orientación educativa en la adolescencia

La orientación educativa en adolescentes: un proceso de acompañamiento crítico

30/06/2022
Número de visualizaciones

La importancia de la adolescencia en el desarrollo de las personas

El periodo vital que comprende la adolescencia se extiende desde los 10 a los 19 años, casi una década completa de intensos cambios entre la infancia y la vida adulta. Durante este periodo, las personas experimentamos un rápido crecimiento físico, cognitivo y psicosocial. La adolescencia sentará las bases de una buena salud e influirá en la forma de sentir, pensar e interactuar con el entorno. Aunque estas bases no son cerradas e inmutables, una correcta orientación educativa en la adolescencia es crucial para establecer un adecuado punto de partida.

También se desarrollarán pautas de comportamiento que determinarán aspectos importantes de la vida de las personas (en relación con la alimentación, salud sexual, consumo de sustancias tóxicas, actividad física...) Algunas características son:

  • Es un adiós a la infancia: existe una ruptura con la niñez y esto implica un periodo de desarrollo en el que se tiene la sensación de ser muy mayor para unas cosas y pequeño/a para otras. Aparecen nuevos interrogantes y, progresivamente, una incertidumbre sobre el futuro.
  • Se trata de un periodo de exploración: en base a lo anterior, aparece todo un nuevo mundo que implica la exploración de nuevas experiencias.
  • Existen limitaciones: los/as adolescentes tienen una necesidad de libertad que choca con normas sociales y familiares. Pueden sentir control, límites e incomprensión, por lo que pueden surgir situaciones de rebeldía.
  • Cambios a nivel hormonal: los cambios en el carácter en la adolescencia, así como las conductas agresivas o la irritabilidad, vienen condicionados por una serie de cambios hormonales (aumento testosterona, ciclo menstrual...)
  • Desarrollo de la identidad: una de las características más problemáticas es la importancia que tiene el desarrollo de la identidad sobre el carácter de los/as adolescentes. Cobra gran importancia el aspecto físico, el rechazo o aceptación en grupos, etc.

Desarrollo personal: autoestima y autoconcepto en la adolescencia

Durante la adolescencia, el aspecto físico y las descripciones y valoraciones personales tienen mucha importancia para las personas, en especial cuando se hacen comparaciones con respecto a un grupo. Dentro del desarrollo de la propia identidad, las manifestaciones físicas se hacen muy evidentes. Cobran así relevancia los términos autoconcepto y autoestima:

  • El autoconcepto es la representación del yo, una descripción (idea) de nosotros/as mismos/as, de cómo pensamos que somos.
  • Al hablar de autoestima, nos referimos a una valoración, a una evaluación global de nosotros/as mismos/as, de nuestra valía personal.

Una de las principales diferencias, como vemos, es que el autoconcepto se centra más en componentes descriptivos mientras que la autoestima tiene un claro componente valorativo, pero van ligados.

Aspectos a tener en cuenta para la orientación educativa en la adolescencia

Además de los factores anteriores, para llevar a cabo una buena orientación educativa con adolescentes, es preciso atender a diversos factores que pueden influir en el desarrollo de las personas, como por ejemplo:

  • La dimensión comunitaria, que implica que una persona, para encontrarse a sí misma, debe haber encontrado su dimensión comunitaria. Esto es, un balance entre aspectos heredados de la familia, la sociedad y las decisiones tomadas, todo dentro de un marco histórico-cultural específico.
  • La dinámica del conflicto: suelen existir sentimientos contradictorios en la adolescencia o de vulnerabilidad.
  • Periodo evolutivo de las personas: tienen presencia elementos de tipo biológico, psicológico y social.
  • Modelos que han sido recibidos: se deben analizar los modelos parentales y otros posibles modelos educativo-comunitarios.
  • Aspectos históricos: el periodo histórico en el que se vive tiene unas características concretas que han de considerarse.
  • Historia personal: distintas situaciones acontecidas a nivel personal: nivel socioeconómico bajo, migraciones, maltrato...

