Tendencias:
salud mental sistema educativo

Salud Mental en el sistema educativo

31/08/2022
Número de visualizaciones

El abordaje de la salud mental en el sistema educativo ha cobrado especial interés tras el anuncio en el pasado mes de abril de la puesta en marcha de un Plan de Salud Mental Escolar. Tras el período más intenso de la pandemia de Covid-19, la salud mental se puso en el foco de la opinión pública, reflejando la importancia de tratar un área de la salud a la que, por lo general, no prestamos tanta atención como otras.

Nuestra sociedad se interesa y presenta más conocimientos sobre determinados problemas de salud que consideran importantes, como el cáncer u otras enfermedades crónicas.

La salud mental, en datos

La última encuesta sobre la salud realizada por el INE en 2017 indica que en el caso de la población infantil, los datos de depresión o ansiedad se sitúan en torno al 0.6%, coincidiendo en porcentaje con los relativos al Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) y que ascienden al 1,8% en el caso de los trastornos de conducta. ¡Es para reflexionar!

En el caso del INE, el riesgo de una mala salud mental infantil se determina teniendo en cuenta la dimensión emocional, conflictos o problemas con compañeras y compañeros. Además, de la conducta positiva hacia la socialización y conducta prosocial y problemas de conducta e hiperactividad. ¡Las emociones y salud mental siempre caminan de la mano!

Como recoge el documento de la Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud (2022-2026) , en las distintas dimensiones estudiadas, las niñas obtuvieron datos de peor salud mental en síntomas emocionales, aún obteniendo una mejor valoración de la conducta prosocial. Por su parte, los niños obtuvieron peores datos de salud mental en las dimensiones de hiperactividad  y problemas de conducta y con compañeras y compañeros.

Sin embargo, esto no ocurre solo en las aulas. Un estudio reciente publicado en 2022 en The Lancet Psychiatry recoge el aumento de los problemas de salud mental en la población general.

Salud mental en la infancia y la adolescencia

¿Cuánta importancia dirías que tiene la infancia y adolescencia en la vida? El período de desarrollo que se extiende desde nuestro nacimiento hasta los primeros años de juventud representa un espacio de especial trascendencia. En concreto, para la construcción de los pilares básicos que sustentarán nuestros lazos con la comunidad en la que crecemos y de la que formamos parte.

Informes recientes, como el elaborado por la fundación FOESSA en este mismo año, destacan la importancia de recuperar la inversión en sanidad en general. Sin embargo, hace hincapié en el esfuerzo en las áreas de salud mental como forma de garantizar la igualdad y evitar la exclusión social.

Para ello, el propio informe FOESSA incide en la importancia de explorar nuevas formas de intervención social. Además de combinarlas con políticas que hagan frente a la exclusión residencial y que ayuden a superar las brechas educativas presentes. El factor educativo representa así un elemento esencial en la provisión de nuevas formas de comprender, atender y evitar el estigma que aún hoy en día permanece ligado a los problemas de salud mental en nuestro sistema educativo.

De igual forma, desde la OMS, advertían de la importancia de actuar con celeridad sobre los problemas de salud mental en la etapa adolescente, teniendo en cuenta, además, la influencia que distintos determinantes sociales pueden jugar en el desarrollo de problemas de salud mental.

¡No en vano! Los factores de vulnerabilidad ligados al contexto han demostrado ser mucho más importantes en nuestra salud mental que los factores genéticos. No obstante, es necesario que distingamos el papel que los diferentes profesionales en cada una de las fases ligadas a los posibles casos que se puedan presentar en el entorno escolar.

Abordar la salud mental desde el sistema educativo

Pero... ¿Y qué deben hacer los centros educativos? ¿Cómo pueden ayudar a la salud mental?

Quizás el primer paso hacia el tratamiento de la salud mental en el sistema educativo es partir de modelos de prevención que permitan incorporar un mayor número de profesionales a las tareas diarias en los centros educativos. Esto último es, precisamente, lo que reclamaban desde los distintos colegios de psicología . Ellos destacan la importancia de estos profesionales como parte responsable de la evaluación de estos problemas.

Por otro lado, las y los profesionales de la educación tienen un papel esencial a la hora de percibir indicadores que puedan alertar sobre determinados problemas. Sin embargo, para actuar desde modelos de prevención en casos de problemas de salud mental, quizás el primer paso en el ámbito escolar sea partir de una adecuada concienciación y alfabetización ligada a la salud mental.

El estigma sigue siendo uno de los principales problemas. Es él quien evita una correcta detección de problemas ligados a la salud mental. Elaborar estrategias formativas que ayuden a comprender el sufrimiento de quienes presentan estos problemas, se convierte así en un aspecto esencial.

En este sentido, hay que señalar investigaciones como la realizada en 2011 por Yap y Jorm. En ella, se señala la importancia de los iguales a la hora de compartir sensaciones, problemas y necesidades vinculadas a la salud mental.  

El trabajo conjunto de los distintos actores educativos se convierte así en un elemento central, tal y como indicábamos en este otro artículo sobre la prevención del suicidio en los centros educativos en Revista Digital de INESEM.

 

Categorizado en: Educación y Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre MasterClass de INESEM. Una plataforma en la que profesionales enseñan en abierto

Profesionales enseñando en abierto

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School