Tendencias:
dialectos del español

¿Sabes cuáles son los dialectos del español?

24/10/2022
Número de visualizaciones

El español es una de las lenguas romances más habladas del mundo. De acuerdo con el Instituto Cervantes, 580 millones de personas hablan español, 438 millones de las cuales son hispanohablantes nativos. Hoy por hoy podemos afirmar que el español es la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes.

Como bien es sabido; el español o castellano es lengua oficial de España, aunque en el mundo hay 21 países que tienen el español como lengua oficial, entre ellos México, Colombia, Argentina, Perú, Ecuador, República Dominicana y Cuba. Aunque el español sea la lengua predominante en casi todas las comunidades autónomas de España, seis de ellas poseen también otras lenguas cooficiales: el catalán en Cataluña, el valenciano en la Comunidad Valenciana, el gallego en Galicia, el Euskera en el País Vasco y Navarra y el catalán en las Islas Baleares.

Además de la lengua oficial y las lenguas cooficiales, en España, y también en América Latina, existen una amplia variedad de dialectos. Antes de profundizar en los diferentes dialectos del español, conviene recordar que los dialectos son variantes de una lengua común que identifican a sus hablantes y que suelen manifestarse en el plano fonético-fonológico, morfosintáctico y léxico. 

Los dialectos del español en España

En España, podemos distinguir dos grandes variedades del castellano: las septentrionales y las meridionales. Las variedades septentrionales son aquellas que se hablan en la mitad norte de la península (el Leonés, el Castellano septentrional, el Churro, el Aragonés y el Riojano). Son dialectos del español muy próximos a lo que se considera «castellano estándar» y se utiliza de manera bastante homogénea en la zona norte y centro peninsular.

En cambio, las variedades meridionales (el Andaluz, el Canario, el Extremeño, el Murciano, el Madrileño y el Manchego) se hablan en la mitad sur de España y en las islas Canarias y poseen rasgos fonéticos mucho más marcados, fruto de la expansión castellana hacia el sur peninsular durante la época de la Reconquista.

Las variedades septentrionales

Los dialectos castellanos septentrionales, más conservadores, abarcan principalmente la mitad norte de España, con un límite impreciso que pasa por Salamanca, Ávila, Madrid, Guadalajara, Cuenca, norte de Albacete, Toledo y Ciudad Real. En Madrid y en la Mancha, a pesar de ser zonas consideradas de dialecto septentrional, se dan determinados rasgos meridionales, como la aspiración de la /s/ en posición implosiva.

Sus rasgos principales y diferenciadores son los siguientes:

  • Leísmo, laísmo
  • Yeísmo, aunque es más propio de los dialectos del sur
  • Diferenciación entre /s/ y /z/ (casa, caza)
  • Pérdida de la -d intervocálica en el participio de los verbos de la primera conjugación (cansao, avisao) 
  • Pronunciación interdental de la -d final (verdad, verdaz) o pérdida del sonido (amistad, amistá)

Las variedades meridionales

Los dialectos meridionales proceden de la extensión del castellano hacia el sur durante la Reconquista. De hecho, las regiones de la mitad sur de la Península y Canarias han experimentado desarrollos fonéticos particulares, llegando incluso a crear un sistema fonológico diferente del castellano.

Las características comunes a estos dialectos del español son las siguientes:

  • Relajación de la -s en posición final de sílaba y de palabra, que puede provocar una aspiración (las niñas, lah niñah)  o una pérdida de la consonante (avispa, avipa)
  • Seseo (cielo, sielo)
  • Ceceo (soy, zoy)
  • Relajación de las consonantes intervocálicas (/b/, /d/, /g/)
  • Yeísmo (halla, haya)

Los dialectos del español en América Latina

El español de América es el conjunto de variedades lingüísticas del español que se habla en el continente americano y conforma el 90% de los hispanohablantes del planeta. No obstante, la América hispanohablante no es un territorio monolingüe. Los países que la integran suelen hacer uso de dos o más lenguas que conviven con el español. El origen de estas lenguas es muy diverso; existen variedades criollas del español (palenquero y colombiano) y del inglés, así como modalidades mixtas y territorios que conservan otras lenguas europeas, como es el caso del alemán en el sur de Chile.