Ventajas y beneficios de una buena orientación educativa en la adolescencia

La orientación y el asesoramiento son beneficiosos en cualquier momento vital. Sin embargo, en la adolescencia cobran una especial importancia ya que tendrán beneficios muy destacables en la vida de las personas:

  • Autoconocimiento: los/as adolescentes podrán comprender mejor sus habilidades y aptitudes pudiendo así identificar sus fortalezas y debilidades. De este modo, se genera un mayor conocimiento sobre sí mismo/a. Esto ayudará también a su autorregulación emocional y a la capacidad de adaptación a nuevas circunstancias y a la hora de afrontar cambios. Muy importante el autoconocimiento sexual, que debe ser trabajado desde la infancia.
  • Selección de prioridades: se mejora la capacidad para tomar decisiones y diferenciar entre cosas importantes y no importantes con respecto a sus objetivos de vida.
  • Integración familiar: la orientación debe trascender las aulas y abarcar otros ámbitos, como el familiar. Las redes colaborativas entre los centros docentes y las familias facilitan las relaciones del alumnado con estas.
  • Resolución de problemas: a través de la orientación educativa, el alumnado obtiene una serie de herramientas que le sirven a la hora de evaluar situaciones y tomar decisiones.
  • Relación alumnado-profesorado: las relaciones mejoran ya que la autoridad se basa en el acompañamiento y ayuda crítica y no en una autoridad rígida, impuesta y jerarquizada.

Una adecuada orientación motivadora para el futuro y en sociedad

Es bastante frecuente comenzar desde la adolescencia a presionar en cuestiones relacionadas con lo laboral o lo profesional a nuestros/as adolescentes. En este intento de profesionalización prematura, ponemos el foco en el rendimiento académico (pensando únicamente en calificaciones cuando este concepto debería ir más allá) como elemento central de sus vidas por el que deben dejarse la piel. Los/as adolescentes pueden captar un mensaje erróneo de que una calificación lo es todo para ser alguien en la vida.

La adolescencia tiende a considerarse como una etapa de transición a la edad adulta. Bajo esta consideración, hay una tendencia a acelerar la toma de decisiones de las personas para adecuarla a una correcta inserción a la vida adulta lo antes posible, especialmente en el ámbito laboral. Las personas pueden no estar preparadas para esta situación.

La figura del orientador/a como colega crítico/a en la educación educativa en la adolescencia

En contraposición a lo anterior, la persona orientadora debe establecer una relación de cercanía y cordialidad con los/as adolescentes. Esto no quiere decir que se rompan las relaciones de autoridad, sino que se reconstruyan hacia espacios de cercanía con el alumnado. El orientador/a ha de llevar a cabo un acompañamiento crítico durante el camino escolar del alumnado, un papel de colega crítico. Esto quiere decir que debe desarrollarse la orientación desde un entendimiento, una escucha activa, una constante comprensión del alumnado. Esto debe desarrollarse sin perder de vista las responsabilidades académicas, sociales y familiares del alumnado.

Es importante, para realizar una buena orientación, enfocar la orientación educativa en la adolescencia hacia cuatro direcciones:

  • Orientación académica: es importante guiar al alumnado por el recorrido del sistema educativo durante la educación básica, pero asesorar especialmente en la educación postobligatoria en lo casos en los que se decida continuar con el itinerario académico.
  • Orientación vocacional (hacia el interior, gustos propios): ayudar al alumnado a encontrar su vocación en la vida, más allá de los resultados académicos. La idea fundamental es motivarlos vocacionalmente con una cultura del esfuerzo. Deben ser conscientes de que para conseguir sus objetivos, se esperan/necesitan unos resultados académicos concretos, y no al revés. No obstante, deben entender que, de no obtenerlos, existen otras vías de profesionalización y oportunidades, que esto no es una prueba a vida o muerte.
  • Orientación profesional (hacia el exterior, responsabilidades): se debe tomar conciencia del sentido de la responsabilidad. Mediante la orientación debemos hacerles conscientes de que ese desempeño vital-vocacional implica una serie de condiciones o formas de actuar determinadas.
  • Orientación personal: la orientación siempre ha de conectar transversalmente con el componente personal. Lo más importante es escuchar y comprender a los/as adolescentes, siempre desde esta posición crítica que mencionamos. 

Una reflexión final

En general, debemos realizar una orientación para la vida social. Hemos de preparar al alumnado para vivir en sociedad y en comunidad, desarrollando los conceptos de responsabilidad, consciencia, respeto y obligaciones, pero haciéndolo caminando con ellos/as a su lado, y no desde las alturas de una posición jerarquizada. Estas posiciones jerarquizadas provocan distanciamiento, y desde esta posición de distanciamiento es más complicado conseguir objetivos.

Categorizado en: Educación y Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School