Tendencias:
fórmulas magistrales

Usos y ventajas de las Fórmulas magistrales

02/11/2022
Número de visualizaciones
Te ayudamos a elegir tu formación

La formulación magistral acompaña a la humanidad desde sus inicios. La necesidad de encontrar e identificar el uso de productos que pudieran prevenir o tratar enfermedades provoco la aparición de este concepto.

Esta necesidad, surge en primer lugar de la relación del ser humano con su entorno. Y se desarrolla a través de la observación y el instinto. Posteriormente comienza a surgir la magia, el método científico, el ensayo y error.

La ejecución de las fórmulas magistrales como parte exclusiva de la función del farmacéutico y tiene un recorrido de más de siglo y medio. El actual desarrollo de los servicios farmacéuticos ha desplazado la formulación por el requerimiento técnico. Siendo pocas las Farmacias que desarrollan esta función.

¿Pero sabemos que son las fórmulas magistrales?

Las fórmulas magistrales son aquellos medicamentos que se elaboran en la Oficina de Farmacia bajo la supervisión de un farmacéutico. Van destinados al tratamiento de un paciente concreto.  Es prescrito por un médico que debe indicar detalladamente la composición y forma farmacéutica. Además de la elaboración, la figura del farmacéutico, será la encargada de transmitir la información del medicamento y uso adecuado.

Además, las terapias individualizadas deben asegurar que el paciente no correrá ningún riesgo tras su administración. Y que además otorga las suficientes garantías al este.

¿Sabes cuáles son las fórmulas magistrales más usadas en medicina actualmente?

La formulación responde frente a muchos tratamientos de enfermedades con poca incidencia, o en las que no existe alternativa comercializada, ya sea por dosis, composición o fórmula magistral. Los que conocemos la Farmacia sabemos que al día llegan prescripciones de fórmulas sobre todo dermatológicas e infantiles, más de las que imagináis.

A diario, se reciben prescripciones de fórmulas relacionadas con patologías dérmicas. Dentro de estas, los productos para la alopecia son seguramente, la formulación estrella, al día se producen millones de unidades de estos medicamentos individualizados en nuestras farmacias.

Estas fórmulas pueden ser líquidas (como el minoxidil), semisólidas (cremas despigmentantes) o sólidas (como las cápsulas de finasteride) y presentan composiciones muy variadas, en función del paciente, según su sexo, sus necesidades de tratamiento y otros aspectos relevantes.

Otra de las prescripciones más comunes, son las cremas de mezclas antibióticas y antimicóticas, con presencia o no de corticoides para el tratamiento de dermatitis que no responden al tratamiento habitual.

En el último año, con el repunte de brotes de sarna que se esta experimentando, se están realizando muchas prescripciones de vaselina azufrada. Con esto se tratar de frenar el parásito que se esta haciendo resistente a los tratamientos ya existentes.

Estos medicamentos individualizados, se derivan en gran medida de las consultas de especialistas en dermatología. Aunque existen otras muchas otras áreas que se valen de esta herramienta como: oftalmología, pediatría, neumología u odontología

Las fórmulas magistrales en tela de juicio

Hace algunos años se generó mucho revuelo, con relación a un caso acaecido en la formulación magistral de omeprazol para lactantes, que produjo hipertricosis. Por si no lo sabíais, la hipertricosis es la presencia anormal (según edad, sexo o raza) de un exceso de vello en los pacientes
Pues bien, lo que sucedió fue, que una empresa química por error en el etiquetado, suministro a las Farmacias minoxidil, fármaco contra la alopecia, en vez de omeprazol. Esto generó, que se observará un aumento de la cantidad de vello en los lactantes que habían hecho uso de las formulaciones que contenían dicha adulteración.
Afortunadamente, esto solo quedo en un susto, ya que estos efectos secundarios se revertirían al interrumpir la ingesta de dicha fórmula. No obstante, no es un proceso rápido, sino que se puede demorar varios meses.
Las fórmulas magistrales como comentábamos llevan siglos en nuestro catálogo farmacéutico y los errores experimentados en este servicio son muy pocos y aislados. Por tanto, considero, que además del gran valor terapéutico de dicho servicio, no se puede cuestionar su seguridad, eficacia y sistema de garantías en relación a algunos casos esporádicos y por causas ajenas a la realización de la fórmula.

Perspectivas de futuro

La medicina cada día más, navega hacia los tratamientos individualizados. Las estrategias y procedimientos genéticos nos permiten identificar diferencias muy sutiles entre individuos, que pueden determinar la eficacia del tratamiento. Siendo así, un estudio génico pormenorizado del paciente puede determinar la dosis exacta y el fármaco preciso lo que facilitaría la elección del tratamiento más eficaz y seguro.

Esta medicina individualizada, puede volver a posicionar el servicio de formulación magistral como pilar fundamental del sistema sanitario, con la consecuente disminución del gasto farmacéutico

Categorizado en: Biosanitario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School