Tendencias:
Dificultades del inglés

¿Por qué es difícil aprender inglés?: Causas y soluciones

09/05/2023
Número de visualizaciones

Una de las cuestiones por las que más quebraderos de cabeza se llevan los españoles es el aprendizaje de esta lengua germánica. La mayoría de nosotros la llevamos aprendiendo desde el colegio, sin embargo, tan solo un pequeño porcentaje logra utilizarla de manera efectiva al llegar a la adultez, ¿por qué es difícil aprender inglés?

Un reciente informe de Education First sitúa a España en la 34ª posición en cuanto a proficiencia en lengua inglesa. Puede que a simple vista no parezca tan dramático, pero tras ver las posiciones de países cercanos como Francia y, en especial, Portugal, podemos darnos cuenta del problema. Las explicaciones para este fenómeno suelen ser tres: falta de implicación de los docentes con los alumnos, calidad de los materiales y número de horas de estudio a la semana.

Pese a que pueden darse casos así, debemos tener en cuenta que la planificación de la enseñanza del inglés en el sistema educativo español no es siempre la ideal, ya que se estructura en torno a la gramática, prestando algo de atención a la expresión escrita y abandonando por completo la expresión oral. Por tanto, recae casi únicamente en los alumnos la tarea de buscar recursos formativos externos para poder mejorar su nivel.

No obstante, este es solamente uno de los factores a tener en cuenta.

Tres posibles razones para explicar el porqué nos es difícil aprender inglés

Estudio casi exclusivo de contenidos gramaticales

Como comentamos anteriormente, en España el estudio se centra casi exclusivamente en la gramática. Es cierto que estos conocimientos, sobre todo en los niveles iniciales, son esenciales para la buena estructuración de ideas, frases y textos. Sin embargo, a la hora de la verdad, la gramática no es el elemento más importante para lograr una buena comunicación.

El gran espacio que ocupa en la enseñanza de idiomas española hace que el tiempo se vea mucho más reducido para el resto de las destrezas, lo que nos lleva al siguiente problema.

Falta de exposición a la lengua y a la cultura inglesa

Recordemos que el objetivo principal de toda lengua es permitir la comunicación entre dos individuos; si centramos el estudio en la gramática, los alumnos podrán producir discursos escritos, pero se verán inseguros a la hora de producir discursos orales. Elementos como la pronunciación, a veces esencial dada la cantidad de homófonos de la lengua inglesa, pasan desapercibidos.

Fuera de clase, la exposición al inglés es prácticamente nula; las películas y series se doblan al español de manera sistemática. Además, en ocasiones esto hace que expresiones cotidianas y elementos culturales pasen a ser traducidos por equivalentes conocidos en nuestra cultura, lo que no contribuye al aprendizaje o a la práctica de la lengua.

El inglés no es fácil y tiene sus propias dificultades

El inglés y el español son lenguas que pertenecen a diferentes ramas lingüísticas (germánica y romance). Ello hace que, pese a que una gran cantidad de términos y expresiones sean totalmente equivalentes, se den dificultades a la hora de producir textos y discursos. Además, elementos como los phrasal verbs, la equivalencia de tiempos verbales y la pronunciación contribuyen a la creencia de que el inglés es una lengua complicada de aprender.

Entonces, ¿Qué podemos hacer para solucionar estos problemas? ¿es el inglés realmente un idioma difícil de aprender? A continuación, verás algunos consejos para mejorar tu nivel.

¿Qué es lo más difícil del inglés?

Estructuras demasiado fijas y auxiliares

Sujeto-verbo-objeto… ¿No parece tan difícil no? El problema viene cuando añadimos elementos estructurales en oraciones negativas e interrogativas como los auxiliares y ahondamos un poco en las reglas sintácticas que varían según el tipo de oración que estemos formulando. No hablemos ya de las preguntas negativas, oraciones interrogativas indirectas o preguntas utilizando tiempos compuestos. Aunque estemos hablando de reglas regulares, para los que están empezando a aprender el idioma este es el primer escollo al que se enfrentan, ya que no es lo mismo aprender estas reglas en teoría que emplearlas sistemáticamente en la práctica.

