involución: violencia de género juvenil en aumento

Violencia de género juvenil, ¿evolución o involución?

26/07/2017
Número de visualizaciones

Según datos de los últimos estudios realizados, se está produciendo una peligrosa involución en aspectos de violencia de género juvenil respecto a su percepción sobre comportamientos violentos dentro de la pareja.

Del informe "La percepción de la violencia de género en la adolescencia y la juventud" se desprende una percepción general de "evolución" en la situación y papel de la mujer en la sociedad, desde el punto de vista de su incorporación a numerosos ámbitos de los que durante mucho tiempo fue excluida.

Sin embargo, según concluye el estudio, aún existen modelos que pueden derivar en una "involución" de la violencia de género juvenil basada en argumentos del sistema patriarcal.

La violencia de género juvenil: datos de los últimos años

Se ha detectado que estas generaciones más jóvenes son las que, a pesar de recibir una educación en igualdad y paridad en todos los terrenos, siguen reproduciendo estereotipos machistas en sus formas de relacionarse en pareja. De este modo, uno de cada tres jóvenes españoles, de entre 15 y 29 años, considera "inevitable" o "aceptable" la denominada violencia de control como revisar el móvil de la pareja, controlar sus horarios, impedir que vea a amistades, imponer formas de vestir, insistir en mantener relaciones sexuales…

En contraposición, este mismo informe destaca que el 96% de las mujeres y el 92% de los hombres en estas edades consideran "totalmente inaceptable" la violencia de género.

Y llegados a este punto nos preguntaremos, ¿cómo es posible obtener datos tan contradictorios?. La respuesta es que ni todas las formas de violencia de género conllevan el mismo rechazo, ni todos los comportamientos que constituyen maltrato son identificados como tal.

La luchas contra la violencia de género juvenil es responsabilidad de todos. Medida preventivas

Por tanto, no debemos bajar la guardia, se debe continuar haceciendo hincapié en la educación como medida preventiva a la violencia de género juvenil, ya que a este tipo de violencia se suma la llegada de las nuevas tecnologías haciendo que pase aún más desapercibida y convirtiéndola en uno de los niveles más invisibles y tolerados de la violencia de género entre los jóvenes.

Debemos detener el proceso de involución, terminar con la herencia machista y la influencia de estereotipos discriminatorios, ya que pese al discurso aprendido, la violencia de género juvenil sigue manteniendo roles y convicciones que continúan perpetuando la desigualdad y el machismo a través de este tipo de mecanismos de control y posesión.

Categorizado en: Educación y Sociedad

No hay comentarios

  1. Susana dice:

    Pienso que aunque se les inculquen desde la infancia la tolerancia, el respeto y la igualdad, después, en la realidad en la que se desenvuelven los más jóvenes intervienen muchos más factores. Basta comprobar cuáles son sus ídolos, entre los que se encuentran artistas y deportistas que no son, precisamente, un modelo a seguir en esta materia, al igual que alguna música a la que siguen la gran mayoría.

    Existe mucha violencia de control, que ni ellos conocen y la cometen y toleran a diario. Hechos que se cometen y los justifican como que es porque “ me quiere mucho”…etc

    Como educadores debemos aun trabajar mucho con los adolescentes y que no quede en una teoría que queda bonita porque estás moda y ya está. Y como padres educar a nuestras hijas como personas fuertes e independientes sin tirar por tierra al hombre, como desde mi punto de vista se hace con algunos movimientos que hoy día están presente continuamente.

    Gracias por su artículo y por darnos la oportunidad de expresarnos.

  2. Ana dice:

    ES cierto que la violencia juvenil y sobre todo en genero sigue siendo parte de nuestra sociedad.

    Muchas son causa de la forma de vida, raza etc. Yo conozco casos de raza gitana que la violencia es respuesta a casi todo.

    En cuanto a las chicas maltratadas  tambièn hay chicas  que maltratan.

    EStoy de acuerdo que lo fundamental empieza con los padres y despues educacion escolar.

