Tendencias:
dificultades de la lengua española

Dificultades de la lengua española para los angloparlantes

23/04/2023
Número de visualizaciones

Es posible que si hemos aprendido alguna lengua extranjera o si hemos conocido a personas de diferentes nacionalidades nos hayamos parado a reflexionar sobre nuestra lengua materna. Estas reflexiones pueden ir desde la formación de ciertas palabras, su etimología, significado o unicidad respecto a otros idiomas. Posiblemente, estas reflexiones nos hayan llevado a pensar en las dificultades de la lengua española. Si además nos hemos interesado por el tema de la enseñanza del español como lengua extranjera (ELE) nuestro interés será mayor.

Podemos pensar que no siempre es necesario dominar el inglés para impartir una clase de ELE a alumnos angloparlantes. Si se trata de alumnos adultos de cierto nivel, podemos utilizar principalmente el español durante la clase. Además, de esta manera, aumentaremos su exposición a la lengua que quieren aprender. Sin embargo, sí es muy importante conocer las dificultades del español para estos alumnos. Ser conocedores de aquellas dificultades de la lengua española que les pueden causar más problemas debido a inferencias con su lengua materna aportará calidad a nuestras clases. De esta forma podremos hacer hincapié en cuestiones más complicadas para ellos, además de dedicarles más tiempo y práctica.

Conocer cuáles son estos elementos nos permitirá adecuarnos mejor a sus necesidades, diseñar las sesiones formativas de manera más eficiente y ayudarles a salvar estos obstáculos preparando más actividades centradas en estas diferencias.

¿Es difícil aprender español?

La dificultad del español es muy relativa y depende de varios factores. En primer lugar, a un extranjero cuya lengua materna sea romance y se encuentre más próxima al español le resultará más sencillo aprenderlo. Estos serían los hablantes de portugués, italiano, francés o rumano, ya que, al provenir sus lenguas directamente del latín, guardan semejanzas entre sí en el campo gramatical y léxico. Y dentro de esta lógica, a un portugués le será mucho más sencillo asimilar y aprender español en comparación con un rumano.

Otro aspecto por tener en cuenta es que aprender una lengua, especialmente su léxico, siempre es una tarea complicada. Por muy sencilla que nos resulte su gramática, tenemos que estar en contacto constante y aplicándola en la práctica con asiduidad para automatizar su uso, acostumbrarnos a ella y vivir experiencias en ella. Esto es lo que más tiempo y energía consume en cualquier lengua, por lo que en esta faceta podríamos considerar que el español es igual de difícil que el resto de lenguas.

Un factor que se suele ignorar a la hora de valorar la dificultad del aprendizaje del español para extranjeros es la cercanía de su cultura a la nuestra y si nos encontramos en la misma esfera de influencia. La lengua española se ha popularizado mucho, especialmente por la música española e hispanoamericana. Es por eso que muchos extranjeros ya han acumulado cierto vocabulario, han practicado la fonética y se han familiarizado con la lengua antes incluso de empezar a estudiarla. En este sentido, la globalización facilita con creces el aprendizaje del español como lengua extranjera.

No obstante, para países que no se encuentran en nuestra área de influencia, como pueden ser los países asiáticos como China o Japón, aprender español es una ardua tarea. Y no es solo porque sus lenguas no se parezcan en absolutamente nada a la española, sino también porque desconocen cualquier aspecto de nuestra cultura por completo y nunca han tenido contacto con el mundo hispanohablante.

Aprender español para angloparlantes es relativamente fácil. De hecho, según el Foreign Language Institute, institución educativa gubernamental de EEUU, categoriza el español como una de las lenguas más fáciles de aprender para los hablantes de inglés por su semejanza léxica y por el contacto estrecho entre las comunidades hispanohablantes y angloparlantes.

Dificultades de la lengua española: Ortografía

  • En relación con la ortografía encontramos que las tildes, los signos de puntuación al inicio de las oraciones interrogativas o exclamativas e incluso algunas letras del alfabeto o combinaciones de estas (ñ, ll, rr, ch). Estas suelen constituir una de las grandes dificultades de la lengua española. Bien es cierto que no son tan problemáticas a la hora de escribir pero sí al aprender su pronunciación. Especialmente dificultosa de pronunciar es la rr: palabras como perro / pero les serán difíciles de pronunciar y de marcar la diferencia entre una y otra.
  • B y v comparten el mismo fonema. En inglés existe una diferencia entre la b y la v en cuanto a pronunciación. En español bien es cierto que esta diferencia también existió pero se fue perdiendo con el tiempo. Hoy en día son pocas las regiones que siguen diferenciando entre ambas letras, lo que supone una dificultad añadida, pues los estudiantes de ELE tendrán que memorizar las palabras para no cometer faltas de ortografía. Lo mismo ocurre con la ll y la y.

Dificultades de la lengua española: Morfología

  • El género y la concordancia entre sustantivos y adjetivos. En inglés no hay distinción de género (child puede ser tanto un niño como una niña y small puede equivaler a pequeño o pequeña) esto hace que para los angloparlantes resulte muy complicado recordar el género de una palabra nueva para acompañarla de un adjetivo femenino o masculino. Es cierto que hay reglas generales, pero también muchas excepciones que hay que trabajar.
  • Además, a los adjetivos en inglés no se les añade una terminación en función del género del sustantivo al que acompañan como ocurre en español (La torre es alta - El edificio es alto / The tower is high - The building is high).
  • Uso de las preposiciones por y para. El origen del problema reside en que en inglés son la misma preposición: for. En ocasiones, con verbos en infinitivo, también to. La elección entre por y para les resulta complicada y suele ser un error recurrente.
  • Tú, vosotros, usted y ustedes también suele resultar confuso al principio. En inglés solo hay una palabra para todos ellos (you) por lo que nuestros alumnos necesitarán práctica hasta acostumbrarse a usar uno u otro en función de la situación y del grado de formalidad de la misma. Además, habrán de conjugar el verbo en su forma correcta según la persona.

