Tendencias:
malos hábitos en adolescentes

Malos hábitos en adolescentes, ¿cómo se puede mejorar su salud?

24/11/2022
Número de visualizaciones

En la actualidad, la sociedad conoce la importancia de realizar actividad física diaria y seguir una dieta sana y equilibrada para gozar de una buena salud, evitar malos hábitos en adolescentes, además de posibles enfermedades futuras. La teoría está clara y todos la saben, pero, ¿realmente se lleva a la práctica?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños y adolescentes deben realizar al menos 60 minutos diarios de actividad física moderada-vigorosa, y al menos tres días a la semana actividad física vigorosa junto al trabajo de fuerza muscular. ¿Cumplen los niños y adolescentes tal recomendación?

El gran avance de las nuevas tecnologías en los últimos años va de la mano con el aumento del estilo de vida sedentario y el incremento de los malos hábitos en los adolescentes. El tiempo de uso de móviles, ordenadores, tablets, televisión…, sumado al tiempo sentados en clase hace que los adolescentes inviertan demasiadas sentados y sin realizar actividad física.

¿Cuáles son los malos hábitos que más se repiten en los adolescentes? ¿Qué consecuencias tienen?

Entre los malos hábitos que más se dan entre los adolescentes se pueden destacar:

  • Existe un aumento alarmante en el número de adolescentes que fuman vaper y cachimbas pensando y aludiendo que no son tan malos para la salud como los clásicos cigarrillos.
  • Consumo de alcohol.
  • Malos hábitos alimentarios por consumo excesivo de alimentos y bebidas ultraprocesadas que contienen una alta cantidad de grasa y azúcares que son perjudiciales para la salud.
  • Uso abusivo de las redes sociales, internet…, llevando por consecuencia un estilo de vida más sedentario.
  • Poco tiempo dedicado a la realización de actividad física.

Estos malos hábitos se pueden dar en mayor parte por una falta de motivación en el alumnado a seguir un estilo de vida más saludable, por falta de referentes que le indiquen y motiven a realizar otro tipo de cosas, falta de interés o actuación de algunas familias en lo que realizan sus hijos/as, etc.

Consecuencias de los malos hábitos en adolescentes

Tales hábitos pueden tener consecuencias muy perjudiciales a corto, pero sobre todo a largo plazo en los adolescentes:

  • Con respecto a los malos hábitos alimenticios en adolescentes, estos pueden provocar un incremento excesivo del peso, incremento de grasas y colesterol, entre otros aspectos, que puede generar diversas enfermedades a corto y largo plazo.
  • Realizar poca actividad física puede llevar a tener una mayor probabilidad de tener problemas o enfermedades cardiovasculares, problemas en los huesos y articulaciones, que en un futuro en la vida adulta pueden ser muy perjudiciales.
  • El consumo de alcohol y tabaco aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, problemas en el hígado, aumento de presión arterial, enfermedades pulmonares…
  • Por último, el uso abusivo de los dispositivos electrónicos lleva como consecuencia el establecimiento de otros malos hábitos ya comentados.

Ejercicio físico y beneficios para la salud

Diversos estudios científicos demuestran que los altos niveles de actividad física están asociados a numerosos beneficios para la salud, mejora de la composición corporal, reducción de estrés y ansiedad, etc. También, se asocia a que, cuanto mayor es el tiempo que se pasa de forma sedentaria, menor es el nivel físico, mayor el empeoramiento de la salud física y mental, del sueño, además de peores valores de adiposidad.

Relacionando los malos hábitos en adolescentes con la composición corporal de los mismos en función de los que realizan actividad física y aquellos que siguen un estilo de vida sedentario, el metaanálisis realizado por Mateo-Orcajada et al., (2022) compara diferentes variables de la composición corporal, tales como la grasa corporal, masa grasa e índice de masa grasa, en base a grupos de personas activas o inactivas.

Tal estudio nos indica que el grupo inactivo mostró valores significativos más altos en las variables relacionadas con la grasa corporal, la masa grasa y el índice de masa grasa en comparación con el grupo activo. Los resultados mostraron que tener un estilo de vida activo a través de la actividad física es un factor determinante para mejorar la aptitud física y la composición corporal de los adolescentes de 12 a 16 años.

Los resultados obtenidos en la revisión sistemática y el metaanálisis reafirman la importancia de la actividad física de los adolescentes. Este estudio muestra que es necesario fomentar la promoción de la actividad física por parte de las organizaciones deportivas y educativas, con el objetivo de aumentar el nivel de actividad física entre los adolescentes, reducir el estilo de vida sedentario y las diferentes conductas de riesgo que puedan provocar cualquier tipo de enfermedad crónica que pueda aparecer durante la adolescencia o la edad adulta.

¿Cómo se debe actuar?

Para mejorar la salud y composición corporal e intentar contrarrestar y evitar los malos hábitos en adolescentes, las familias tienen un papel primordial en consonancia con los profesores del centro escolar de sus hijos/as. Las familias por un lado deben promover desde edades tempranas hábitos de vida saludable y el fomento de actividad física de sus hijos/as. Deben motivarlos y apuntarlos a diversos deportes que sean del gusto de su hijo/a, realizar diversas actividades extraescolares que favorezcan la socialización y limiten el uso excesivo de las nuevas tecnologías, etc.

Por otro lado, los profesores del centro escolar, y en particular aquellos que imparten la asignatura de Educación Física, son fundamentales para poder corregir estos malos hábitos y fomentar los buenos, siendo referentes para su alumnado, motivándolo en sus diferentes clases, realizando actividades extraescolares, salidas educativas de actividad física, charlas sobre malos hábitos y sus consecuencias.

El docente de Educación Física resulta fundamental desde la etapa de Educación Primaria. En ella, los alumnos son más moldeables y se pueden afianzar buenas conductas y hábitos saludables, como en la etapa de Educación Secundaria donde se dan todas las problemáticas anteriormente comentadas y que el profesorado debe intentar corregir y erradicar implementando y mejorando todas las malas conductas y malos hábitos de los adolescentes.

Si te interesa formarte en el ámbito de la salud y quieres evitar malos hábitos alimentarios, te ofrecemos el siguiente curso en Nutrición Deportiva (Titulación Universitaria + 8 Créditos ECTS)

Categorizado en: Educación y Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School