Pronunciación y escritura

Este quizá sea el aspecto más complicado del inglés. Y es que esta dificultad tiene sus dos propios obstáculos: la fonética inglesa y la falta de concordancia entre la lengua oral y escrita en inglés. Los hispanohablantes nos damos de bruces de primeras con un inventario fonético muy amplio con fonemas que nos son totalmente ajenos, especialmente en lo vocálico. Es por eso que si no afinamos muy bien nuestra pronunciación desde el principio, tendremos problemas para hacernos entender. Y no solo eso, sino que la prosodia en inglés es increíblemente melódica en comparación con la del español, por la que la información se entona de manera muy diferente. Esto tiene también su impacto en la pragmática y en los usos sociales de la lengua inglesa.

Pero probablemente en el plano mnemotécnico lo más complicado sea el desacople entre una ortografía anquilosada en otros tiempos y una fonética moderna, fluida y en constante evolución. Por eso, cada palabra tiene su propia manera de pronunciarse. Claramente, pueden identificarse infinidad de patrones que nos ayudarán a predecir cómo se pronuncia una palabra en función de su escritura, pero hay muchas excepciones a las reglas ortográficas y nunca podremos estar seguros. Observa la diferencia de pronunciación en las vocales de estas palabras tan parecidas: thought, through, though, tough, thorough y throughout.

Verbos frasales

Es la verdadera pesadilla de los estudiantes de inglés más avanzados. Resulta que en inglés y en el resto de lenguas germánicas los verbos no solo tienen su forma raíz, sino que se les puede añadir preposiciones para crear verbos con significados totalmente diferentes. A su vez, de estos verbos pueden derivarse sustantivos. Los verbos frasales suelen pertenecer al ámbito coloquial, mientras que los verbos latinos y sin aditivos suenan más formales y solemnes, por lo que hay que aprender dobletes verbales en muchos casos.

Algunos verbos frasales son:

  • Look for (buscar). Su alternativa no frasal es search o seek.
  • Wipe out (borrar algo). Su alternativa no frasal es erase.
  • Break down (dividir algo en varias partes). Su alternativa no frasal es divide.
  • Go off (saltar, como una alarma, explotar). Su alternativa no frasal es explode.
  • Look down on (despreciar). Su alternativa no frasal es despise.
  • Bring forth (llevar a cabo). Su alternativa no frasal es produce, create o present en función del contexto.
  • Tear down (derribar). Su alternativa no frasal es demolish.
  • Break off (desprender). Su alternativa no frasal es deatch.
  • Go on (continuar). Su alternativa no frasal es continue.
  • Explain away (excusarse). Su alternativa no frasal es justify.
  • Think through (meditar algo con atención). Su alternativa no frasal es consider o evaluate.
  • Back up (respaldar). Su alternativa no frasal es endorse.
  • Come up with (inventarse algo, ocurrírsele a alguien algo). Su alternativa no frasal es invent o suggest en función del contexto.

Como podrás comprobar, los verbos frasales expanden la flexibilidad del vocabulario en inglés y permiten crear fácilmente nuevos conceptos. Sin embargo, para los estudiantes de inglés los verbos frasales resultan una dificultad que nunca se termina de superar.

Consejos para aprender inglés con éxito

No te dediques solo a la gramática

El estudio de la gramática es importante, por lo que no debemos olvidarla ni sustituirla por las otras aptitudes. Eso sí, es necesario ponerla en práctica de manera oral mediante conversaciones o exposiciones. Una opción para ello, por ejemplo, es mediante los intercambios de lenguas o a través de cursos de conversación. Comienza desde lo más básico y, poco a poco, irás adquiriendo soltura y serás capaz de expresar ideas más abstractas utilizando un vocabulario y unas estructuras más precisas.

Si eres autodidacta y prefieres hacer todo ello desde casa, cuentas con una gran variedad de recursos como materiales audiovisuales, ejercicios y explicaciones a tu disposición en Internet, e incluso puedes encontrar otras personas interesadas en intercambios lingüísticos.

Acércate al idioma

Gestos sencillos como exponerse media hora al día al idioma (de manera oral o escrita) podrían suponer grandes cambios a largo plazo. Podemos aprovechar el trayecto al trabajo para escuchar la radio o algún podcast en inglés, por ejemplo.

