Tendencias:
Qué es la disfagia

¿Qué es la disfagia? ¿Tiene cura? Síntomas y enfermedades asociadas

12/09/2023
Número de visualizaciones
Te ayudamos a elegir tu formación

La disfagia es un trastorno de la deglución que afecta a millones de personas en todo el mundo. Puede ser un problema incapacitante y puede estar relacionado con una serie de condiciones médicas subyacentes. En este artículo, exploraremos qué es la disfagia, sus síntomas, y las enfermedades que pueden provocarla.

¿Qué es la disfagia?

La disfagia es un término clínico que se utiliza para describir la dificultad o la incapacidad de tragar alimentos, líquidos o saliva de manera eficaz. Esta condición puede afectar a cualquier persona, desde niños hasta adultos mayores, y puede ser temporal o crónica.

La deglución es un proceso complejo que implica la coordinación de músculos en la boca, la garganta y el esófago para mover los alimentos o líquidos desde la boca hasta el estómago. Cuando este proceso no funciona correctamente, se produce la disfagia.

Sintomatología de la disfagia

Los síntomas de la disfagia son muy diversos y pueden variar en gravedad, siendo algunos de ellos:

Dificultad para tragar: La dificultad para mover los alimentos o líquidos desde la boca hasta el estómago es el síntoma más común de la disfagia. Puede sentirse como si los alimentos se quedaran atascados en la garganta o el pecho.

Dolor al tragar: Algunas personas experimentan dolor o molestias al tragar, lo que puede ser causado por irritación o inflamación en el esófago.

Sensación de atragantamiento: La sensación de que algo se ha quedado atrapado en la garganta o el pecho puede ser un síntoma de disfagia.

Tos o asfixia al comer o beber: La comida o los líquidos pueden entrar en las vías respiratorias, lo que provoca tos o incluso problemas respiratorios más graves.

Pérdida de peso no intencionada: La dificultad para tragar puede llevar a una reducción en la ingesta de alimentos, lo que a su vez puede resultar en una pérdida de peso no deseada.

Enfermedades que la provocan 

La disfagia puede ser causada por una variedad de enfermedades y afecciones. Algunas de las más comunes incluyen:

Reflujo gastroesofágico (ERGE): Esta enfermedad provoca que los ácidos del estómago fluyan hacia el esófago, lo que puede dañar el revestimiento del esófago y causar disfagia.

Esofagitis: La inflamación del esófago, ya sea debido a la ERGE, infecciones o irritantes químicos, puede hacer que tragar sea doloroso y difícil.

Achalasia: Esta enfermedad neuromuscular afecta la capacidad del esfínter esofágico inferior para relajarse, lo que dificulta el paso de los alimentos hacia el estómago.

Estenosis esofágica: Un estrechamiento del esófago debido a cicatrices, tumores o inflamación puede causar disfagia.

Cáncer esofágico: El cáncer en el esófago puede obstaculizar el paso de los alimentos y líquidos.

Enfermedades neuromusculares: Condiciones como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la distrofia muscular y el Parkinson pueden afectar la función de los músculos involucrados en la deglución.

Accidente cerebrovascular: Un derrame cerebral puede dañar las áreas del cerebro responsables de la deglución, lo que puede provocar disfagia.

¿Tiene cura la disfagia?

La respuesta a esta pregunta depende de la causa subyacente de la disfagia. En muchos casos, la disfagia es tratable y manejable con el enfoque adecuado. Aquí hay algunas opciones de tratamiento:

  • Cambios en la dieta: En algunos casos, cambiar la textura de los alimentos y líquidos puede ayudar a las personas con disfagia a tragar más fácilmente. Esto puede incluir alimentos suaves, líquidos espesados o dietas líquidas.
  • Terapia de deglución: Son varios los profesionales sanitarios, tales como Logopedas, Fisioterapeutas o Terapeutas Ocupacionales, entre otros, que pueden trabajar con pacientes para mejorar la coordinación muscular y la función de la deglución a través de ejercicios y técnicas específicas. 
  • Medicamentos: Si la disfagia es causada por afecciones como el reflujo ácido, los medicamentos pueden reducir los síntomas y mejorar la deglución.
  • Procedimientos médicos: En algunos casos, se pueden realizar procedimientos médicos para tratar la disfagia, como la dilatación esofágica para tratar la estenosis esofágica.
  • Cirugía: En casos graves, como el cáncer esofágico, puede ser necesaria una cirugía para eliminar el tumor y restaurar la función normal del esófago.

En conclusión...

En resumen, la disfagia es un trastorno de la deglución que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de una persona. Los síntomas pueden variar desde la dificultad para tragar hasta el dolor y la pérdida de peso. Las enfermedades subyacentes, como el reflujo gastroesofágico, la esofagitis y el cáncer esofágico, son algunas de las causas comunes de la disfagia.

La buena noticia es que, en muchos casos, la disfagia es tratable y manejable con la atención clínica multidisciplinar adecuada. El tratamiento puede incluir cambios en la dieta, terapia de deglución, medicamentos y procedimientos médicos, según la causa subyacente. La disfagia no tiene por qué ser un obstáculo insuperable, y con el enfoque adecuado, muchas personas pueden mejorar su capacidad para tragar y disfrutar de una vida más cómoda y saludable.

Categorizado en: Educación y Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre nuestro contenido más actualizado en TERRITORIO INESEM

PRÓXIMOS EVENTOS

Universidades colaboradoras
La universidad Antonio de Nebrija es Universidad colaboradora con INESEM Business School La universidad a Distancia de Madrid es Universidad colaboradora con INESEM Business School