Tendencias:
Diseñando un entorno seguro, gracias a la ergonomía cognitiva

¿Qué es la ergonomía cognitiva? Ejemplos de aplicaciones

03/05/2023
Número de visualizaciones

Encaras la puerta decidida a entrar por todo lo alto. La empujas con seguridad. Te das de bruces contra ella. Intentas tirar, pero tampoco funciona. Vuelves a empujar. Nada. Entonces, alguien abre desde dentro y tú te mueres de vergüenza. Calma, no es culpa tuya. La ergonomía cognitiva tiene la solución.

Los seres humanos tenemos una gran capacidad de aprendizaje, pero no somos perfectos, simplemente respondemos a un entorno relativamente conocido. El problema es que a diario utilizamos miles de objetos y herramientas. Desde el cepillo de dientes hasta el coche. Es imposible no cometer errores.

No hay “malos abridores de puertas”, solo puertas mal diseñadas.

Pero equivocarte al abrir una puerta no tiene mayores consecuencias. ¿Qué pasa si el error lo comete un cirujano, un piloto de avión o  un responsable de seguridad de una central nuclear?

Esta es solo una pequeña muestra del extenso campo de aplicación de la ergonomía cognitiva.

Ahora pasemos a conocerla mejor.

¿Qué es la ergonomía cognitiva y cuál es su objetivo?

La ergonomía cognitiva es la rama de la ergonomía que estudia y aplica los conocimientos en psicología básica al diseño de entornos de trabajo, tareas, sistemas, etc. En otras palabras, se trata de adaptar tanto objetos, como espacios, sistemas e incluso horarios de trabajo al funcionamiento natural de las habilidades cognitivas de la persona para potenciarlas y evitar su desgaste.

Los procesos psicológicos básicos como lo son la sensación, la percepción, la atención o la memoria; están directamente condicionados por las características del ambiente. Por ejemplo, en una pantalla el botón más perceptible es el de color chillón, el mayor, el que usan las publicidades molestas. Es imposible no atender a estos estímulos.

Pero estos aspectos también se pueden emplear para hacer el bien. Por ejemplo, un/a controlador/a aéreo/a maneja una gran cantidad de información. Es una tarea que provoca una alta carga mental. Facilitarles la labor colocando pantallas y mandos en el lugar propicio reduce esta carga y previene la fatiga mental.

En cierto modo, se trata de un nexo entre la ergonomía y la psicología del trabajo, aunque va más allá.

¿Qué tiene en cuenta la ergonomía cognitiva?

Evaluar la vigilia/somnolencia es especialmente importante en tareas que requieren detectar señales en un período largo de tiempo, como las que deben realizar muchos operarios de seguridad. La medición se puede realizar mediante un cuestionario subjetivo como la Escala Analógica Visual (EVA), o con otros métodos como el análisis de los movimientos oculares o la electroencefalografía. El registro de la pupila ya se está implementando con éxito en el ámbito del transporte para medir la somnolencia.

Otra variable importante es la carga mental, entre otras causas básicas de accidentes de trabajo. Esta se puede evaluar mediante el cuestionario NASA-TLX, donde se pregunta por la percepción de factores como la presión temporal, el esfuerzo físico y mental percibidos, etc. Sin embargo, se ha observado que somos poco precisos al describir subjetivamente nuestra carga mental. Por lo tanto, es aconsejable comparar estas medidas con registros fisiológicos como el tamaño de la pupila o, directamente, observar el número de errores que comete el operario.

Los factores que se controlan desde la ergonomía cognitiva son esenciales para la realización de cualquier tarea.

Tipos de ergonomía cognitiva en el trabajo

Así pues, podemos mencionar algunos tipos de ergonomía cognitiva:

  • Reducción o repartición de las cargas de trabajo.
  • Correcta gestión emocional del estrés y el trabajo bajo presión.
  • Orden claro de las tareas por realizar y su priorización.
  • Reducción del esfuerzo cognitivo mediante la optimización de procesos de trabajo.
  • Amoldamiento y optimización de las herramientas de trabajo para mayor comodidad del trabajador.
  • Mejora de la carga psicológica mediante descansos e instalaciones adaptadas.

Ejemplos de aplicaciones de la ergonomía cognitiva

Ya sabemos que la ergonomía cognitiva está dirigida al ámbito humano y cognitivo, pero es que también está intrínsecamente ligado al desarrollo de productos. Podríamos incluso afirmar que la ergonomía cognitiva es parte de la experiencia de usuario (UX). Así pues, son dos variables proporcionales, tanto en cuanto más ergonómico sea un producto cognitivamente, mejor será la experiencia de usuario. Además, ambas disciplinas comparten una meta final: facilitarle la vida al usuario para que pueda disfrutar de los beneficios de un producto con menos esfuerzo.

Algunos ejemplos de aplicaciones de la ergonomía cognitiva son:

  1. Diseño de interfaces de usuario de software y aplicaciones móviles para hacerlos más intuitivos y fáciles de usar.
  2. Diseño de pantallas de instrumentos en la industria, para presentar información crítica de una manera fácil de entender y procesar por el trabajador.
  3. Evaluación y mejora de la usabilidad de herramientas y dispositivos médicos para garantizar que sean seguros y fáciles de usar.
  4. Diseño de espacios de trabajo para mejorar la eficiencia, la comunicación y la seguridad del trabajador.
  5. Evaluación y mejora de la forma en que se presentan las instrucciones y la capacitación para garantizar una comprensión clara y completa de las tareas y responsabilidades.
  6. Análisis de la carga mental para garantizar que los trabajadores no estén expuestos a cargas excesivas de trabajo que puedan provocar errores o accidentes.
  7. Desarrollo de técnicas de gestión del estrés para ayudar a los trabajadores a manejar situaciones de alta presión.

