Tendencias:
El Principito es un libro para niños o adultos

¿El Principito es un libro para niños o adultos? La infancia no necesita libros de desilusión

11/11/2022
Número de visualizaciones

¿El Principito es un libro para niños o adultos? Hoy te contamos por qué el Principito no es un libro para niños. No hay metáfora de la infancia y no hay punto de vista para los niños. La infancia no necesita libros de desilusión sobre cómo los adultos perdieron sus valores más importantes. Entonces, ¿Por qué sigue siendo propuesto como libro para la infancia?

Un libro de gran éxito

El Principito fue publicado por primera vez el 1 de abril de 1943, mientras su autor Antoine De Saint-Exupéry fue reclutado como piloto postal en la Segunda Guerra Mundial.

La primera edición del ‘43 salió en Nueva York para Reynal & Hitchcock en la traducción inglesa.

Fue solo en 1945, después de la desaparición del autor, que el libro llegó a Europa, a Francia, donde fue publicado por Gallimard y desde entonces su suerte nunca se ha detenido.

Se trata del libro en lengua francesa más traducido, más de 250 idiomas y dialectos con más de 140 millones de copias vendida en todo el planeta.

Se considera uno de los mejores libros franceses del Siglo XX.

El manuscrito original se encuentra en la Biblioteca Pierpont Morgan de Nueva York.

¿Por qué se propone como libro para la infancia?

Por cierto, los dibujos del autor son muy básicos, casi parecen realizados por un niño y esto hace que el lector, mientras observa, no se centre en la grandeza del contenido, a la forma y a la estructura que el autor ha dado al texto. Además, el protagonista es un niño y al mismo tiempo un príncipe, todos indicios típicos de un libro dirigido a un público para la infancia.  En los últimos tiempos, es verdad que han aparecido algunas adaptaciones para hacerlo más accesible al mundo de los niños, convirtiéndolo en un libro más lejano y menos autentico en comparación con el original.

Un relato filosófico en plena armonía con la tradición francesa

La tradición francesa acoge muchos libros filosóficos y este hace parte de los más importantes. A través de este texto el escritor reflexiona sobre varios aspectos existenciales del mundo y del ser humano hasta convertirlo en una especie de libro de máximas.  El libro está lleno de mensajes que no pueden ser captados por lectores tan jóvenes por su falta de experiencia vital con temas como el amor, la pérdida, la amistad, el sentido de la vida, la soledad.

"Los adultos nunca entienden nada por sí mismos y los niños se cansan de explicarles todo cada vez"

El libro comienza con el recuerdo y la sensación de fracaso experimentada por el piloto a la edad de 6 años, cuando dibujó un boa que come un elefante y ninguno de los adultos lo entendí. Muchos lo interpretaron como un sombrero. Por esta razón el piloto renunció a su gran pasión: el dibujo. Aunque ahora sea adulto, no se ha olvidado de sí mismo, de hecho, conserva el dibujo "para no olvidar, justamente, en qué punto la falta de imaginación de los adultos podía ser grande y desalentadora".

Con la llegada de la edad adulta los niños pierden el don que les permite vivir en armonía con el espíritu. Sus únicos intereses se centran por el lado material de la existencia, víctimas de su presunción, avaricia o pereza intelectual.

El Principito, el zorro, la rosa y la serpiente

Este pequeño libro aborda temas como la amistad, la dificultad para encontrar al otro, la sensación de abandono, la muerte y la desilusión por la infancia perdida.

Los personajes más importantes, por cierto, son: la serpiente, el zorro y la rosa.

Al llegar al planeta Tierra, el Principito se encuentra con la serpiente. Éste es símbolo de la circularidad y de la renovación, pero también símbolo de la muerte. En este texto tiene una acepción positiva, como el comienzo de un viaje.

El zorro desea ser domesticado porque quiere crear un vínculo, una afiliación mutua donde uno luego necesitará al otro. Lo que diferencia una relación de amistad con otra es el tiempo y las atenciones que le dedicamos a esa persona. Nos comprometimos a conocerla en sus puntos fuertes y en sus fragilidades.

“Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, a partir de las tres empezaré a ser feliz. A medida que se acerque la hora me sentiré más feliz. Y a las cuatro, me agitaré y me inquietaré; ¡descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes en cualquier momento, no sabré nunca a qué hora vestirme el corazón... Los ritos son necesarios”

La relación entre el zorro y el Principito le ayuda a aclarar su relación con la rosa. El Principito se entera del rosal así que su rosa debería perder toda importancia para él, pero esto no pasa, lo contrario. Entiende que la rosa ya no es especial porque es única en su género, sino especial porque la quiere, porque hay un vínculo entre ellos. El principito enseña que somos responsables de las personas con las que creamos relaciones. La relación que hemos construido con una persona, el tiempo que hemos invertido en cultivar una amistad hace que esta persona sea importante para nosotros. Los lazos que los seres humanos crean van más allá de lo puramente visible.

Otros personajes y sus simbologías en el Principito

El rey

El rey es el símbolo de la obsesión por el poder y el mando, está en continua búsqueda de "súbditos" que cumplan sus órdenes. Se trata de la representación de la necesidad de los hombres de tener la ilusión del control, sin la cual algunas personalidades se sienten frágiles.

El vanidoso

El vanidoso siempre desea ser el centro de atención y su vida depende de los aplausos, los cumplidos y los reconocimientos por parte de los demás. Quiere ser admirado y por eso resulta aburrido y además tiene la ilusión de llenar el vacío que siente en su interior con las palabras de admiración.

El borracho

El borracho es el personaje típico que minimiza sus problemas hasta negar tenerlos.  Cae en un círculo vicioso de culpa y vergüenza que representa nuestras fragilidades y que le impide pedir ayuda o aceptarla si se le ofrece. Este personaje deja en el protagonista una sensación de melancolía.

El hombre de negocios

El hombre de negocios está tan ocupado en su profesión que no tiene tiempo para cuidar de todo lo que le rodea. Se dedica solo a poseer cosas de las que no puede gozar y se preocupa por la incertidumbre que caracteriza el futuro. Cuenta las estrellas para poseerlas y dice que son suyas solo porque nadie había pensado en ellas antes. Poseyendo las estrellas se siente rico, aunque al final, no sabe ni contestar a la pregunta del Principito de qué hace con todas las estrellas.

El farolero

El faroleroes un personaje pasivo respecto a la vida. No pide explicaciones, realiza la "entrega" que le ha sido asignada, sin preguntarse qué significado tiene lo que hace y sin dedicarse nunca en actividades que realmente lo podrían satisfacer.

El geógrafo

El geógrafo tiene un papel importante porque revela al protagonista que las flores son efímeras, por eso el Principito lamenta haber abandonado su rosa. Este hombre hace un trabajo que al Principito le parece muy interesante pero luego descubre que no hay exploradores en su planeta, por lo que el geógrafo en realidad no conoce su planeta.

El guardavías

El controlador clasifica las personas y admite que los hombres nunca están contentos donde están y que siempre quieren llegar a un lugar nuevo, aunque no sepan cuál es este lugar. Se subraya la incapacidad de los hombres de "llenar" de sentido el espacio que habitan. Soñamos con evadir hacia lugares desconocidos, pero no nos damos cuenta de que “Cada hombre es un pedazo de continente, una parte del todo”. Se representa el afán de los hombres sin motivación, de la constante insatisfacción, de la necesidad constante de quejarse sin la toma de conciencia sobre lo que se puede mejorar en nuestra vida.

El Mercader

El Mercader representa nuestra carrera diaria contra el tiempo, el frenesí y la falta de capacidad de disfrutar de los pequeños placeres cotidianos de la vida. El Principito le pregunta qué hará con el tiempo que gane, pero el hombre se da cuenta de que no sabe qué hacer con este.