Dificultades de la lengua española: Léxico

  • Los false friends son difíciles también a la inversa. Estas palabras se parecen en español e inglés pero tienen significados diferentes. Para ellos es una más de las dificultades de la lengua española. Por ejemplo, si una persona angloparlante escucha la palabra compromiso pensará en "un acuerdo por el que las dos partes obtienen menos de lo que esperaban", pues es lo que significa la palabra compromise. No pensarán en el sentido de "obligación contraída" que la palabra compromiso tiene para nosotros. En el siguiente enlace puedes conocer más sobre falsos amigos.

Dificultades de la lengua española: Gramática

  • Los verbos ser y estar también se confunden constantemente. Esto se explica porque en inglés se utiliza un solo verbo en ambos casos, el verbo to be. Como en inglés no existe esta diferencia, los alumnos tienen que aprender a distinguir cuándo hay que utilizar uno u otro. Hay ciertas reglas que nos ayudan a su aprendizaje. No obstante, en América Latina y en España no se hace el mismo uso de ambos verbos, lo que hace su aprendizaje aún más costoso.
  • El subjuntivo, un modo verbal que si bien existe en inglés, su uso es muy poco común.  Además, no está por completo diferenciado del modo indicativo: comparten formas verbales aunque el sentido en la frase sea diferente. Por esto, nuestros alumnos angloparlantes tendrán problemas para completar correctamente oraciones como “quiero que...”. En ellas tenderán a usar el indicativo ("quiero que vienes" en lugar de "quiero que vengas")
  • Gran variedad de tiempos verbales. En español hay multitud de  tiempos verbales en comparación con los existentes en inglés. Esto les supondrá una tarea difícil a la hora de elegir el tiempo que han de usar.

Estas son solo algunas de las dificultades más frecuentes del español. Es posible que nuestros alumnos encuentren otras muchas dependiendo de su lengua materna y del conocimiento de diferentes lenguas extranjeras que puedan tener. Es habitual que el dominio de otras lenguas extranjeras les sirva de puente para adquirir una nueva. Un alumno angloparlante que domine el francés experimentará menos dificultades que aquellos que no hablen otros idiomas.

Tener en mente las dificultades nos permitirá comprender por qué un alumno comete constantemente el mismo error, saber en qué punto debemos detenernos o en cuáles hacer hincapié durante la clase para ayudarles a superarlas y evitar la frustración que les pueden provocar, facilitando de esta manera su proceso de aprendizaje. Además, podemos poner en práctica diferentes fórmulas y métodos para que sean capaces de superar esas dificultades de manera amena y divertida.

Categorizado en: Idiomas

No hay comentarios

  1. Anahis Marin dice:

    Buenos días. Además de todas las dificultades mencionadas, algunos angloparlantes se  quejan de que el español tiene palabras demasiado largas y es que  en inglés (al menos en el inglés americano), tienden a acortar todo, incluso palabras muy cortas como «you all», son acortadas «you’ll». Estos acortamientos o contracciones se ven muy especialmente en el inglés coloquial.

    Hace unos días, una persona angloparlante abrió los ojos como platos cuando me escuchó decir la palabra «exageradamente» y me dijo que esa palabra era demasiado larga, que tenía demasiadas sílabas. Así pues, pienso que este es otro obstáculo que hay que salvar, tanto por parte de los estudiantes como de los profesores.

    Un saludo.

    0
    • Alba Enríquez Pozo dice:

      Buenos días, Anahis:

      Muchas gracias por tu aportación. Es cierto que el español tiene tendencia a alargar las palabras y las frases. Se podría decir que el inglés tiende, en cambio, a la simplificación y economía del lenguaje. ¡Estás en lo cierto!

      Un saludo

      0
  2. Lucia dice:

    Estoy de acuerdo con el artículo porque todo depende de la lengua y de las características de cada alumno. No es lo mismo enseñarle español a alguien que habla francés, turco o inglés. Además también es necesaria una adecuación a la hora de enseñar el acento de España o el de Argentina ya que este último no es tan suave como el de España sino que se vuelve un poco más exigente como a la hora de pronunciar la RR o la LL  que los argentinos la pronunciamos como una Y. En el caso gramatical, creo que alguien que maneje bien la gramática francesa, no tendrá tanto problema para entender la española ya que, si bien es bastante similar, es aun más fácil de aprender. Claro que alguien que habla italiano o portugués  tendrá mucha más facilidad además para aprender el español.

    0
    • Celia Sánchez dice:

      Hola, Lucía:
      Muchas gracias por tu interesante aportación. Espero que te haya resultado de utilidad el artículo.
      Un saludo

      +1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Cambiar el Mundo con la Agenda 2030

Cambiar el Mundo con la Agenda 2030

Blanca Romero
45 minutos
20/05/2024 17:00
Marketing y Crecimiento Empresarial

Marketing y Crecimiento Empresarial

Carlos Álvarez Navas-Parejo
55 minutos
27/05/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School