Ámbitos de actuación de la ergonomía cognitiva

  • Salud

Al final de una jornada de 8, 10 o 12 horas notarás que tu rendimiento es bajo. Es normal, es difícil mantener un desempeño óptimo durante tanto tiempo. La labor de un/a médico/a requiere una ejecución excelente. Un error puede costar una vida. Sin embargo, se continúan realizando guardias de 24 horas. El estrés que sufren estos profesionales tiene un impacto sobre su salud física y mental que va a influir sobre sus decisiones. La cronoergonomía es la disciplina que estudia el impacto de los horarios de trabajo y descanso sobre la salud y la eficacia de una persona.

  • Marketing

¿Nunca te has peleado con los controles de un microondas? ¿Cuántas veces te has confundido con los botones del mando de la televisión? La explosión tecnológica de los últimos 50 años nos ha traído nuevos inventos y funcionalidades a diario. Los ingenieros incluían la última tecnología a toda costa, sin pensar si supondría una verdadera mejora o un estorbo. Hasta finales del siglo XX, que se empezó a aplicar ampliamente la Ergonomía Cognitiva al diseño de productos. Un diseño adaptado al sistema cognitivo de la persona es crucial para obtener una experiencia de usuario óptima. Y esta es esencial para que el producto se venda.

  • Seguridad

Un accidente de aviación no suele ser desencadenado por un solo motivo. Sin embargo, el factor humano casi siempre es el más importante. El trágico accidente del vuelo MD-82 de Spanair que se estrelló en Barajas dejando 154 fallecidos no es una excepción. Al parecer, además de varios errores mecánicos, los pilotos no comprobaron que los flaps necesarios para despegar estuviesen en la posición correcta. Probablemente, la presión que sufrían les afectó a su atención y concentración. Estos son factores que se estudian minuciosamente para evitar accidentes graves en ámbitos como el trasporte o las centrales nucleares.

El avance de la ergonomía cognitiva: la neuroargonomía

La aplicación de los conocimientos sobre los procesos cognitivos al diseño es relativamente reciente. Su alcance es incalculable, pero prometedor. El desarrollo de tecnologías cada vez más precisas y adaptables a entornos naturales ha abierto una nueva línea de investigación: la neuroergonomía.

Seguro que alguna vez has observado un robot o una figura que se parece mucho, pero no lo suficiente, a un ser humano; y te ha producido una sensación de rechazo. Este fenómeno se conoce como efecto del valle inquietante. Se trata de una respuesta emocional que se observa en la mayoría de la población. Además, es una de las barreras a superar por parte de los diseñadores para desarrollar robots que nos hagan la vida más fácil.

La neuroergonomía emplea los avances tecnológicos aplicados a las neurociencias para estudiar el efecto que tiene la interacción entre humanos y sistemas sobre diferentes estados psicológicos como la vigilancia, la fatiga mental, las emociones, etc. Esto favorece el desarrollo de tecnologías futuristas como la realidad virtual o los robots sociales.

Si queremos construir un mundo más seguro, saludable, cómodo, eficiente y tecnológico; debemos dirigir nuestra atención hacia la Ergonomía Cognitiva.

Si te ha interesado este artículo y deseas dedicarte a este sector, no te pierdas nuestras acciones formativas:

Categorizado en: Educación y Sociedad

No hay comentarios

  1. Xavier dice:

    Saludos, de qué manera se puede distinguir la los riesgos que abarcan la ergonomía cognitiva de los riesgos psicosociales. Terminan siendo los mismos??

    De antemano muchas gracias por su repsuesta.

    0
    • Cristian Gómez Velasco dice:

      Buenas tardes,

      Los riesgos psicosociales se corresponden con el propio factor humano que diseña las tareas dentro de un determinado entorno. Normalmente, estos se relacionan con el contexto laboral. Un ejemplo de ello, sería la escasa comunicación entre compañeros dentro de un departamento por una mala ubicación dentro de una oficina. De esto podrían derivarse situaciones de estrés y frustración, al no tener facilidad de contacto con aquellos que necesitamos para desarrollar un trabajo específico.

      Mientras tanto, los riesgos derivados de la ergonomía cognitiva afectarían, directamente, a las funciones cognitivas (atención, memoria, funciones ejecutivas, etc.). Estos vienen dados por el diseño de los elementos del propio entorno, como, por ejemplo, un panel de control que tiene comandos relacionados con una misma tarea muy separados entre sí. Esto forzaría mucho el proceso atencional, aumentando considerablemente la demanda de recursos cognitivos, haciendo que se fallase en algunas ocasiones al manejarlo.

      Ambos tipos de riesgos pueden parecer similares, pero tienen sus diferencias.

      ¡Gracias por leernos!

      0
  2. carol yañez dice:

    Encantada de leer este articulo !! sin duda me servirá para apoyarlo a mis materias.

    0
  3. Andrés Sierra dice:

    Excelente articulo y realmente es muy importante para facilitar el trabajo al personal.

    +2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Cambiar el Mundo con la Agenda 2030

Cambiar el Mundo con la Agenda 2030

Blanca Romero
45 minutos
20/05/2024 17:00
Marketing y Crecimiento Empresarial

Marketing y Crecimiento Empresarial

Carlos Álvarez Navas-Parejo
55 minutos
27/05/2024 17:00
Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School