La manera más divertida de acostumbrarse a la lengua y asimilar nuevo vocabulario, no obstante, es mediante la escucha de música en inglés y la visualización de contenido en versión original con subtítulos. Te recomendamos que, si estás aún en un nivel básico, veas contenidos en versión original subtitulada que ya has visto doblados al español. ¡Seguro que logras entender la mayoría de las expresiones!

Pierde la vergüenza de hablar inglés en público

Esto es algo básico que muchas veces pasamos por alto. Nadie nace sabiendo, y es normal que cometas errores al empezar a practicar un idioma, por lo que no dejes que la vergüenza te impida poner en práctica toda la teoría que has estado aprendiendo. Como indicamos en el anterior apartado, empieza por las expresiones más básicas y poco a poco podrás ir subiendo la dificultad.

Si te preocupa excesivamente tu pronunciación y/o entonación, puedes probar la técnica del shadowing, que consiste en repetir una palabra o una frase en voz alta a la vez que lo escuchas. No requiere demasiado tiempo y lo puedes hacer con cualquier audio o video que desees.

Sé paciente

Un idioma es como una planta; tenemos que regarla para que poco a poco crezca y dé sus frutos. No te obsesiones en entender todo a la primera ni te impongas metas poco realistas, ya que lo único que conseguirás es frustrarte y terminar por abandonar el estudio.

Y tú, ¿tienes algún consejo o técnica que te haya servido en el aprendizaje del inglés o de cualquier otra lengua? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Categorizado en: Idiomas

No hay comentarios

  1. Gustavo Prieto dice:

    La inmersión lingüística es fundamental.La interacción útil y provechosa es prioridad de primer orden; la superficialidad es uno de los principales males de que adolece el aprendizaje de este idioma mediante las redes sociales.La interacción permanece estancada la mayor parte del tiempo.

    +1
    • Inés López Sánchez dice:

      Hola, Gustavo.
      Efectivamente, participar en situaciones comunicativas es fundamental para aprender un idioma. Para los estudiantes de inglés puede resultar algo difícil comunicarse utilizando una lengua extranjera por el miedo a cometer errores. Por esta razón es importante crear ambientes distendidos para favorecer la participación activa de los estudiantes.
      Un saludo.

      +1
  2. Carlos Trujillo dice:

    Muchas gracias por el articulo, la interacción es fundamental

    0
  3. Carlos Trujillo dice:

    Muchas gracias por este articulo estoy de acuerdo con la interacción

    0
  4. Fernando dice:

    Muchas gracias voy a tomar en cuenta la verdad si esta muy interesante.

    0
    • Alba Enríquez Pozo dice:

      Hola, Fernando:
      Muchas gracias por su comentario. Nos alegramos de que le haya parecido interesante.
      Un saludo.

      0
  5. Marco dice:

    Soy de México y el artículo me parece muy bueno, ya que en mi país ocurre lo mismo con la enseñanza de los idiomas, sobre todo en este caso el idioma inglés.
    Estoy estudiando inglés con un libro que encontré en Amazon, se llama «Inglés básico» de A. Ghiod. Siento que es muy buen método en la forma en que va enseñando los verbos en todos los tiempos verbales más usados en el inglés. El libro promete enseñar inglés en un periodo de 6 meses. No creo que se aprenda un idioma en tan poco tiempo sin embargo, creo que si es posible una comunicación fluida ya que, aunque el vocabulario que enseña es de solo 870 palabras, emplea modos verbales que permite ir estructurando la forma de comunicarse en todos los tiempos verbales sin emplear tantos verbos.

    0
    • Juan Gil Jiménez dice:

      Buenos días, Marco

      Muchas gracias por sus palabras. Nos apuntamos el libro, ya que resulta interesante lo que proponen. En lo personal, estoy de acuerdo con usted; puede que en 6 meses se pueda sentar una base sólida en el idioma, pero una lengua no se deja de aprender.

      Un saludo cordial,

      0
Ver más comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

¡El último hasta Septiembre! - Cómo entender a tu Cliente

Marta Falcón
1 hora 5 minutos
17/06/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School