  3. Jacinta Bouza López dice:

    Buenos días.El artículo de Sonia me parece una buena reflexión, y también los comentarios que habéis hecho al respecto, pues creo que la igualdad «queda muy bien» en determinados discursos y conversaciones, pero la realidad es muy distinta, y todos tenemos ejemplos de ella cada día…La contradicción que nos rodea, pues intentamos educar verbalmente en igualdad, pero «sudamos la gota gorda» como mujeres cada día por hacer todo aquello que consideramos que tenemos que hacer, y que no llegamos porque es humanamente imposible… Por otra parte, desconocía el término de violencia de control, aludiendo a comportamientos que las nuevas tecnologías, junto con las redes sociales han desencadenado sobre todo en nuestros jóvenes.Hemos de intentar conseguir cada día un poquito más de respeto hacia los demás, y con ello alcanzaremos un nivel más aceptable y equitativo en la toma de responsabilidades y en la convivencia.Un saludo.

  4. Noelia Escriche dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con el análisis, en mi profesión lo veo todos los días y si bien las chicas también están avaladas para revisar el móvil de sus parejas, la forma es diferente, ellas lo hacen más a escondidas y lo más preocupante es que ven completamente normal este control en la pareja. Ellos lo hacen abiertamente y ellas lo aceptan como normal. Hay un problema de base, bajo mi punto de vista y es que educamos en igualdad de palabra, pero yo como trabajadora social y como profesional que trabaja con niños/as y jóvenes y además como madre que de vez en cuando puede ir a recoger a sus hijos al cole, veo como el discurso y las acciones no se corresponden. Muchas madres del colegio de mis hijos se sorprenden cuando digo que no dejo la comida hecha porque para eso está mi pareja que en ese rato no trabaja y yo sí, o madres jóvenes con las que trabajo y adolescentes ven como raro que esté trabajando en ciertos momentos en los que mis hijos necesitan estar al cuidado de su padre u otra persona. Entonces es cuando me pregunto si realmente educamos en igualdad o decimos que somos iguales pero porque está de moda. Y en esto tenemos que tomar la bandera las mujeres, no puedes decir a tu hija que somos iguales pero dejar la comida hecha por la noche porque si no tu pareja la tiene que hacer al medio día…. que mensaje estamos enviando…. La «superwoman», apareció para seguir manteniendo a la mujer en las tareas tradicionales además de  en el mundo laboral y que encima lo hicieran con una sonrisa…. en fin , el tema me enciende, hay tantas cosas que decir y que hacer…. Espero que en unos años la igualdad sea real y no un avance en ciertos círculos y/o discursos sociales.

    • Sonia Martínez Alonso dice:

      Hola Noelia, es cierto que debemos seguir trabajando para que la educación en valores de igualdad sea llevada a la práctica. Como bien índica el último estudio realizado sobre la «Percepción social de la Violencia de Género en Adolescencia y la Juventud», un alto porcentaje de los y las jóvenes entrevistados considera inaceptable la violencia de género (juventud educada en valores de igualdad) sin embargo reproducen conductas de control de la pareja, por ejemplo, y las consideran inevitables. Por tanto estoy de acuerdo en que la educación en igualdad no es sólo conocer la teoría, sino que debe ser ejemplificada y trasmitida por parte de los referentes de estos y estas adolescentes (padres y madres, educadores/as…) para que la pongan en práctica y la conviertan en realidad en sus relaciones de pareja, y sociales en general.

      Gracias por tu aportación, un saludo.

  5. ROSARIO DELGADO MARTÍN dice:

    Sonia, desde mi modesta experiencia hay una gran tolerancia por parte de las chicas jóvenes de las actitudes machistas de sus parejas, incluso llegan a estar sometidas desde una temprana edad, y en todas las clases sociales (cada vez son más los casos que llegan al Juzgado). Mi punto de vista, es que es un problema que se está empezando a escuchar ahora y que viene de lejos, por falta de información, educación (aulas y familia), formación, y un largo etcétera. Y espero, que las instituciones competentes le hagan frente a esta lacra social de las nuevas generaciones. Gracias por tu artículo.

    • Sonia Martínez Alonso dice:

      Gracias por tu comentario Rosario. Estoy de acuerdo en que es necesario conocer este tipo de situaciones para hacer hincapié en la educación, ya que es la clave para fomentar relaciones igualitarias. La educación es un proceso activo y participativo, y por ello debemos ser conscientes de que es tarea y responsabilidad de tod@s el erradicar este tipo de actitudes y pensamientos machistas.

Ver más comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School