Estos personajes conducen a una exploración de los vicios del yo que pueden reflejarse en cada uno de nosotros “adultos”, nunca pueden ser entendidos por parte de los niños, como hemos ya dicho la infancia no necesita libros de desilusión.

El viaje como necesidad y encuentro del hombre consigo mismo

La obra original del escritor francés es uno de esos libros que ha de estar siempre a mano, un libro de cabecera, al que acudir de vez en cuando para intentar recomponer nuestro camino en la vida.

Este libro ha marcado generaciones con su significado tangible, de cómo los hombres, al crecer, logran perder la blancura y el contacto con las cosas importantes. Se explican los valores como la pureza, la armonía y el amor por el universo, así como por todos los seres vivos que lo pueblan.

El piloto de avión y el principito son ambos exploradores, tanto literal como figuradamente. En comparación con los personajes que viven en sus pequeños planetas, ellos, viajando han ganado sabiduría y una mayor comprensión de la vida y el mundo.

Metafóricamente la vida es un viaje y el viaje en sí aparece como una necesidad. Lo que hace el Principito es de crecimiento, de exploración y de descubrimiento de sí mismo, del mundo de los afectos y de los valores más importantes y gracias a este comprende que ha llegado el momento de volver a casa. Ahora sabe cómo construir un sólido vínculo con su rosa, ahora sabe que su vida sin ella no tiene sentido a pesar de que la vida en su compañía implica sacrificios, responsabilidades y atenciones.

El acto extremo del Principito

Leer la novela de Saint-Exupery cuando aún eres un niño, cuando aún no has pasado ciertas experiencias y aún no has entrado en contacto con el tipo de personas que el libro describe, puede causar una sensación de vacío.

Solo el adulto que permanece en contacto con su niño interior es capaz de comprenderla, de hecho, quien decide retomar este libro en una edad adulta para tratar de entenderlo, descubre que nunca fue un libro para niños.

Varios estudios confirman que el acto final del libro es un verdadero suicidio. Sí, habéis leído bien, el Principito se suicida.

El principito quiere volver con su rosa, pero “es demasiado lejos. No puedo llevar mi cuerpo allí. Es demasiado pesado”. Así que pregunta a la serpiente si su veneno lo hará sufrir por mucho tiempo o si será una muerte rápida. “No hubo nada más que un relámpago amarillo cerca de su tobillo. Quedó inmóvil un instante. No gritó. Cayó suavemente como cae un árbol. En la Arena, ni siquiera hizo ruido”

En los libros para la infancia los niños no se suicidan. Mientras que aquí la pureza y la ingenuidad del Principito son manchadas por este acto extremo que, ademas, permanece tácito. El principito conoce el mundo, experimenta, encuentra gente y decide que no quiere crecer y toma la decisión de dejar su "cáscara" para alcanzar su Rosa.

¿Cuándo es recomendable leer El Principito?

¿Habíamos ya dicho que la infancia no necesita libros de desilusión? pues, os explicamos porque: la infancia es una etapa en la que tenemos conciencia de la belleza del mundo que nos rodea. Todo es nuevo, todo nos enseña algo y la fantasía vislumbra en cada cosa nuevas posibilidades o mundos imaginarios. Debido a la maravilla que nos rodea vivimos en el momento presente, no hay preocupaciones por los males pasados o las ansiedades de los problemas futuros. Por esta razón, a lo mejor, se recomendaría leer El Principito a partir de la adolescencia o en edad más madura, cuando cada persona se enfrenta a la naturaleza del hombre con sus múltiples facetas. Que este libro pueda servir para que entendamos en que parte queremos estar. 

Si te gusta el mundo de la literatura y de la escritura no puedes perderte nuestro Curso de Escritura Creativa.

 

Categorizado en: Idiomas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Por dónde Empiezo si quiero Emprender

Por dónde Empiezo si quiero Emprender

Ana Ye Zhang
55 minutos
08/04/2024 17:00
Bienestar Tecnológico y Desconexión Digital

Bienestar Tecnológico y Desconexión Digital

Eduard Alcaraz
1 hora
15/04/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School