus propias investigaciones, pormenoriza cómo las fuerzas situaciones y la dinámica de grupo interactúan para que hombres y mujeres comentan actos malvados convirtiéndose en verdaderos monstruos.

Para ello, repasa las malas prácticas corporativas y el genocidio organizado, hasta la historia de los honrados soldados estadounidenses que terminaron torturando a prisioneros iraquíes en Abu Ghraib. El término Lucifer fue utilizado en alusión al personaje bíblico Lucifer, el ángel favorito de Dios, que termina transformándose en Satanás en uno de los episodios bíblicos.

El experimento de la cárcel de Stanford

Zimbardo, diseñó este experimento con el objetivo de observar el comportamiento humano de personas que no habían tenido relación con el entorno carcelario y como se adaptaban a este en una situación de extrema vulnerabilidad.

Para conseguir esto, simulo una prisión en las instalaciones de una universidad. Reclutó a estudiantes mediante un aviso en los periódicos y les ofreció 15 dólares diarios. Finalmente, seleccionó a 24 participantes, a los que previamente les había pasado una batería de test psicológicos para descartar cualquier anormalidad psicológica. 

Para hacerlo lo más real posible, a los presos se les hizo pasar por una detención inesperada. Una vez recibidos en la cárcel, fueron vestidos con un uniforme, asignado un número de identificación y una celda compartida con otros dos prisioneros voluntarios. A los guardas, igualmente le dieron un uniforme y unas gafas de sol para animar su autoridad.

El experimento duraría 15 días en los que no habría ningún contacto con el exterior. Durante las primeras horas, las órdenes fueron inofensivas, pero a partir del segundo día, los guardias comenzaron con actos humillantes e incluso violentos hacia los presos, a pesar de que se les había indicado que la violencia estaba prohibida. Estas humillaciones pasaban por negarles ir al baño a los reclusos, sustraerles sus colchones, quitarles la comida y obligarles a limpiar retretes solo con sus manos.

Los presos, en sus roles de personas con desventaja, tardaron un poco más en interiorizarlo y rebelarse contra las conductas de los guardas. Como acto de defensa, colocaron sus camas contra la puerta para evitar que los guardas les quitaran sus colchones. Esto actuó como fuerza de represión y los guardas utilizaron el gas de los extintores para finalizar con esta revolución. Debido a la rápida degradación conductual que se observaba durante el experimento, tuvo que cortarse de forma prematura.

¿Puede la opresión eliminar la maldad de una persona?

El derecho a ir al servicio pasó a ser un privilegio que en ocasiones era denegado. Forzaron a los prisioneros a dormir desnudos en el suelo de hormigón y como castigo la comida era negada. A medida que el experimento evolucionó, muchos de los guardias aumentaron su sadismo, en particular por la noche, cuando creían que las cámaras estaban apagadas.

Debido a la violencia que estaban manifestando los guardias y la sumisión de los presos, asumiendo sus roles de forma extrema, el experimento tuvo que ser cancelado al sexto día y los guardas respondieron con enfado.

Llegado a este punto, la pregunta que ahora a todo lector le puede surgir es, ¿Cómo los guardias llegaron a ese nivel de maldad hacia los presos?

Zimbardo había seleccionado a estudiantes con personalidad no patológicas que además habían superado un test de violencia. Por lo que pudo concluir que la fuerza del contexto creada en la cárcel había conducido a que estudiantes pacíficos actuaran con violencia. La maldad podría considerarse un factor circunstancial, no existiendo personas buenas o malas.

Conclusión, la presión del ambiente provocó el efecto Lucifer

Tras este experimento, se acuñó así el llamado efecto Lucifer, un fenómeno social y un proceso de transformación por el cual una persona integrada en la sociedad y sin patologías se convierte en un individuo violento. No debido a factores psicológicos o traumas personales, sino a la presión del ambiente. Los escenarios estresantes, las reglas externas y el deseo de salir vencedores, hacen que los individuos se deshumanicen y actúen de una forma no esperada, justificando lo injustificable.

En conclusión, el contexto sumado a la conciencia que tiene la persona sobre sus circunstancias es lo que la induce a comportarse de una manera u otra. Así, si la situación nos lleva a realizar un acto violento, sin ser totalmente conscientes de esto, no conseguiremos hacer nada para evitarlo.
El progreso moral del hombre en particular y de la humanidad en general, no está en modo alguno asegurados: ambos viven en la dialéctica de la elección.

No obstante, con esto no queremos decir que todas las personas actuarían igual en las mismas situaciones. La principal moraleja que se puede extraer del efecto Lucifer es que el poder puede corromper las almas de los seres humanos. Entendamos poder no solo como dinero o autoridad política, sino como cualquier posición ventajosa dentro de un sistema jerárquico. Se trata del germen del darwinismo social que todos los seres humanos cultivamos en nuestro interior. No obstante, hay quien se puede dejar llevar por este instinto destructor, y quien puede optar por suprimirlo. Por supuesto, también hay personas que sufren trastornos psicológicos que pueden empujarles hacia un mal camino.

Por ello, una conclusión alternativa del efecto Lucifer es que todos los seres humanos somos capaces de obrar con maldad si se dan las circunstancias, pero no todos van a acabar sometiéndose a la tentación de ejercer la misma tiranía que los guardas del experimento. No podemos justificar ni pasar por alto conductas moralmente reprobables mediante una alusión justificatoria a las circunstancias de una persona que actúa con maldad.

Categorizado en: Educación y Sociedad

No hay comentarios

  1. Connie Aranda dice:

    Siempre estamos expuestos a situaciones de poder, depende de cada individuo la posibilidad de elegir tal o cuál conducta de acuerdo a su integridad moral que es puesta a prueba en estas situaciones extremas como la guerra por ejemplo

    0
  2. Cisne dice:

    No se sabe si este experimento fue manipulado, ya que no se sabe cómo fue realmente. Lo que sí se puede decir es que la presión y las reglas si pueden forzar a una persona a actuar de una manera para tratar se mantenerse ejemplo: esos guardias actuaron de esa manera para poder preservar según ellos su trabajo. Pese a que obviamente fue todo lo contrario pues pararon ese experimento.

    0
  3. Faby Sandoval dice:

    Buen dia, sabemos que en el caso de la delincuencia,  el contexto afecta de una manera muy importante. Debemos recordar que existen personas que nacen con determinadas patologías y que si éstas no se tratan la persona puede tener conductas antisociales. 
    Gracias y saludos.

    +3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Product Led Growth: qué es y cómo aplicarlo

Product Led Growth: qué es y cómo aplicarlo

Iván Iglesias Baena
40 minutos
04/03/2024 17:00
Gestión del cambio en las organizaciones

Gestión del cambio en las organizaciones

Eduard Alcaraz
45 minutos
11/03/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School