Tendencias:
palabras aceptadas por la rae

Diez palabras aceptadas por la RAE que seguramente desconocías

23/01/2023
Número de visualizaciones

La Real Academia Española (RAE) es la institución que vela por el buen uso del español. Se encarga de elaborar las normas que nos permiten realizar un uso correcto de nuestra lengua y mantener su unidad dentro de los diferentes países hispanohablantes.

Cada año, la RAE actualiza su diccionario (DLE), incorporando nuevas palabras y acepciones y excluyendo otras por desuso o antigüedad. A su vez, cada cambio suele ir acompañado de un aluvión de críticas que alcanza su máxima expresión en redes sociales. Frecuentemente, la institución es acusada de obsoleta, lenta y sexista, pero te sorprenderá conocer algunas palabras aceptadas por la RAE que seguramente desconocías. ¡Continúa leyendo!

¿Cómo se incorporan nuevas palabras?

El Pleno de los académicos, junto al Instituto de Lexicografía y diversas comisiones, es el órgano encargado de tomar las decisiones que afectan al proceso de actualización del Diccionario de la lengua española.

La preparación de una nueva edición implica la observación, documentación y detección de cambios. El reconocimiento de una palabra puede ser propuesto por los académicos, la Fundéu o cualquier otra institución. A partir de ese momento, se estudia la solicitud.

Para que una palabra forme definitivamente parte del Diccionario de la lengua española, debe tener una escritura y pronunciación acorde a la morfología propia de la lengua española, aunque también se tiene en cuenta el tiempo de uso. Muchas palabras se utilizan de manera esporádica o transitoria y luego desaparecen. Cuando la palabra se generaliza, puede adquirir un registro estándar.

Como la propia institución indica, «la preparación de cada nueva edición del diccionario académico implica la identificación de nuevas palabras o nuevos significados y la revisión de las palabras que ya figuraban en él». La revisión se lleva a cabo agrupando las palabras según diferentes criterios; por ejemplo según el área temática, la procedencia o las características gramaticales (conjunciones, adverbios, sustantivos, etc.). 

Diez palabras incorporadas al DLE

¡Ahora sí! Ha llegado el momento de descubrir algunas palabras aceptadas por la RAE que tal vez desconocías:

  • Asín: si bien la forma terminada en -n está reconocida por la RAE, también se indica que se trata de un vulgarismo, por lo que no es aconsejable su uso. No obstante; no podemos decir que sea incorrecto, pero la forma más correcta sería escribir «así», sin -n al final.
  • Bluyín: en este caso, nos encontramos ante la adaptación gráfica del inglés «blue jean» al español.
  • Haiga: forma parte del diccionario, pero no como un verbo; sino como un sustantivo poco usado relativo a un automóvil grande y ostentoso, generalmente de origen norteamericano. La única forma posible para el presente de subjuntivo del verbo haber es «haya».
  • Fascistoide: esta nueva incorporación forma parte de las novedades de la versión 23.4 del DLE. Hace referencia, como su propio nombre indica, a toda persona que tiende al fascismo o autoritarismo.
  • Papichulo: en México, Paraguay y Puerto Rico, hace referencia a un hombre que por su atractivo físico es objeto de deseo. Ahora bien, la palabra aparece marcada como propia del registro coloquial.
  • Abracadabrante: se trata de un adjetivo expresivo y humorístico que el que se califica lo que es altamente sorprendente o desconcertante. Al igual que el adjetivo «abracadabrante», el verbo «abracadabrar» es un derivado de «abracadabra».
  • Amigovio: nos encontramos ante la fusión de amigo y novio. La palabra se utiliza para hacer mención a una persona que mantiene con una relación de menor compromiso que el noviazgo. 
  • Almóndiga: la forma «almóndiga» se encuentra en el DLE desde 1726 como una variante antigua de la palabra «albóndiga». No obstante, su uso está desaconsejado.
  • Poliamor: como bien es sabido, en los últimos años han surgido nuevos términos relativos a la sexualidad y al género con los que cada vez más personas se identifican. El hecho de que haya terminología nueva que se acepte supone dar visibilidad a muchas de estas personas. De acuerdo con la RAE, el poliamor hace referencia a relaciones estables y consentidas entre varias personas.
  • Pifostio: término coloquial empleado en España para referirse a una situación de confusión o desorden provocada por una disputa.

Palabras no aceptadas por la RAE de uso frecuente

Te sorprenderá, no obstante, que a día de hoy siga habiendo palabras tan populares y de uso corriente como «email», «online» o «influencer» que no forman parte de nuestro diccionario. La razón es que todas ellas son anglicismos que ya poseen una estructura equivalente en español. Los anglicismos y extranjerismos enriquecen nuestro idioma cuando nos aportan una palabra que no teníamos; pero para algunos miembros de la RAE también lo empobrecen cuando disponemos de equivalentes.

Cierto es que muchas decisiones sorprenden y pueden no comprenderse del todo, pero hay que reconocer que la RAE ha dado algunos pasos muy importantes en cuanto a aceptación de nuevos términos. Muchos no parecen aún en el diccionario oficial, pero sí en el Observatorio de Palabras, un repositorio digital de su página web que ofrece información sobre palabras y expresiones que todavía no aparecen  en el diccionario, pero son objeto de dudas. La aparición en el Observatorio no quiere decir que estén admitidas, sino que se reconoce su uso reciente por parte de la población. Con el paso del tiempo, muchas de ellas pueden llegar a formar parte del diccionario.

¿Y tú? ¿Conoces algunas palabras de reciente incorporación u otras de uso frecuente que todavía no se hayan aceptado? ¡Te leemos en los comentarios!

Si te interesa conocer más sobre nuestra lengua, no pierdas la oportunidad de formarte con nosotros a través del Curso Superior en Aspectos Lingüísticos y Culturales del Español. ¡Te esperamos!

Categorizado en: Idiomas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School