Ahora bien, el español es la principal herramienta de comunicación y presenta unas características muy similares a los dialectos del sur de España, concretamente a la variedad lingüística de Andalucía y de las Islas Canarias. A diferencia de estas, los préstamos del inglés son bastante más frecuentes, hay gran influencia de las lenguas indígenas y existen expresiones idiomáticas regionales particulares. 

Establecer una clasificación de las variedades dialectales de Latinoamérica puede resultar bastante complejo, sobre todo teniendo en cuenta que ya se han realizado numeras clasificaciones basadas en rasgos fonéticos, en combinaciones de rasgos fonéticos y morfológicos, en selecciones léxicas y en origen. Todas ellas presentan dos problemas de base: la falta de descripciones exhaustivas de muchas zonas y países y la desconsideración de las variedades diastráticas (diferencias entre grupos sociales). Por esta razón, los investigadores han optado por realizar descripciones lingüísticas detalladas de cada país. 

Podemos afirmar, eso sí, que hay una serie de características generales que la mayoría de hispanohablantes americanos comparten, entre ellas:

  • El seseo: c y z se pronuncian igual
  • El voseo: empleo de la forma «vos» para el pronombre de segunda persona del singular «tú»
  • El yeísmo: no hay diferencia entre el sonido ll (/ʎ/) y y (/j/)

El rol del profesor de ELE

Debemos partir siempre de la premisa de que ningún dialecto del español es inferior a otro; no existe una forma de hablar correcta o incorrecta según el origen. De hecho, nadie habla una lengua, sino que todos/as hablamos un dialecto. El profesor de ELE no debe tratar de imitar una variedad diferente, sino que es importante que lleve al aula la suya propia. Las variedades dialectales deben ser consideradas como un elemento enriquecedor, que permitirá conectar a los alumnos/as con la realidad y riqueza de nuestro idioma y darles a conocer las particularidades más significativas.

«El estudio científico de la lengua ha convencido a la mayoría de los académicos que todas las lenguas, y por lo tanto todos los dialectos, son equivalentemente "buenos" como sistemas lingüísticos. Todas las variedades de una lengua son sistemas gobernados por reglas complejas y estructuradas, y son totalmente adecuados para cumplir los requisitos de sus hablantes. De eso se desprende que los juicios de valor, respecto a la corrección y pureza de variantes lingüísticas, son sociales y no lingüísticos. No hay nada intrínseco en las variantes no-estándar que las haga inferiores.» (Manrique 1988, pp. 123-124).

Si la docencia es tu pasión y quieres contribuir a la difusión de las culturas hispánicas, te animamos a realizar el Curso de Profesor de Español para Extranjeros (Titulación Universitaria + 8 Créditos ECTS. Contarás con docentes especializados en el área que te asesorarán y te acompañarán a lo largo de todo el proceso. ¡No esperes más!

Ten invitamos, igualmente, a realizar el siguiente test para conocer qué dialecto hablas y, por consiguiente, cuál es tu procedencia. ¿Qué te ha parecido?, ¿coincide? ¡No dudes en dejarlo en los comentarios! En INESEM Business School estamos deseando conocerte.

Categorizado en: Idiomas

No hay comentarios

  1. Alberto Jose dice:

    Buenos días, el articulo de buena calidad. Le comento que nací en Colombia ya la edad de 28 años me vine a vivir al Ecuador en la zona sur. Ahí conocí el dialecto de los de Cuenca, queal hablar entonan o «cantan»

  2. Miguel Angel dice:

    Muy buen artículo, especialmente al reivindicar todas las variedades dialectales de nuestra rica lengua. Esta es una realidad que muchos profesores de ELE y muchas instituciones académicas siguen desestimando, en favor de la lengua estándar de España, o sea, la del centro-norte peninsular (bastante minoritaria en el contexto mundo hispánico, por cierto). Solo apuntar dos cosas. Me quedé con ganas de conocer más sobre los dialectos del español americano. Por otro lado, no creo que el yeísmo y el voseo se puedan generalizar como rasgos de la mayoría de los hispanohablantes de América.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School